CÓMICS | La Caza. El peso de la civilización - Cinemascomics.com CÓMICS | La Caza. El peso de la civilización - Cinemascomics.com
Cómics

La Caza. El peso de la civilización

la caza PORTADA dest

El hombre contra un mundo cambiante y cruel, Alberto Vázquez regresa al cómic con una obra dura y sin piedad, en La Caza, ¿Quién es la presa?

A través del relato desde el principio de los tiempos ha explicado el mundo. El mensaje puede ser hablado, representado, escrito o grabado, pero lo importante es que remueve sentimientos y cuenta historias. La Caza es el regreso al mensaje pictórico, a la base de la representación física del relato para mostrar lo que fue y lo que es, cazadores y presas.

La obra de Vázquez en el mundo de la animación le ha llevado a ganar múltiples premios, es la prueba de su gran capacidad para narrar e innovar, para hacer cuentacuentos moderno. En el cómic, ha hecho una carrera muy parecida, de la que disfrutamos en menos cantidad dado su trabajo con ese gran mundo que es el de la animación, y que ocupa mucho tiempo. Pero cada vez que regresa a los tableros de dibujo para pergeñar una obra, todos esperamos ansiosos el resultado.

Soy un fan declarado de Psiconautas y La sombra sobre Insmouth, y es a esta segunda a la que más cercanía grafica encuentro. El pincel y la pluma de Vázquez, sus trazos son cercanos, pero la Caza, se remite al estilo más primitivo, buscando una base  representativa más cercana a las pinturas rupestres, el dibujo directo a carboncillo o tinta china y los aguafuertes, las técnicas antiguas para pintar, para representar la realidad, para contar una historia con una imagen.

La Caza es un cómic en el que se relata la relación de un hombre con su mundo, de un cazador con una presa, de un relato sobre la historia del hombre. Todo gira alrededor de la transformación que sufre el cazador, a través de un mundo que evoluciona, de un mundo natural a uno artificial, de libertad y espacio para el alma, a política y gritos, el silencio del bosque pasa al silencio de la muerte, a los rugidos de las ciudades, a los lamentos d ellos oprimidos y los crujidos de las porras en la carne. Un viaje a través del mundo real, del alma pura que ve su mundo abierto en canal para mostrar suciedad y esclavitud.

la caza

A través del arte del autor gallego podemos ver como el mundo de sombras, de reflejos en la pared es puro, y no tiene reflejos o dobles lecturas, pero cuando cae la luz y abandonamos la caverna nos encontramos que lo reflejado eran las sombras de una civilización que consume y destruye, devora y escupe, que ha construido sobre la pureza de la naturaleza un mundo que entierra valores y aliena al hombre. Antes de entrar en La Caza, su protagonista, y nosotros, vemos un mundo con un sentido, y un objetivo, el ciervo, abandonamos la cueva a la vez que perseguimos a la presa, y descubrimos que los reflejos que veíamos no era sombras de algo superior sino espejismos de un mundo más complejo, duro, y que no entiende de personas.

Alberto Vázquez trasciende la estructura del relato en la pared de los hombres primitivos, para introducirlo en viñetas, en imágenes secuenciales, que no entienden del tiempo o de la continuidad. Es un sentimiento puro de placer, que lleva hasta el final del sueño, y el descubrimiento de la realidad oscura. Todo a través de un pincel, de una tinta negra que convierte cada página en una metáfora de muchas lecturas, o de solo una, el mundo está sucio, y huimos a otros para poder vivir, o sobrevivir, pero no abandonamos la jaula en la que estamos encerrados. O quizás no sea esa la lectura

La Caza no es un cómic que recomendaría a todo el mundo, pero lo recomendaría sin dudarlo. Bello como un poema, tiene una estructura sencilla y cuenta con un intrincado acertijo, que no resuelve, pero que plantea con una bofetada, ¿es un buen mundo?