Inicio Cine ‘Branded’: el virus de la publicidad

‘Branded’: el virus de la publicidad

Compartir

Branded es una obra experimental dirigida por los publicistas Jamie Bradshaw y Alexander Doulerain, quienes tratan de evidenciar la progresiva autoridad que está adquiriendo la publicidad en el mundo.

‘Branded’ es una coproducción entre Rusia y Estados Unidos que formó parte de la selección oficial del Festival de Sitges de 2012, provocando un rechazo general por parte de la audiencia.

Cartel de 'Branded'El controvertido filme presenta un mundo futurista manejado por poderosas empresas de marketing, las cuales actúan rebasando cualquier límite legal y moral. En esta distopía, la publicidad se convierte en un parásito que anida en el ser humano, un virus capaz de gobernar nuestra mente y cuerpo. Misha, un reconocido publicista, declarará la guerra a las marcas e intentará librar al hombre de su control. Una intención tan valerosa como inútil, pues la única forma efectiva de destruir la publicidad es contraatacando con la misma estrategia, el marketing.

Puede que la originalidad no sea el fuerte de la película (no es la primera sátira audiovisual sobre el tenebroso dominio de McDonald’s y Starbucks), pero esto no explica la negativa respuesta que obtuvo en Sitges. Para descubrir qué es lo que falla en el filme, haremos un breve repaso de los elementos estructurales y de fondo.

En cuanto al aspecto formal, la combinación de distintos tipo de ángulos y los movimientos de cámara otorgan dinamismo a la película, aunque me temo que no lo suficiente. Los decorados son creíbles y la calidad de imagen es buena. Además, la película cuenta con elaborados efectos especiales. Por lo tanto, si la película no funcionó, no es por falta de presupuesto o por la labor del equipo de preproducción y posproducción (excepto por las transiciones pomposas entre planos que aparecen de vez en cuando…)

Branded

Personalmente creo que el principal fallo está en la pésima actuación de los actores. Los protagonistas no son capaces de transmitir ninguna emoción al espectador. La historia de amor entre los principales personajes es basta y forzada, las miradas y sonrisas que se dedican no tienen ningún tipo de valor. Es una lástima no haber trabajado más la actuación, pues la trama incluía interesantes situaciones de locura, desesperación o comprensión que habrían sumado puntos a la obra.

En cuanto a los aspectos de fondo, puedo decir que se transmiten ideas atractivas. Todos sabemos que la publicidad tiene una gran influencia en la sociedad, pero, ¿cómo de grande es esa intromisión? La película enseña al espectador que cuestiones que creemos tan sólidas e invariables como lo es el canon de belleza contemporáneo (en el que la delgadez es sinónimo de belleza) pueden ser modificadas por la publicidad de una forma tan sutil que el individuo sea incapaz de apreciar el cambio.

Realmente no hay muchos elementos trascendentales que analizar en la película. Aunque el principio pueda parecer profundo y filosófico, no lo es. A veces ocurre en las obras experimentales, la originalidad y el carácter trascendente no son fáciles de conseguir por muy crítica y revolucionaria que pretenda ser. Otro elemento negativo es la combinación de subtramas aburridas y sin sustancia que lo único que consiguen es desviar la atención del espectador de la trama principal y que la película resulte mucho más pesada.

Branded es el claro ejemplo de ese tipo de películas que pretenden dejar huella pero que, debido a una sucesión de catastróficas desdichas, se quedan flotando en la superficie de los festivales. Aunque esté siendo muy radical, quiero dejar claro que estas películas son necesarias. No necesarias para que las veáis vosotros, pero sí para que los propios directores las revisen y corrijan todo aquello que no ha resultado. Quizás Branded no sea una maravilla, pero puede que sea el primer paso para una segunda mucho mejor.


Compartir
Patricia Torres

Humilde cinéfila amante de los filmes más polémicos y enrevesados. Os ayudaré a descodificar aquellas películas que nos traen de cabeza, aquellas que abandonamos en la carpeta de ‘petardos horribles’ y a las cuales siempre otorgamos un cómodo final abierto.

Si buscáis un cine de palomitas, el cual no critico en absoluto, esta no es la mejor sección. Comentaremos películas de culto, películas censuradas, películas dirigidas a una minoría tan reducida que solo el director y su mujer las entienden.

Como no estoy en posesión de la verdad absoluta, me encantaría que comentarais y debatierais conmigo las mayores extravagancias que el cine ha engendrado.