MARVEL Rey Thor nº 2. El nuevo envite de una vieja baraja MARVEL Rey Thor nº 2. El nuevo envite de una vieja baraja
Cómics

MARVEL Rey Thor nº 2. El nuevo envite de una vieja baraja

La etapa de Jason Aaron al frente de los designios de Thor está llegando a su fin. La cabecera del Dios del Trueno ha añadido el término Rey para afrontar la batalla definitiva que Panini Comics está editando en nuestro país.

En Rey Thor Nº 2, la Tierra, Midgard, ese vergel protegido por el hijo de Odín y de Gea, diosa ligada al planeta como su madre primigenia, ya no es lo que era. Quedó arrasado y apenas comienza a reponerse gracias a ese Thor convertido en Padre de Todos, aunque apenas sobrevivan un puñado de asgardianos sobre los que reinar. Y por si no fuese suficiente, su hermanastro Loki se ha transformado en un nuevo Carnicero de Dioses con la Necroespada, creada por Knull, como arma. Un Knull que también tiene presencia en la miniserie Matanza Absoluta, que se está publicando en la actualidad, como dios que originó a los simbiontes. Pero la sorpresa que nos dejó el primer número fue el retorno de Gorr, que había estado habitando dentro de la Necroespada desde su muerte a manos de Thor.

rey thor 2 portada

Jason Aaron retoma los conceptos que crease durante su primer año al frente de la colección para dar cierre a todas las tramas abiertas, en lo que respecta a ese Thor anciano que ha visto con pesar como no era capaz de mantener su reino con el esplendor que tenía en los mejores tiempos de su padre. De su juventud nada le queda salvo su persistencia y su espíritu combativo. Nunca se rendirá, antes le llegará la muerte. Con los siglos ha obtenido sabiduría y experiencia, algo que es parte de la evolución vital de cualquiera de nosotros, con lo que suplimos la carencia de agilidad o destreza que los años dejan como una losa en nuestra espalda.

El trazo gráfico del croata Esad Ribic nos imbuye de un ambiente decadente, que traslada a los personajes a una representación oscura y opresiva, que alcanza cotas de terror cuando nos coloca ante un enemigo que nos deja pocas opciones, que nos acorrala y pone contra las cuerdas, que nos deja sin aliento y apenas sin esperanza de poder salir victoriosos de un último combate ante fuerzas que superan nuestras más optimistas previsiones de sobrevivir. Gorr se muestra como un enemigo con carácter decidido, mesiánico, con una misión que cumplir ante la que nada ni nadie puede detenerle. Es su cometido, solo la más absoluta destrucción de su ser conseguirá evitar que lleve a cabo su cometido.

Aaron se está despidiendo por todo lo alto del personaje de Thor, con un reto elevado que supone todo un desafío para un Dios del Trueno en horas bajas en el ocaso de su existencia, con un objetivo entre ceja y ceja, la recuperación de la vida en la Tierra. Una pretensión que puede suponerle tener que entregar las pocas fuerzas que le quedan.