Inicio Cine ‘FAST and FURIOUS 6’: Volando un puente en Tenerife

‘FAST and FURIOUS 6’: Volando un puente en Tenerife

2548

La producción de ‘Fast and Furious 6’ ha volado un puente en Tenerife

A mediados de octubre, el reparto y el equipo de Fast and Furious 6, se prepararon para rodar durante varias semanas en la isla de Tenerife. La segunda unidad ya llevaba cinco semanas en la soleada localización. Las Canarias, que según dijo Mia en ‘Fast & Furious 5 ‘ “no tiene tratado de extradición con Estados Unidos”, se ha convertido en su refugio. La exuberante zona norte de la isla sirvió como decorado para las casas de Dom y Elena, de Brian y Mia, la clínica donde nace el pequeño Jack, e hizo las veces de Costa Rica, donde se ha exiliado Tej. También se rodó la primera secuencia en la que Dom y Brian conducen a toda velocidad por estrechas y empinadas calles.

Una carretera en medio de montañas áridas e inhóspitas en la parte sur de la isla era la localización perfecta para otra increíble secuencia en la que Shaw y su equipo secuestran un convoy con Dom y nuestros héroes pisándoles los talones. Se usaron dos secciones de la autovía en construcción, una de cinco kilómetros y otra de diez, para que la unidad principal y la segunda rodaran la acción de la escena en la que se ve al tanque lanzado por la carretera, barriendo los vehículos en su camino, mientras Dom y su equipo intentan detenerlo.

Fast-and-furious-6-en-tenerife

Cuando los cineastas visionaron la filmación de la segunda unidad, empezaron a pensar que podían superar la famosa escena de la cámara acorazada de Fast & Furious 5. El enorme tanque hacía todo lo previsto y más. Joss Williams había puesto en práctica sus conocimientos de física, ingeniería y mecánica para conseguirlo. Su equipo había construido dos versiones adicionales y más ligeras del tanque, todas con torretas giratorias operativas. Las “minibestias” eran capaces de disparar pólvora negra a 113 kilómetros por hora.

Para el director y los productores no había pasado nada fuera de lo normal. “Aplastamos un montón de coches, como siempre”, dice Neal H. Moritz. “La escena del tanque fue probablemente la mejor en cuanto a coches aplastados. Había un montón de vehículos destrozados en la cuneta, muchos parecían una plancha de metal. Teníamos pensado combinar aplastamientos reales con efectos visuales, pero la tremenda eficiencia del tanque permitió que lo rodáramos todo en tiempo real. Es asombroso, y no creo que se haya hecho nada parecido antes”.

El rodaje despertó la curiosidad de tinerfeños y turistas. Cientos de admiradores esperaban en las calles para ver a sus actores favoritos. La voz se corrió rápidamente y no tardaron en aparecer los tuneadores y los pilotos locales con sus preciados vehículos sobrados de caballos.

Para Justin Lin, Vin Diesel, Neal H. Moritz y Clayton Townsend, la procesión de coches fue una prueba del poder de la franquicia, así como del fenómeno cultural en que se ha convertido.

Hace doce años, una pequeña producción llamada The Fast and Furious (A todo gas), acerca de la subcultura de las carreras ilegales en plena ciudad en la zona este de Los Ángeles, se convirtió en la sorpresa del verano recaudando 207 millones de dólares en todo el mundo.

Hace dos años, Fast and Furious 5 consiguió el mejor estreno en toda la historia de Universal con una taquilla de 86 millones de dólares el primer fin de semana solo en Estados Unidos, alcanzando los 209 millones de dólares a nivel nacional y superando los 625 millones de dólares internacionalmente. Es muy poco habitual que la quinta entrega consiga redefinir los parámetros creativos y económicos de una franquicia, pero la tercera película de la serie ya había duplicado la recaudación que volvió a duplicarse con la quinta.

La serie de cinco títulos ha acumulado la increíble suma de 1.500 millones de dólares y la expectación por la próxima entrega ha ido creciendo hasta alcanzar niveles inauditos. De todas las franquicias actuales, esta es la que tiene mayor seguimiento en las redes sociales.

Ha sido un viaje extraordinario, y aunque las películas se han hecho más ambiciosas a medida que pasaban los años, nunca se han apartado de los personajes centrales. Las persecuciones y los derrapajes son más sofisticados, los decorados más exóticos, pero la clave del éxito reside en ofrecer al público una conexión afectiva con los personajes. Las películas conservan y amplían lo que más gusta a los seguidores, consiguiendo que permanezcan fieles, mientras la franquicia ha ido evolucionando desde las carreras ilegales en las calles de Los Ángeles a la acción más trepidante a nivel global.

VIN DIESEL, PAUL WALKER y DWAYNE JOHNSON encabezan el reparto de estrellas internacionales en la nueva entrega de la taquillera y veloz saga que  nos llevará a otro continente. En FAST & FURIOUS 6 vuelven a reunirse las actrices y los actores preferidos de los fans: MICHELLE RODRIGUEZ, JORDANA BREWSTER, TYRESE GIBSON, CHRIS “LUDACRIS” BRIDGES, SUNG KANG, JOHN ORTIZ, GAL GADOT y ELSA PATAKY, a los que acompañan los recién llegados LUKE EVANS y GINA CARANO.

Desde que Dom (Vin Diesel) y Brian (Paul Walker) dieron su famoso golpe en Río para derribar el imperio de un mafioso, llevándose de paso cien millones de dólares para su equipo, nuestros héroes se han dispersado por los cinco continentes. Sin embargo, el hecho de no poder volver a su país de origen y tener que vivir huyendo les impide llevar una vida plenamente satisfactoria.

Mientras tanto, Hobbs (Dwayne Johnson) ha seguido la pista por doce países de una organización de peligrosos conductores ilegales liderada por Owen Shaw (Luke Evans), cuya despiadada mano derecha no es otra que Letty (Michelle Rodriguez), el gran amor de Dom y a la que creía muerta. La única forma de detener a la banda de delincuentes es ganarles en la calle. Hobbs le pide a Dom que reúna a su equipo y que se presenten en Londres. ¿A cambio de qué? Podrán volver a casa con sus familias, ya no tendrán que huir.

Los habituales componentes del equipo de producción vuelven a unir sus fuerzas para esta nueva entrega, encabezados por el director y productor ejecutivo JUSTIN LIN (Fast and Furious 5, Fast & Furious: Aún más rápido, A todo gas: Tokyo Race, Better Luck Tomorrow), y los productores NEAL H. MORITZ (todas las entregas de Fast and Furious, Soy leyenda y el próximo estreno R.I.P.D. Departamento de policía mortal), Vin Diesel (Fast & Furious 5, Fast & Furious: Aún más rápido, el corto “Los bandoleros”) y CLAYTON TOWNSEND (A todo gas: Tokyo Race, La boda de mi mejor amiga, Un domingo cualquiera). CHRIS MORGAN (Fast & Furious 5, Fast & Furious: Aún más rápido, A todo gas: Tokyo Race, Wanted/Se busca) es el autor del guión a partir de unos personajes creados por GARY SCOTT THOMPSON (The Fast & the Furious/A todo gas).

Desde que tengo uso de razón siempre me he sentido atraído por el dibujo, los cómics y sobre todo el cine, culpa de esta afición la tiene “Star Wars: Episodio IV”, me sentí fascinado por la gran cantidad de naves espaciales que aparecían en ella y todo el mundo creado por George Lucas, la escena de la nave corellia perseguida por un crucero imperial que avanzaba hasta llenar la pantalla fue impactante. La música de John Williams era pegadiza y fácil de recordar, ya para entonces recuerdo mis colecciones de cromos y los muñecos de la saga. Otra gran influencia han sido los cómics, en concreto las ediciones de Vertice de Spiderman, La patrulla X, Los Vengadores, Los 4 fantásticos, con los que aprendí a dibujar copiando las viñetas de John Romita Sr. y Jack Kirby. Así que no era de extrañar que terminase estudiando en la escuela de artes de Zaragoza.