Thor nº 1. Cuando te sorprende lo que puede caer en el patio de tu casa Thor nº 1. Cuando te sorprende lo que puede caer en el patio de tu casa
Cómics

Thor nº 1. Cuando te sorprende lo que puede caer en el patio de tu casa

Thor 1 Donny Cates

Nueva etapa de la colección de THOR, el Dios del Trueno asgardiano, con Donny Cates y Nic Klein tomando los mandos de la nave que ha dejado huérfana Jason Aaron. Panini Comics nos ofrece el primer capítulo de esta nueva andadura que promete bastante con un episodio ciertamente potente.

Thor se ha convertido en el Padre de Todos, el rey de Asgard. Le toca ocupar su lugar en el trono y ejercer las tareas que antes estaban reservadas a su padre. El cargo conlleva una serie de ventajas e inconvenientes que por el momento mantendrán al primogénito de Odín ocupado en el resurgir de la ciudad dorada. Acompañado de Sif, como nueva guardiana del Bifrost, sustituyendo a su fallecido hermano Heimdall, del voluminoso Volstagg como fiel compañero, Balder el Bravo como mano derecha y Loki ejerciendo de nuevo rey de Jotunheim y los gigantes de hielo, tenemos las herramientas suficientes sobre las que construir una nueva temporada de aventuras.

Pero si así fuese y a pesar de los pequeños cambios establecidos, nos resultaría altamente familiar todo lo que nos rodea. Por eso el aliciente debe ser mayor, provocar un verdadero cataclismo que nos saque de la zona de confort. Revelar cualquier detalle de lo que nuestra vista nos enseñe a través de las viñetas de este comic podría considerarse como un delito, ya que merece ser disfrutado sin desvelar apenas nada, paladeando cada giro y cada sorpresa de lo que nos espera. Porque si algo parece quedar claro es que esta colección nos va a enseñar nuevas facetas del Dios del Trueno.

Para ello Marvel ha puesto a Donny Cates al cargo del procesador de textos. Sus últimas creaciones para La Casa de las Ideas le han hecho pasar por la colección de Venom, clara influencia en estos primeros compases por las calles de Asgard, así como los guiones de Estela Plateada Negro, el otro pilar fundamental para esta nueva etapa que ahora se emprende. Cates no renuncia a la grandeza de la mitología nórdica ni al potente transfondo de la parte cósmica del Universo Marvel, pero destaca su uso de un sentido del humor fresco y hasta un poco ácido que nos revela dos o tres momentos que despertarán una sonrisa abierta en nuestro rostro.

Thor pagina

Thor dejó de ser indigno de levantar a su martillo Mjolnir, se vio envuelto en un nuevo retorno de Los Vengadores, el paso obligado por La Guerra de los Reinos y el final de la etapa de Jason Aaron que le llevó hasta el final de los tiempos. Es hora de recuperar a un Thor más clásico y un poco alejado de los mundanos problemas que habitualmente resuelve ante sus protegidos de Midgard, mirar hacia las estrellas para enfrentarse a una amenaza descomunal a la que solo ha sido capaz de sobrevivir una entidad del Universo Marvel. Y lo hace recuperando el logotipo de la portada que ya fuese utilizado en los años ochenta del siglo pasado desde el segundo número que realizó Walter Simonson como autor completo de la colección, aunque sin ser The Mighty o, como se traduce en España, El Poderoso… solo Thor.

Para representar todo lo anterior el elegido ha sido Nic Klein, un dibujante alemán que no recoge esta como su primera participación en la colección, ya que dibujó un par de números sueltos en anteriores etapas, como el que cerró el primer año de Jason Aaron en la colección. Desde entonces podemos decir que su trazo ha evolucionado y ha sido para mejor, muy dotado para la grandeza que representa en estas páginas, plagadas de personajes de gran presencia física. Para las portadas tendremos a un viejo conocido de Thor con un amplio bagaje a sus espaldas dibujando a los moradores de Asgard, el francés Olivier Coipel.

La lectura de este primer número deja en la retina momentos épicos y grandiosos con alguna vuelta de tuerca apasionada. Nos sitúa en un nuevo contexto que se abre camino a pasos agigantados. Donny Cates no ha venido a pasearse por esta colección sino a dejar su impronta. Al menos ha sabido conquistar nuestra atención con apenas unas líneas. Seguiremos atentamente su evolución para ver si responde a las expectativas ofrecidas.