Estela Plateada de Dan Slott y Mike Allred - Marvel Estela Plateada de Dan Slott y Mike Allred - Marvel
Cómics

Estela Plateada de Dan Slott y Mike Allred. Todo lo brillante del surfero de plata en una saga

Marvel Omnibus. Estela Plateada de Dan Slott y Mike Allred

Una de las épocas más recordadas de Estela plateada se reedita en un ómnibus de gran tamaño, y repasamos lo que fue esta obra para Norrin Rad. Como pasó de llorar entre las estrellas a reír entre las galaxias.

Dan Slott llegaba en el volumen 7 y se marchaba en el 8 de Estela Plateada, dejando un legado tras sus espaldas notable, una larga aventura para el personaje, que lo redefinía y transformaba en un ser cálido, y todo a través de una sensación humana, el amor.

Dawn nació en la Tierra, tenía una hermana gemela que viajaba por todo el mundo, pero ella solo quería una cosa, y pidió un deseo a una estrella fugaz. Y ésta le dio a Estela Plateada, y una vida de aventuras y emociones, de grandes y épicas batallas, y simples misterios que cambian la existencia de razas enteras. Pero sobre todo, descubrió el amor.

Estela Plateada y Dawn, así debería llamarse esta saga, porque es la historia de un amor que se gesta poco a poco y que se vuelve enorme, más grande que la suma de sus miembros.

Cuando Dan Slott, Mike y Laura Allred se unieron, se propusieron cambiar al personaje de Norrin Rad, crearon una serie de episodios unitarios en los que el personaje y su acompañante vivían aventuras, resolvían grandes problemas y salvaban el universo (¿a nadie le recuerda una serie de la BBC que lleva desde el 63 emitiéndose?), pero lo que crearon, no fue una historia de Estela y su novia, sino de Dawn y Estela, una pareja que posee un gran poder, y un gran amor.

Marvel Omnibus. Estela Plateada de Dan Slott y Mike Allred

La relación se desarrolló durante muchos números, y cambió a Estela, lo alejo de su habitual estado depresivo y lo llenaba de pequeñas alegrías y de sentimientos que creía conocer, pero que nunca son los mismos cuando es otra persona la que los corresponde. Así, Estela evolucionaba y se transformaba en un persona completa, con Dawn a su lado. Y Dawn descubría un universo, y a un hombre cuya responsabilidad y antigua vida arrastraba una y otra vez a un agujero de autocompasión. Y se enamoraba de él, y él abandonaba ese agujero.

Slott marcó con calma el desarrollo de todo, y el ritmo contenido de los sentimientos no se despierta explosiva mente hasta el final, evitando un romance fácil o falso. Y de paso nos entrega una serie de aventuras espaciales dignas de cualquier space opera o revista pulp de ciencia ficción. El guionista homenajea al origen de los cómics recreando a Estela plateada en un protector y guía, para enseñar a Dawn el universo, y salvarlo, un doctor para la existencia. Pero no lo hicieron solos, la galería de secundarios, de nuevos desafíos, es tan amplia que puede funcionar fuera de la continuidad Marvel, y lo hace en muchos momentos.

Si Slott estaba en estado de gracia, Mike y Laura Allred le andaban un poco por encima. Si Mike es ya conocido por su estilo pop, alegre y desenfadado, su esposa es por su maravilloso trabajo con el color, ha recibido varios Eisner por ello, y juntos, construyen un mundo especial, un universo cálido y luminoso, lleno de color y de luz, de contrastes y cambios que hipnotizan. Si al estilo de los Allred les añadimos una composición novedosa de página, que muta las viñetas en el dibujo y deja que sean tan parte de la narración como los personajes, nos encontramos con una obra notable donde cada trazo importa, y aporta. El ejemplo más claro es la historia que les valió el Esiner a mejor historia unitaria Nunca Jamás. Desarrollada sobre una banda de Mobius, se mueve por las páginas en un bucle eterno que solo el lector debe decidir romper para continuar, pero que podría disfrutar durante mucho tiempo girando y girando en un bucle sin fin.

Hay poco que añadir a una obra redonda, para la que no necesitas mucho conocimiento previo de Estela plateada, que se abre y cierra sola, más allá de las continuidades y formando un pequeño microverso propio. Se desliga del Norrin creado por Lee, Kirby y Buscema, y nos entrega a un explorador, un aventurero que al final se libra d ella culpa, y es feliz.