Inicio Cine Críticas de cine Crítica ‘De mayor quiero ser soldado’

Crítica ‘De mayor quiero ser soldado’

706

Crítica de la película De mayor quiero ser soldado.

Nuestro corresponsal en Madrid Gustavo Martín ha asistido al preestreno de ‘De mayor quiero ser soldado’ y a una charla con el director Christian Molina en el hotel ME de Madrid.

Gustavo con Robert Englund De mayor quiero ser soldado

De mayor quiero ser soldado es una película de drama del director Christian Molina. El guión es de Cuca Canals y Christian Molina, producida por Ferran Monje, música de Federico Jusid. La película está protagonizada por Fergus jordan que es un actor que pese a su corta edad, está empezando a hacerse un hueco en el mundo del cine. Su primer papel le llega en el 2005 con la película “Frágiles”. Ha protagonizado el cortometraje “El paraíso” y ha participado en la película “El sueño de Ivan”. El reparto se completa con Ben Temple (La Caja Kovak, Los fantasmas de Goya, Rec, Frágile), Andrew Tarbet (Mensaka, Fujitivas, La Pantera Rosa) , Jo Kelly (Never Sleeps, Elvis & Angel Heart, Univers Paralits), Danny Glover (Arma Letal, Saw, Unico Testigo) y Robert Englund (Freddy Krueger en Pesadilla en Elm Street en sus 7 secuelas, Willy en la serie V). El idioma original es en ingles.

De mayor quiero ser soldadoDe mayor quiero ser soldado es la historia de un niño de 8 años llamado Alex (Fergus Jordan) que vive en una familia normal, y su vida parece ideal hasta que se siente desplazado cuando nacen sus 2 hermanos gemelos. Alex pide a sus padres (Andrew Tarbet y Jo Kelly) una televisión para su habitación, y al escapar al control de estos descubre fascinado un mundo de violencia, de guerra y destrucción. A partir de este momento Alex deja de querer ser astronauta para desear ser soldado, poder correr aventuras, ganar dinero y matar a los malos. Cumplidos los 10 años su obsesión ha crecido y los padres no sospechan nada, hasta que comienza a tener problemas en el colegio con episodios violentos, y el psicólogo del colegio (Robert Englund) les advierte que su hijo tiene serios problemas. Alex vive en un mundo imaginario convertido en un soldado junto con su amigo imaginario, el sargento John Cluster (Ben Temple).

De mayor quiero ser soldado trata el tema de la violencia explicita que se muestra en la televisión o en los videojuegos, y al que tienen libre acceso niños de corta edad. Pretende concienciar a los padres que permiten que sus hijos accedan a toda clase de violencia sin ningún control, y que no imponen reglas claras, concediendo todo lo que piden a sus hijos con tal de que no les molesten. Es una película deslocalizada que da a entender que puede ocurrir en cualquier lugar y a cualquier familia. Tiene un guión original que hasta ahora no se había tratado en otras películas aunque en algún momento recuerda a la naranja mecánica de Stanley Kubric. En algunos momentos se hace algo repetitiva porque se repiten muchas escenas muy similares entre Alex y su amigo imaginario, el Sargento John Cluster. Es una película que no parece española. Ni por el guión, ni por los actores, ni por los diálogos.

De nota le damos un 7 sobre 10.

Desde que tengo uso de razón siempre me he sentido atraído por el dibujo, los cómics y sobre todo el cine, culpa de esta afición la tiene “Star Wars: Episodio IV”, me sentí fascinado por la gran cantidad de naves espaciales que aparecían en ella y todo el mundo creado por George Lucas, la escena de la nave corellia perseguida por un crucero imperial que avanzaba hasta llenar la pantalla fue impactante. La música de John Williams era pegadiza y fácil de recordar, ya para entonces recuerdo mis colecciones de cromos y los muñecos de la saga. Otra gran influencia han sido los cómics, en concreto las ediciones de Vertice de Spiderman, La patrulla X, Los Vengadores, Los 4 fantásticos, con los que aprendí a dibujar copiando las viñetas de John Romita Sr. y Jack Kirby. Así que no era de extrañar que terminase estudiando en la escuela de artes de Zaragoza.