Inicio Cine ‘Resacón en Las Vegas’, el primer desmadre de la manada

‘Resacón en Las Vegas’, el primer desmadre de la manada

Compartir

Con ‘R3sacón’ en los cines, es necesario recordar la primera parte de la saga.

Resacón en Las Vegas’ tiene en sus imágenes una parodia de las películas de Tarantino donde se advierte que se va a montar la gorda y las cosas se van a torcer desde el minuto uno. Mafias, drogas, colegas en acción a cámara lenta, música encastrada en el guión, negros matones, situaciones absurdas tratadas con la máxima seriedad, todo es violencia ‘tarantiniana’. Lo que menos hay, y se agradece, es juego, ruletas y demás tópicos de las películas de casinos.

En su apartado de comedia romántica borda la ironía. Un proceso exquisito de las despedidas de soltero tan recurridas y de las pelis de “boda de mi mejor amigo”. Aquí te aguantas, querida, el asunto se nos ha ido de las manos… No sabemos dónde está Doug.

Si hablamos en términos comparativos o de similitudes en la cinta de los Coen, ‘Resacón en Las Vegas’ puede presumir de ser la vuelta de tuerca más original y divertida desde ‘El gran Lebowski’. Es una comedia que tiene una presentación simplona, pero en ella se esconde todo un enorme talento de ingeniosidad, donde sus particulares y divertidísimos personajes deberán recordar todo lo que han hecho durante una despedida de soltero para encontrar al novio, completamente desaparecido después del fiestón.

Su premisa es sencilla, pero es creativa a más no poder, pues sus protagonistas hicieron lo inimaginable durante su velada en la ciudad del pecado. Su humor es zafio, totalmente incorregible, a la altura de sus peculiares personajes, cada uno de ellos con unos rasgos muy marcados y llenos de contrastes entre ellos. Pese a ello, su incorregible humor es totalmente apto para todos los públicos y su guión, aunque no esté nutrido de diálogos estrictamente ingeniosos, son lo suficientemente sustanciosos y agudos para que nos riamos en más de una ocasión.

Ed Helms, con una gallina, en una escena de 'Resacón en Las Vegas'
Ed Helms, con una gallina, en una escena de ‘Resacón en Las Vegas’

La acidez y frescura de sus frases también se le puede otorgar a sus disparatadas y alocadas situaciones, muy bien planteadas y montadas. Se podría deducir que todo en el largometraje de Phillips es incorrecto y descarado, y no estaremos muy lejos de la realidad, pero lo hace con estilo y con sustancia, consiguiendo ser algo más que una simple comedia. Sus personajes y su guión consiguen que ‘Resacón en Las Vegas’ se sitúe como una de las mayores sorpresas del género cómico en los últimos años. Tiene personalidad y carisma propios, junto con un sinfín de alocados momentos completamente imborrables. Y todo ello, realizado con mimo y preocupación deseando hacer, al fin y al cabo, una buena película. Consigue sus objetivos y va más allá. Con el tiempo será todo un filme de culto, sus inolvidables personajes son una muy buena muestra de ello.

Las secuencias son dinámicas, llenas de acción e intriga y te hacen desentenderte totalmente de cualquier intento de buscar un razonamiento a lo absurdo de todo lo que pasa.

Cuando uno espera las típicas chorradas y se encuentra con un humor planificado y un guión bien conjuntado, la notas altas está bien justificadas. Y, por cierto, hay que ver los créditos.