Inicio Cine Críticas de cine Crítica de ‘Insensibles’: la herida que no cicatriza

Crítica de ‘Insensibles’: la herida que no cicatriza

580
Cartel de 'Insensibles'
Cartel de ‘Insensibles’

Tras meses de constantes retrasos llega a nuestras pantallas ‘Insensibles’, la ópera prima de Juan Carlos Medina rodada íntegramente en catalán y presentada en el Festival de Sitges. En ‘Insensibles’, Álex Brendemühl es un prestigioso neurocirujano cuya única opción de seguir con vida pasa por someterse a un trasplante de médula  de sus padres biológicos, a quienes no conoce. Comienza así una intensa y peligrosa búsqueda de sus orígenes, de un pasado oscuro y ambiguo que le llevará investigar la historia de unos niños que durante la Guerra Civil nacieron con un peligroso don: no sentir dolor físico alguno. Álex Brendemühl es como el ángel de la historia que vuelve la cabeza hacia el pasado al tiempo que avanza sobre las ruinas de la todavía reciente Guerra Civil española; explotada hasta la saciedad durante los últimos años y que ha llegado a convertirse en nuestro particular holocausto.

Juan Carlos Medina trama, con escaso éxito, una complicada encrucijada entre lo real y lo fantástico, entre la verdad y el embuste, entre lo pretérito y lo coetáneo. ‘Insensibles’, que a ratos sorprende y a otros desilusiona, deja tras los créditos finales un sabor agridulce fruto de un engaño banal que ni el director ni el guión son capaces de satisfacer. En ‘Insensibles’, el juego del ‘flashback’ se configura como un arma de doble filo; uno de esos filos, el que narra las vicisitudes de los niños de Canfranc, está bien afilado y engrasado, resultando conmovedor e incluso seductor, el otro, el de la búsqueda del olvido, resulta totalmente anodino y falto de ritmo. Ambas historias no logran casar del todo, haciendo que la película parezca un ‘puzzle’ en el que Medina intenta encajar, sin éxito, las piezas que no encuentra o que sencillamente no tiene.

Alex Brendemühl protagoniza 'Insensibles'
Alex Brendemühl protagoniza ‘Insensibles’

Van pasando los minutos hasta que ‘Insensibles’ se torna en un alegato en pro de la recuperación de la Memoria Histórica de esa Guerra Civil que tantas y tan poco reconocidas víctimas legó. Sin embargo, lo que acaba por transmitir es todo lo contrario de lo que pretende; que indagar en ese pasado doloroso y sin cicatrizar puede resultar fatal y catastrófico y que lo único que podemos hallar son los monstruos que dejó tras de sí. No obstante, resulta interesante el punto de inflexión del filme; esas heridas, ese oscuro pasado de nuestra historia, no serían tan dolorosas si, como en otros países como Alemania, se hubieran subsanado y no enterrado.

Lo mejor: a priori, dos cosas llaman la atención de este filme, el original y poco convencional guión, escrito por el propio Medina y por Luiso Berdejo, uno de los responsables de ‘REC’, y la lograda fotografía de Alejandro Martínez.

Lo peor: que el original elemento fantástico de la cinta acabe siendo un ‘Macguffin’ para desarrollar otra de las muchas historias sobre la Guerra Civil que el cine español ha producido durante los últimos años.

Nota (del 1 al 10): 5,5

Aitor Lopez
A pesar de gastar bastante tiempo en su Licenciatura de Historia siempre le apasionó el cine; desde los blockbusters de Lucas y Spielberg, que devoraba de pequeño, a los Ford, Coppola, Scorsese y Wilder de los que disfruté más adelante. Así, movido por un irrefrenable deseo de ser fiel a sí mismo, se mudó de Zaragoza a Barcelona para realizar un Master en Estudios de Cine con la esperanza de que este le abriera las puertas del competitivo mundo periodístico. Desde la Ciudad Condal compagina su pasión por el cine con la historia, los comics de superhéroes y alguna pachanga baloncestística ocasional.Podéis leerme también en http://cinepropagandaycintasdevideo.blogspot.com