Inicio Cómics Especial 75 aniversario de Superman (I): El origen del Hombre de Acero

Especial 75 aniversario de Superman (I): El origen del Hombre de Acero

1733

Este mes se celebra el 75 Aniversario de ‘El hombre de acero’

75 aniversario de Superman (El hombre de acero)

Este junio los fieles seguidores de Superman están de enhorabuena. Además del estreno de la nueva película del hombre de acero, Man of steel, se celebran los 75 años de su primera aparición ante el gran público. Setenta y cinco años de historia que han dado para mucho: aventuras, leyendas, grandes batallas, muertes y resurrecciones…

Su influencia ha sido muy poderosa en muchos ámbitos. Es un icono cultural estadounidense y muchas cosas que pertenecen a su mitología se han establecido entre nosotros. Expresiones como que algo es tu ‘kriptonita’ lo relacionamos con un sinónimo de talón de Aquiles. O la frase “no soy Superman” no es más que un modismo usado para sugerir invulnerabilidad. En este artículo intentaremos desgranar, lo mejor que podamos, lo mejor y también lo peor de esos tres cuartos de siglo en el mundo del cómic. Pero, lo primero es lo primero. Conozcamos un poco más la historia de nuestro protagonista.

HISTORIA

La historia original nos cuenta que Superman nació en el planeta Kripton, bajo el nombre de Kal-El. Su padre, el científico Jor-El y su madre Lara Lor-Van, momentos antes de la destrucción de su planeta, lo enviaron en una nave especial rumbo al planeta Tierra. Al llegar es descubierto y adoptado por una pareja de granjeros de Smallville, Kansas, llamados Jonathan Kent y Martha Kent. Lo criaron con el nombre de Clark Kent y le inculcaron un estricto código moral. Desde muy joven empezó a mostrar habilidades sobrehumanas. Al llegar a la madurez decidió utilizar esas habilidades a favor de la humanidad.

Bajo la identidad Clark Kent (nombre que surgió de la combinación de los nombres de los actores Clark Gable y Kent Taylor), Superman convive con los humanos como un tímido reportero del diario ‘Daily Planet’ de Metrópolis. Allí trabaja con la reportera Lois Lane, con la que mantendrá una larga vida amorosa que, con el paso de los años, terminará en matrimonio.

CREACIÓN

Portada Action Comics nº 1
Portada Action Comics nº 1

Superman fue creado por el escritor estadounidense Jerry Siegel y el artista canadiense Joe Shuster, ambos residentes en Cleveland, Ohio, en el año 1932. Usaron por primera vez el término Superman en un cuento llamado The Reign of the Super-Man, incluido dentro del tercer número de Science Fiction, fanzine de ciencia ficción publicado por Siegel en 1933. En ese cuento poco o nada se parecía al superhéroe que todos conocemos.

Era mostrado como un villano calvo con poderes telepáticos, empeñado en dominar el mundo entero. Siegel redefinió el personaje a finales de 1933. A partir de ese momento, durante casi seis años, los dos autores buscan una editorial que publicara The Superman. La primera aparición del personaje fue en 1938, en Action Comics 1 y al año siguiente se lanzó la revista Superman. A pesar de que el primer número de esta revista contenía aventuras ya publicadas en Action Comics, resultó ser un gran éxito de ventas. Aparecieron nuevas revistas como World´s Finest Comics o All Star Comic. En el número siete de esta última revista, Superman hacía su primera aparición como miembro honorario de la Sociedad de la Justicia de América.

DIBUJANTES Y GUIONISTAS

Grandes autores de Superman

Muchos han sido los autores que se han encargado de plasmar en papel las aventuras de Superman en estos 75 años. Vamos a separarlos en dos partes diferenciadas. La primera en la época original, desde 1938 hasta 1986 y la segunda desde 1986, año en que el gran dibujante y guionista John Byrne relanzó la saga, hasta la actualidad. Vayamos con la primera época.

Al principio, Siegel y Shuster producían todas las historias e ilustraciones. Sin embargo, debido al aumento de las apariciones del personaje y la gran carga de trabajo, sumado a que la vista de Shuster empezó a deteriorarse, decidieron crear un estudio de trabajo para que le ayudara a dibujar. A pesar de ello, insistió en dibujar personalmente el rostro de cada Superman producido.

Junto a ellos, colaboraron unos cuantos dibujantes: Jack Burnley, que suministró historias y portadas a partir de 1940; Fred Ray, encargado de una serie de portadas que alcanzaron el estatus de icono y que fueron replicadas muchas veces; Wayne Boring, que se independizó del estudio a finales de 1942 y para DC Comics creo páginas, tanto para Superman como para Action Comics o el gran Al Plastino, fichado en un principio para copiar al nombrado Boring y, al dejarle crear su estilo propio, se convirtió en uno de los artistas más prolíficos de Superman durante las “Edades de Oro y Plata” de los ‘comics books’.

Asimismo, la escritura de los guiones también empezó a repartirse. A principios de 1940, un nuevo equipo editorial formado por Whitney Ellsworth, Mort Weisinger y Jack Schiff tomaron el control de las aventuras del superhéroe y contrataron como guionistas a reconocidos y respetados escritores de ciencia ficción como Edmond Hamilton o Alfred Bester. En 1943, Siegel es llamado para alistarse al ejército y sus contribuciones empiezan a disminuir. Don Cameron y Alvin Schwarts se unen al club de guionistas y trabajan junto a Boring en la tira cómica de Superman. Los años van pasando y nuevas colecciones aparecen en el mercado con las apariciones del compañero de redacción Jimmy Olsen o Superboy.

Jerry Siegel y Joe Shuster, creadores de Superman
Jerry Siegel y Joe Shuster, creadores de Superman

En 1947, Siegel y Shuster fueron despedidos por la editorial al perder el juicio que habían promovido al protestar por los pocos ingresos que estaban teniendo de un personaje creado por ellos pero que enriquecía a todo el mundo menos a sus creadores. Así, el control editorial de Superman pasó a manos de Mort Weisinger, que fue uno de los editores que más han contribuido en engrandecer la leyenda del Hombre de Acero, sugiriendo nuevas e imaginativas situaciones como las historias imaginarias en las que Superman se casaba con Lois Lane. También, junto a los guionistas Otto Binder y, el ya citado Edmond Hamilton, con Boring a los lápices, crearon personajes nuevos como Kripto, Supergirl, Kandor, Legión of Super-Heroes o Brainiac.

Wayne Boring estuvo dibujando durante muchos años las diversas colecciones de Superman. Se le puede considerar como uno de los ‘creadores’ de Superman, pues no solo lo dibujó casi desde el principio, sino que lo dibujó muchísimas más veces que el propio Shuster. Añadió más detalles a la musculatura del personaje, aumentó el tamaño de la mandíbula para expresar fuerza y lo hizo más alto y fornido. De 1961 a 1963, Boring estuvo ausente de los dibujos de Superman tanto en ‘comic books’ como en los periódicos. Su puesto lo cubrió un dibujante que ya llevaba unos años, desde 1957, dibujando algunas historias del personaje. Su nombre era Curt Swan y con el paso del tiempo se convertiría en una leyenda en el mundo del último hijo de Kripton.

Nací en Zaragoza hace ya muchas lunas. Ávido lector de libros y cómics. Con estos últimos viví los mejores años de mi niñez y preadolescencia. Peleé en las Secret Wars, en las Crisis en tierras Infinitas y fui parte de las Legends; acompañé a Los Vengadores en mil y una misiones, cabalgué junto a Wonder Woman; peleé junto a Logan, Ororo, Scott y compañía; contemplé con tristeza La Masacre de los Mutantes; sentí las llamas del Inferno; mi corazón se quebró como el de Kitty Pride cuando Peter Rasputin se lo rompió en mil añicos; asistí a la aparición de La Liga de la Justicia Europea; luché junto a Batman en The Cult y reí en La Broma Asesina; me vengué junto al hombre de la mascara de Guy Fawkes en 'V de Vendetta'; observé como Surtur intentaba destruir La Tierra y Thor se lo impedía; odié con todas mis fuerzas a Bill Sienkiewicz por su trabajo en Los Nuevos Mutantes, aunque al final le cogí un poquito de cariño; me emborraché junto a Tony Stark y volé junto a él; asistí a las perrerías que le hacía Kingpin al pobre Daredevil; combatí al Doctor Muerte junto a Los Cuatro Fantásticos y sitúe Latveria en mi mapa imaginario; también patrullé con Mahoney, Tackleberry, Hightower y compañía; me aburrí soporíferamente con Darryl, Howard y Rocketeer; fuí un Goonie más; viví las Aventuras en la gran ciudad; viajé junto a Dennis Quaid en 'El Chip Prodigioso' y, por supuesto, en el Halcón Milenario; luché contra los temibles Gremlins y los mortíferos Critters; quise vengar al padre de Íñigo de Montoya; viví, codo con codo, con Christian Slater al filo del abismo; combatí a los vampiros de 'Jóvenes Ocultos', con el histriónico Kiefer Sutherland a la cabeza.... Pasado un tiempo, descubrí el rock, los bares y el calimocho. Me pasé al lado oscuro y dejé de lado todas esas cosas. Nunca del todo, también es cierto. Siempre tuve tiempo para ver una buena película y leer algún cómic que me trasladara a aquellos felices tiempos. Tiempos en los que las únicas preocupaciones que tenía era en qué habría para cenar, en aprobar el examen de mates y en conseguir el cromo que me faltaba para completar mi álbum de 'El Retorno del Jedi'. Hace dos años y pico que creé un blog en el que escribo mis relatos y mis ralladas. Aquí os dejo su dirección: subte76.over-blog.es. Últimamente he colaborado con un relato en un nuevo fanzine nacido en Zaragoza llamado 'Los Diletantes'. Me llaman friki, luego existo.....