Crítica a: La máscara 2. Una precuela demasiado inferior a la original Crítica a: La máscara 2. Una precuela demasiado inferior a la original
Críticas de cine

Crítica a La máscara 2. Una secuela demasiado inferior a la original

La Máscara 2 sin duda es un ejemplo de como no tienen que hacerse las secuelas.

Diez años después de perturbar la vida de un hombre ingenuo, la famosa máscara cae en manos de un joven padre. Cuando nuestro protagonista supera su temor a la paternidad tras el nacimiento de su primer hijo, descubre que está bajo los poderes de la máscara. Lo que todos ignoran es que Loki (Alan Cumming), el malvado dios escandinavo, la busca y está dispuesto a todo con tal de recuperarla.

La plataforma audiovisual Netflix, decidió hace unas semanas recuperar el film de La Máscara y dejarlo en su catálogo abierto a todo el mundo. Lo que no se sabe es si próximamente también comprará la segunda parte de este producto. La precuela de la gran película The mask que comentábamos hace apenas 3 semanas, regresó en el año 2005 de una forma un tanto olvidadiza. La errónea intención por dirigirse a un público más infantil ha hundido el verdadero alma de este film.

El reparto uno de los elementos más añorados

No obstante, uno de los errores más intensos es la caída del actor Jim Carrey, quién dio vida a la verdadera historia. El elenco no transmite todo el alboroto al que nos acostumbramos en la primera parte. En cierta medida por el simple guion y la insignificancia de los acontecimientos, siendo estos totalmente predecibles tanto para una persona adulta como para el público más infantil.

Cabe destacar los grandes y mejorados efectos especiales que hacen aún más real los poderes de la máscara como si de una ampliación mejorada se tratase. El tempo del film acompaña mucho a la acción y es de agradecer, entremezcla ambas técnicas con un ritmo correcto que deja que desear en muchas películas actuales. También los efectos sonoros juegan de forma adecuada su papel combinándose entre sí con los demás elementos.

Siempre que se retoma un proyecto tan cuidado y querido por el público debe estar muy elaborado y con la máxima intención de agradar al espectador, pero no ha llegado a conseguirlo del todo. La baja de los actores principales y el cambio de registro dejan un foso difícil de rellenar. No creo que sea innecesaria pero si demasiado inferior a la original y eso es algo que una precuela nunca puede permitirse.