Inicio Cómics ‘Los chicos que coleccionaban tebeos’, un libro por los viejos tiempos

‘Los chicos que coleccionaban tebeos’, un libro por los viejos tiempos

637
Portada del libro 'Los chicos que coleccionaban tebeos'
Portada del libro ‘Los chicos que coleccionaban tebeos’

Este artículo no va a hablar de ninguna película ni tampoco de ningún cómic o superhéroe en particular. Este artículo trata sobre un libro. Sí, ya sé que, posiblemente, estéis pensando que hay otras páginas en la red de redes donde sería mejor publicar un artículo como este. Pero tomaos un rato de vuestro preciado tiempo y dadme tiempo para explicarme.

Si naciste a mediados de los años 70 y pasaste tu infancia leyendo tebeos, este es tu libro. Si eres de generaciones posteriores, eres ‘comiquero’ y quieres conocer una parte de la historia de los tebeos en España, este es tu libro. Si eres de esos a los que no te gusta leer libros sin que no haya ninguna viñeta ni ningún dibujo, este también es tu libro, porque tú mismo añadirás las imágenes en tu cerebro al recordar todas las cosas que cuenta el libro.
El libro en cuestión se llama ‘Los chicos que coleccionaban tebeos’, publicado por Panini Books y escrito por Julián M. Clemente y Helio Mira. Este último empezó estudiando Fotografía y Comunicación Audiovisual en Valencia. Después se traslado a Madrid y comenzó su carrera como guionista. La película ‘Nadie conoce a nadie’, las series ‘Quart: la piel del tambor’, ‘RIS: policía científica’ y la TV movie ‘Volver a verte’ llevan su firma. Como director, ha dirigido algunos ‘sketchs’ del programa Muchachada Nui, una temporada del programa de divulgación sobre historieta llamado ‘Spain Cómic’ y el cortometraje ‘Inmóvil’, con el que consiguió varios premios en diferentes festivales tanto en España como en el extranjero. También escribe sobre adaptaciones del cómic al cine en revistas como Dolmen y es profesor de guión en la Academia de cómic C10. Por su parte, Julián M. Clemente casi no merece presentación. Muchos de vosotros habréis reconocido su nombre al momento. Ejerce, desde hace muchos años, de Editor Marvel en Panini Cómics. Prácticamente todos los artículos que se publican en todos los cómics Marvel llevan su firma. Vamos, una eminencia en el mundo del cómic. Junto a Víctor Gómez creó la serie de dibujos animados Hero Kids emitida por TVE.

La historia trata sobre la vida de cuatro amigos y de su relación con los cómics, entonces tebeos. Se centra sobre todo en la segunda mitad de los años 80. Esa época, del año 1986 a 1990, es considerada por muchos ‘comiqueros’ de todo el mundo como una de las mejores en la historia del mundo del cómic. Por ejemplo, en 1986 se publicaron obras maestras como Dark Night, Watchmen, el Superman de John Byrne o Daredevil: Born Again, de Frank Miller y David Mazzucchelli.

Al vivir en una pequeña ciudad, con el inconveniente de la mala distribución de cómics en aquella época, nuestros cuatro protagonistas se tienen que buscar la vida para conseguir esos preciados tebeos y poder completar su colección. Junto a ellos, y a través de sus vidas, emprenderemos un recorrido por el comienzo de la generación Forum- Zinco en España. Recordaremos personajes, dibujantes, historias, colecciones, guionistas… También leeremos anécdotas que, a los que como yo vivimos esa etapa, nos hará trasladarnos en el tiempo y volver a vivir cosas que creíamos ya olvidadas: ir al estreno de ‘Batman’; pensar que nunca se podría hacer una película buena de superhéroes; llevar una chapa del Comediante y la gente confundirla con aquellos ‘smiles’ que tanto estaban de moda; discurrir cómo estirar la paga para poder comprar las nuevas colecciones que habían salido al mercado; comprobar con indignación que habían subido ¡cinco pesetazas! los tebeos (ahora por menos de dos ñapos no te compras ninguno); comprar un cómic americano original aunque no tuvieras ni papa de inglés y fardar de él en clase o conocer a malvados quiosqueros que nos espantaban con un: “¡¡¡Esto no es una biblioteca, si lees ese cómic me lo pagas y si no, humo de aquí!!!”.

Creo que muchos os sentiréis identificados al leer este libro. Yo me he sentido así. No tuve problemas por conseguir cómics porque vivía en una gran ciudad y, ¡loados sean los dioses!, tenía una tienda especializada a la vuelta de mi casa, pero sí que viví situaciones muy parecidas a las que describen los dos autores. De hecho, yo también fui uno de esos traidores a la causa que, al crecer y empezar a descubrir los bares, el rock, el botellón (sí, entonces ya existía), las mujeres…, dejé de comprar cómics e, incluso, acabé malvendiendo mi colección años después. Siempre me arrepentí de ello. Por eso, después de devorar este libro (me lo leí de un tirón), tengo que agradecer a los dos autores por devolverme a la senda del cómic y por hacerme recordar muchas cosas de mi infancia y preadolescencia.

Este libro ofrece un buen menú. De primero, una historia sobre amistad, lealtad y compañerismo; de segundo, una historia sobre locos soñadores y de postre, decenas de historias protagonizadas por los mayores héroes de la Tierra. Por 15 eurillos de nada, no está nada mal, ¿no? Si os decidís a probarlo, no os arrepentiréis. Que os aproveche. ‘Bon appetit’

Nací en Zaragoza hace ya muchas lunas. Ávido lector de libros y cómics. Con estos últimos viví los mejores años de mi niñez y preadolescencia. Peleé en las Secret Wars, en las Crisis en tierras Infinitas y fui parte de las Legends; acompañé a Los Vengadores en mil y una misiones, cabalgué junto a Wonder Woman; peleé junto a Logan, Ororo, Scott y compañía; contemplé con tristeza La Masacre de los Mutantes; sentí las llamas del Inferno; mi corazón se quebró como el de Kitty Pride cuando Peter Rasputin se lo rompió en mil añicos; asistí a la aparición de La Liga de la Justicia Europea; luché junto a Batman en The Cult y reí en La Broma Asesina; me vengué junto al hombre de la mascara de Guy Fawkes en 'V de Vendetta'; observé como Surtur intentaba destruir La Tierra y Thor se lo impedía; odié con todas mis fuerzas a Bill Sienkiewicz por su trabajo en Los Nuevos Mutantes, aunque al final le cogí un poquito de cariño; me emborraché junto a Tony Stark y volé junto a él; asistí a las perrerías que le hacía Kingpin al pobre Daredevil; combatí al Doctor Muerte junto a Los Cuatro Fantásticos y sitúe Latveria en mi mapa imaginario; también patrullé con Mahoney, Tackleberry, Hightower y compañía; me aburrí soporíferamente con Darryl, Howard y Rocketeer; fuí un Goonie más; viví las Aventuras en la gran ciudad; viajé junto a Dennis Quaid en 'El Chip Prodigioso' y, por supuesto, en el Halcón Milenario; luché contra los temibles Gremlins y los mortíferos Critters; quise vengar al padre de Íñigo de Montoya; viví, codo con codo, con Christian Slater al filo del abismo; combatí a los vampiros de 'Jóvenes Ocultos', con el histriónico Kiefer Sutherland a la cabeza.... Pasado un tiempo, descubrí el rock, los bares y el calimocho. Me pasé al lado oscuro y dejé de lado todas esas cosas. Nunca del todo, también es cierto. Siempre tuve tiempo para ver una buena película y leer algún cómic que me trasladara a aquellos felices tiempos. Tiempos en los que las únicas preocupaciones que tenía era en qué habría para cenar, en aprobar el examen de mates y en conseguir el cromo que me faltaba para completar mi álbum de 'El Retorno del Jedi'. Hace dos años y pico que creé un blog en el que escribo mis relatos y mis ralladas. Aquí os dejo su dirección: subte76.over-blog.es. Últimamente he colaborado con un relato en un nuevo fanzine nacido en Zaragoza llamado 'Los Diletantes'. Me llaman friki, luego existo.....