fbpx Reseña de FLASH: 80 años del hombre más rápido del mundo
Cómics

Reseña de FLASH: 80 años del hombre más rápido del mundo

FLASH: 80 años del hombre más rápido del mundo

Flash, el velocista escarlata cumple años, y como va siendo habitual, llega el especial que reúne algunas de sus aventuras históricas. ECC trae un nuevo regalo por el cumpleaños de uno de sus héroes, la reunión de los tres Flash por medio de sus historias más recordadas.

Este año 2020 cumplen 80 años muchos personajes de DC Comics, para cada uno hay un tomo que recopila sus grandes momentos. En el caso de Flash, existe un factor muy especial, y es que tenemos tres Flash a los que recordar. Jay Garrick cumple 80 años, pero Barry Allen y Wally West le acompañan en esta fecha tan memorable. Bienvenidos a un recorrido a toda velocidad por la vida de cada uno de los hombres más rápidos del mundo de cada época.

Todos nacieron de un accidente químico relacionado con la electricidad, que los transformó en velocistas, descubriendo poco a poco sus límites, luchando contra grandes males, sacrificándose por el bien de los demás, y creciendo. Todos ellos han vivido grandes crisis (uno de ellos produce una de ellas, no miramos a nadie, Barry) que han cambiado el multiverso. Su poder tenía un origen común, y los convirtió en una familia, y desde que Waid nos enseñaba lo que era la fuerza de la velocidad hasta Flashpoint, Flash brilló durante mucho tiempo. Los Nuevos 52 trajeron cambios que poco a poco fueron recuperándose, que devolvieron a la familia Flash, tras haber sido desmembrada en varias Tierras o incluso desaparecido. Pero no solo los clásicos retornaron, hoy día hay muchos nuevos integrantes que demuestran que los pies rápidos, los tienen que mover corazones enormes.

EL tomo que nos ocupa muestra muchos de los grandes momentos de cada uno de los flashes, y destacan sus momentos juntos, cuando se unían mundos y líneas separadas por décadas, y universos. Como el encuentro del Flash original con Barry Allen, la edad de oro y de plata se unía en una aventura que recordaba que el relámpago es un legado. Esta histórica aventura se recrearía en el 50 aniversario de la mano de Grant Morrison, pero siempre queda en el recuerdo la calidez e inocencia de la original y su etapa de menos preocupaciones.

Otros grandes momentos para Barry se dividen temporalmente, ya que fue el segundo Flash, pero su muerte y pasó al tercero, hace que se gran retorno aparezca en parte tras la época de Wally West. En su primer momento podemos ver al policía investigando y al hombre de la esperanza inacabable. Es el más recordado, y a día de hoy el que porta el uniforme escarlata. Pero en España, el primero que entró en nuestras vidas no fue el que más pudimos disfrutar, fue el heredero, Wally West y su maravillosa era con Mark Waid.

Y uno de los grandes momentos de la serie cuando reposaba en manos de Waid, fue la gran duda de Wally, cuando le enseñaron que no era lo suficientemente rápido para poder salvar a todo el mundo. Si la saga se desarrolló en varios números, en este tomo encontramos la resolución, el momento en el que West hace una animalada, e incrementa tanto su velocidad, que el mundo deja de moverse. Puede salvar a todos, puede hacerlo todo, pero eso le separa de la realidad. Y no sabe frenar. Ese gran momento convirtió al héroe en leyenda, la aceptación de su propia humanidad a pesar de sus poderes casi divinos.

Destaca que hay mucho material de Jay Garrick, un Flash poco conocido en España. En nuestro país sus apariciones se quedaban como acompañamiento de West en su época con Waid, o como miembro de JSA, pero no en solitario. Poder disfrutar de las aventuras de la Golden Age del primer Flash es un disfrute que pocas veces tenemos, y hay que aprovecharlo.

Si bien peca del mismo fallo de todos estos recopilatorios, que engloba muchas épocas y solo puede dar una pequeña muestra de cada uno, es también su mayor valor, introducir a los lectores a cómics que no se han publicado o llevan mucho descatalogados y posiblemente abrirles un mundo diferente, poco conocido, y que demuestra la riqueza del legado del relámpago dorado y escarlata.