Inicio Cine Críticas de cine Crítica “Frozen. El Reino del hielo”: Enredados en la nieve

Crítica “Frozen. El Reino del hielo”: Enredados en la nieve

2693

Crítica de la película de animación de Disney Frozen.

Frozen
Fotograma de Frozen

Llega a los cines españoles este viernes 29 de noviembre la última película de Disney, la vuelta del mítico estudio de animación a sus historias clásicas, pero fusionándolas con las últimas tecnologías, usos y costumbres sociales actuales.

En esta ocasión, Disney apuesta por la animación digital sin contar con Pixar, lo cual se nota en muchos aspectos (como son el tono más romántico, el guión menos pulido y muy musical de la cinta), pero no todos negativos, puesto que incide en recuperar el “tono Disney” que le llevó a convertirse en el referente de la industria de animación, añadiendo no una, sino dos princesas a su larga lista.

La película adapta libremente la novela “La Reina de las nieves” de Hans Christian Andersen, mostrándonos un reino llamado Arendelle, en el que los reyes tienen dos preciosas niñas, Elsa y Anna. La mayor y heredera del trono, Elsa, nació con un misterioso poder: crea y controla el hielo. Debido a tan poderoso y peligroso don, las niñas viven en el anonimato y separadas, para que nadie averigüe la verdadera naturaleza de la princesa.

Pero todo se descubre cuando el día de su coronación, Elsa pierde los nervios y muestra su poder por culpa de su hermana, huyendo del reino tras sumirlo en el más crudo invierno. Anna, sintiéndose responsable, pedirá ayuda a Kristoff para traer de vuelta a su hermana y que devuelva el verano al Reino.

Nos encontramos ante la nueva creación de los responsables de “Enredados”, lo cual se nota no sólo en la animación, sino también en el desarrollo de los personajes. Si bien aquélla gozaba de un equilibrio perfecto entre comedia, drama y musical, regalándonos una cinta maravillosa y llena de color; ”Frozen” nos muestra un mundo cubierto de blanco, con menos humor (aunque lo tiene) y mucho más dramática, que sobrecarga en exceso una historia que puede resultar demasiado enrevesada para algunos niños, y al que le sobra totalmente el villano de la función (hubiera funcionado perfectamente sin él, no siempre hay que canalizar el mal en una persona).

Pero más allá de encontrarse un peldaño por debajo de “Enredados” (en su conjunto, puesto que la animación es igual de exquisita y la mayoría de personajes igual de carismáticos), Disney nos ofrece una película que intenta volver a sus raíces, que nos devuelve a la clásica princesa que busca a su príncipe azul. Eso sí, actualizando algunos aspectos y dándole un toque irónico para entretener a los padres.

El adjetivo que mejor describe a la película es, sin lugar a dudas, musical; debido a que a diferencia de otras películas donde las canciones estaban más o menos justificadas, aquí se empeñan en introducirlas en cualquier momento, cantando los personajes por cualquier motivo, ocasión y casi sin respiro. Este aspecto puede hacer las delicias de algunos o resultar excesivo para otros, pero es lo que nos entrega la cinta, la vuelta de Disney a su cine de animación más musical y tradicional.

En resumen, nos encontramos ante una película de animación de gran calidad de imagen, con un argumento interesante y unos personajes carismáticos (sobre todo el muñeco de nieve Olaf o los minitrolls) que hará las delicias de los que disfrutan de los tradicionales musicales del Estudio del ratón Mickey.

Lo peor: Demasiado dramática y enrevesada en algunos tramos, y demasiado musical de principio a fin. Se parece a “Enredados”, pero no lo es.

Lo mejor: El diseño de personajes, en especial ese adorable y tierno muñeco de nieve que quiere disfrutar del verano… ¿Nadie le va a decir dónde está el problema?

Nota: 7.

Síguenos en Twitter: @cinemascomics y @EduQuintana16