fbpx Reseña MARVEL Gold La Patrulla X Original Tomo 3
Cómics

Reseña MARVEL Gold La Patrulla-X Original Tomo 3. Los Centinelas… ¡Viven!

La Patrulla-X Original Tomo 3

El final de la primera época de la Patrulla X recopilada en un tomo que engloba todos los números del tándem Thomas/Adams. Panini Comics incluye además las otras apariciones de los hombres-x hasta la llegada de su segunda génesis.

Nos encontramos a finales de la década de los sesenta, las mujeres en el cómic americano apenas ocupan una cuota residual y en muchas ocasiones sirven para poco más que obedecer órdenes que las dejan en segundo plano y figurar como damiselas a las que proteger. Una década después cualquiera se ponía delante de Jean Grey como quien quiere poner puertas al campo. Una evolución lógica, necesaria, que dejaría la testosterona a un lado y nos descubriría a unos personajes femeninos bastante más interesantes que sus compañeros masculinos. Pero todavía teníamos que sufrir, en estos números de La Patrulla X, que Lorna Dane (Polaris) fuera poco más que el motivo de disputa entre Kaos y El Hombre de Hielo. Una tímida voz que apenas se alzaba para mostrar que no era propiedad de nadie.

Roy Thomas y Neal Adams tomaban el control creativo de manos del guionista Arnold Drake y  del dibujante Don Heck, aunque en los episodios previos también pasaron por la parte artística visual autores de la talla de Jim Steranko o Barry Windsor Smith. Se encargaron de dar un golpe de timón que a la larga no fue suficiente para que Martin Goodman no decretase el cierre de la colección, pese al aumento en el número de ventas. Aun así esta corta época de once episodios, en la que el dúo coincidió en ocho entregas, nos dejó retornos míticos como el de los Centinelas o Magneto, así como la creación de uno de los villanos más importantes de la historia de La Patrulla-X, Karl Lykos, Saurón. Esa sucesión de aventuras de forma consecutiva llevó a los X-Men hasta la Tierra Salvaje, ese territorio inscrito en el borde de la Antártida, donde el hielo deja paso a una selva subtropical en la que todavía sobrevive una densa población de dinosaurios junto a tribus primigenias.

Esta etapa, a la que se conoce como “Graduación”, se caracteriza por la ausencia del Profesor Charles Francis Xavier, que había fallecido anteriormente, obligando a sus alumnos a tener que apañárselas sin las habilidades telepáticas de su mentor. Cíclope ha asumido las riendas del mando de un quinteto( posteriormente ampliados a siete con las incorporaciones de Kaos y Polaris) de jóvenes todavía un tanto indisciplinados que se lanzan de cabeza al combate sin pensar mucho las estrategias, salvo Scott, que trata de organizarlos como puede al tiempo que resta protagonismo y potencial a La Chica Maravillosa.

El dibujo de Neal Adams marca una gran diferencia en cuanto a detallismo e innovación, siendo junto a Jim Steranko una clara muestra de la evolución artística que recibía el comic book americano de aquel entonces, mejorando la sobriedad a la que nos tenían acostumbrados los Ditko, Heck, Roth, Tuska o Everett. El trazo de Adams es totalmente realista y las poses en las que sitúa a los protagonistas, junto a su peculiar forma de narrativa mediante viñetas de corte oblicuo o de disposición irregular, lo convertían en toda una revolución para la vista de los lectores.

El tomo se completa con material adicional que proviene de las historias secundarias, de cinco páginas cada una, de los números 38 al 57 USA de la propia colección de los X-Men. Además se incluyen episodios de Hulk y Marvel Team-Up donde aparecieron todos o algunos de los miembros del equipo. Pero destaca por encima de todos ellos la inclusión de los números 11 a 17 de Amazing Adventures, donde tuvo lugar la transformación de Hank McCoy en la verdadera Bestia de pelaje azul con la que estamos más familiarizados a día de hoy.

Amazing Adventures

A pesar del resultado que llevó a los X-Men a convertirse en un producto de reediciones a partir de este momento final hasta la recuperación del título tras el Giant Size X-Men #1, estamos ante unas páginas imprescindibles y de gran calidad que sirvieron para que sus autores ofrecieran una visión diferente de los mutantes y las amenazas a las que se enfrentaban, siendo junto a La Guerra Kree-Skrull, que llegaría un año después, uno de los momentos más brillantes de la sociedad que formaban Roy y Neal.