Inicio Cine Escucha el PODCAST DE CHIFLADOS POR EL CINE

Escucha el PODCAST DE CHIFLADOS POR EL CINE

1399

radio-cine

Tras la buena acogida de nuestro segundo programa de radio CHIFLADOS POR EL CINE formado por Sergio Reina de Afición por y para el cine, Enrique Abenia de Bendita Cinefilia y cómo no, con el equipo que formamos está humilde página, David Larrad y un servidor, ya podéis escuchar aquellos que no pudieron hacerlo el pasado domingo el podcast del programa.

El pasado domingo estuvimos hablando de la reseca de los Oscars y analizamos los premios de este año, también hablamos de estrenos, como Hansel y Gretel: Cazadores de brujasSi fuera fácil, El callejón, El lado bueno de las cosas y la infumable Movie 43; y abrimos el debate acerca de PROMETHEUS de Ridley Scott al hilo de la noticia que publicamos en ls que anunciábamos que su secuela está en marcha.

Y nada más, recordaros que tenéis una cita todos los domingos a las 22:00 horas, hora española para los que nos escucháis desde fuera, y hacer vuestros comentarios en nuestra página de facebook o a través de Twitter en nuestras cuentas: @Serreinacine,  @Cinemascomics y @Enrique_Abenia, usando el hastag #malditoschiflados, podéis comentar, sugerir o meteros con los presentadores, jajajaja.

Desde que tengo uso de razón siempre me he sentido atraído por el dibujo, los cómics y sobre todo el cine, culpa de esta afición la tiene “Star Wars: Episodio IV”, me sentí fascinado por la gran cantidad de naves espaciales que aparecían en ella y todo el mundo creado por George Lucas, la escena de la nave corellia perseguida por un crucero imperial que avanzaba hasta llenar la pantalla fue impactante. La música de John Williams era pegadiza y fácil de recordar, ya para entonces recuerdo mis colecciones de cromos y los muñecos de la saga. Otra gran influencia han sido los cómics, en concreto las ediciones de Vertice de Spiderman, La patrulla X, Los Vengadores, Los 4 fantásticos, con los que aprendí a dibujar copiando las viñetas de John Romita Sr. y Jack Kirby. Así que no era de extrañar que terminase estudiando en la escuela de artes de Zaragoza.