Inicio Cine Críticas de cine Crítica de ‘La Cuarta Fase’

Crítica de ‘La Cuarta Fase’

1151

Crítica de la película de cine La Cuarta Fase.

Por fin he podido ver “La Cuarta Fase”, película dirigida por Olatunde Osunsanmi (The Cavern) y protagonizada por Milla Jovovich, Elias Koteas, Will Patton, Hakeem Kae-Kazim, Corey Johnson, Enzo Cilenti.

La cuarta fase
En 1972, se estableció un protocolo en fases para los encuentros alienígenas.
La cuarta fase, la abducción, ha sido la más difícil de documentar… hasta ahora.
A finales del año 2000, los pacientes de la terapeuta, bajo hipnosis, reflejaron comportamientos que sugerían encuentros con seres no-humanos. Antes de dormir, todos ellos aseguraban haber visto una lechuza blanca que les observaba desde fuera de la ventana. Y despertaban completamente paralizados, escuchando ruidos terroríficos que provenían de fuera de la habitación justo antes de que un atacante desconocido les sacara gritando de la habitación. Los recuerdos posteriores se sumían en la oscuridad.
Según fue investigando el fenómeno, la doctora descubrió que la desaparición de personas y sucesos extraños en la región se remontaban a los años 60. Cuanto más profundizó en su investigación, más creyó en lo increíble: las historias de sus pacientes no eran falsos recuerdos, sino evidencias de abducciones alienígenas.
Integrando en el propio filme material completamente inédito y real sobre la investigación, La cuarta fase expone las terroríficas revelaciones de múltiples testigos que aseguran haber sido visitados por alienígenas con unas perturbadoras semejanzas imposibles de desdeñar cuya validez se investiga durante la película.

Terror en estado puro.

La película comienza con una breve introducción de Milla Jovovich, que termina con la frase “Al final acabara creyendo lo que usted decida”. En mi opinión la película no está mal y hay momentos en los que sobre todo, cuando aparecen las escenas de vídeo “reales”, pasas realmente angustia, el problema que veo en la cinta es el haber recurrido precisamente a esas imágenes de “archivo” para intentar dar mayor dramatismo a la historia, me explico, creo que el director no sabía muy bien qué hacer si un falso documental, cómo hiciese Peter Jackson en “Forgotten Silver (La verdadera historia del cine)” o una película basada en hechos “reales”, creo que una película a modo “documental” con los vídeos de las sesiones, entrevistas a los implicados o familiares, etc. podía haber estado muy bien, incluso mucho mejor que la película. O una película sin recurrir a imágenes de “archivo”, creo que precisamente esa mezcla y la insistencia del director durante toda la película de hacernos creer que la historia es real, le resta credibilidad, ver a Milla Jovovich en una escena a la vez que la “verdadera” doctora Tyler, te hace ver cosas como la mala interpretación de la actriz, o si no podían haber escogido a otra actriz que se pareciese más al personaje que encarna y te hace dudar de si los actores estudiaron los vídeos para hacer sus papeles.

En definitiva un popurrí de escenas rodadas con imágenes de vídeo “reales”, a modo de falso documental, intentando hacer un “Paranormal Activity” o una “Bruja de Blair”, con intérpretes conocidos, precisamente esa mezcla termina consiguiendo que al final de la película te hagas la pregunta que al principio y al final de la misma te propone su protagonista ¿habrá pasado de verdad?

Artículo anterior‘Furia de Titanes’ espectaculares nuevos pósters
Artículo siguienteJoe Johnston, habla de ‘Capitán América: El primer vengador’
Desde que tengo uso de razón siempre me he sentido atraído por el dibujo, los cómics y sobre todo el cine, culpa de esta afición la tiene “Star Wars: Episodio IV”, me sentí fascinado por la gran cantidad de naves espaciales que aparecían en ella y todo el mundo creado por George Lucas, la escena de la nave corellia perseguida por un crucero imperial que avanzaba hasta llenar la pantalla fue impactante. La música de John Williams era pegadiza y fácil de recordar, ya para entonces recuerdo mis colecciones de cromos y los muñecos de la saga. Otra gran influencia han sido los cómics, en concreto las ediciones de Vertice de Spiderman, La patrulla X, Los Vengadores, Los 4 fantásticos, con los que aprendí a dibujar copiando las viñetas de John Romita Sr. y Jack Kirby. Así que no era de extrañar que terminase estudiando en la escuela de artes de Zaragoza.