Inicio Cine Andy Muschietti, director de ‘Mamá’: “El interés de Del Toro fue halagador”

Andy Muschietti, director de ‘Mamá’: “El interés de Del Toro fue halagador”

835

Andy Muschietti pasó hace unos días por Barcelona para presentar el lanzamiento en DVD y Blu-Ray de su ópera prima ‘Mamá’

‘Mamá’ es un proyecto hispano-canadiense producido por su hermana Bárbara y por el mismísimo Guillermo Del Toro.

Sinopsis: ‘Mamá’ es una película de terror que cuenta la historia de dos hermanas, Lilly y Victoria, que han vivido solas durante cinco años en una cabaña en el bosque tras la trágica muerte de sus padres. Después de una larga búsqueda, sus tíos Lucas (Nikolaj Coster-Waldau) y Annabel (Jessica Chastain) tratarán de reinsertar a sus sobrinas en la sociedad. Lo que ignoran es que una fantasmagórica y monstruosa figura llamada Mamá ha sido quien ha cuidado de las niñas durante su ausencia.

El filme está basado en un corto de tres minutos que filmó Muschietti hace cinco años y que, según el propio Del Toro, es “uno de los mejores cortos que he visto nunca”. Pudimos hablar con Andy Muschietti acerca de la preparación de su película, de sus referencias y de la actualidad del cine de terror.

‘Mamá’ se basa en un corto que realizó hace unos años. ¿Llevaba la idea de transformarlo en largometraje cuando lo rodó?

No, el corto fue una pieza sin demasiada importancia que se me ocurrió una mañana. Sin embargo, me pareció algo digno de llevar a la pantalla. Gracias a tener una pequeña productora de publicidad y al haber rodado varios anuncios era algo que me podía permitir. De todas maneras, fue una visión que tuve una mañana y probamos suerte con ella. Después, el corto sirvió como base para otro largometraje en el que estábamos trabajando por aquel entonces llamado ‘El anhelo’, un proyecto con el que íbamos muy en serio y que estaba muy bien encaminado hasta que descubrimos que la gente respondía mejor al corto de ‘Mamá’ que a ‘El anhelo’. Eso fue lo que me impulsó para sentarme y escribir la historia completa de esas dos niñas atraídas por una figura fantasmagórica.

Andy Muschietti, director de 'Mamá', en el rodaje

Entonces, el hecho de que Guillermo Del Toro se pusiera en contacto con usted debió de suponer una enorme sorpresa.

¡Sí! Me sorprendió todo el proceso que se dio alrededor del corto, empezando por el genial recibimiento que tuvo en el Festival de Sitges de 2008. Fue presentado en la inauguración y creo que a la gente le gustó mucho. Sitges es una especie de plataforma importante y eso generó el boca a boca que hizo que ‘el gordo’ lo viera y que me llamara por teléfono. Le impactó y es muy halagador que alguien como Guillermo Del Toro te diga que tu corto es uno de los mejores que ha visto en la vida, es algo impresionante.

¿Qué le pareció el ‘remake’ de ‘Evil Dead’ que dirigió el uruguayo Fede Álvarez?

Al rodarse casi al mismo tiempo, lo de Fede Álvarez fue una especie de espejo de lo que pasó con ‘Mamá’. La diferencia es que la plataforma que utilizó Fede para vender su corto (‘Ataque de Pánico’) fue YouTube. El corto está muy bien, al igual que la película. La vi el otro día en Amsterdam porque aquí la dan doblada únicamente y no estoy acostumbrado a ver las películas así. Lo que le pasó a Fede fue lo mismo que lo que me pasó a mí, la diferencia es que su película es un ‘remake’ del clásico de Sam Raimi. Su situación era por tanto más comprometida pero lo hizo muy bien y su película es muy buena, muy dolorosa. No tiene el humor de la original, pero fue una decisión que se tomó desde el principio.

¿Cree que  estamos siendo testigos de un ‘boom’ del género de terror en América Latina?

Lo de Fede es un reflejo de lo que me sucedió a mí y espero que sea algo significativo de lo que pasa y vaya a pasar en Sudamérica. Es lo que he dicho muchas veces, el cine en Argentina se vio vapuleado por la realidad que se había vivido en los últimos 30 años. Las películas de género eran vistas como algo superficial y los escasos presupuestos hicieron que no se soñara con hacer algo diferente de la temática de los desaparecidos, del proceso militar y de las consecuencias de eso. Es algo parecido a lo que ocurre aquí con la Guerra Civil, pero imagínate eso con la cercanía de los años 70. Yo creo que este ‘boom’ del género de terror es algo bueno y espero que sea una señal de que las cosas están cambiando.

¿Piensa que la única manera de llegar a un público amplio es trabajar con actores de Hollywood?

La ecuación es muy simple; un estudio si tiene una estrella tiene más posibilidades de vender su película porque el público la reconoce y el estudio por tanto tiene más garantías. Lo de las estrellas es un arma de doble filo porque es algo que puede no gustarte, aunque por otro lado te garantiza que un montón de gente vaya a ver tu película. No es el caso de ‘Mamá’ porque estoy muy contento con los actores con los que he trabajado (Jessica Chastain y Nikolaj Coster-Waldau). Ahora están empezando a ser estrellas muy respetables pero cuando comencé a trabajar con ellos no lo eran. No es crucial, pero cuanto más reconocido es el actor, más fácil es que un estudio te dé plata para tu película.

Cartel de 'Mamá'
Cartel de ‘Mamá’

Hay una cosa que me llamó mucho la atención de su película, y es la utilización de insectos como premonición del mal; algo muy típico en películas de Guillermo del Toro como ‘Mimic’ o ‘Cronos’. ¿De quién fue la idea de poner a las polillas?

En realidad hubo una etapa en la que uno de los guionistas de ‘Mamá’, Neil Cross, sugirió meter arañas en la película. A mí las arañas me gustan pero hubo un punto en el que no se relacionaban demasiado con ‘Mamá’ y las cambié por esas mariposas nocturnas. Me parecieron más acojonantes y además las arañas me parecieron algo más bien relamido. Las polillas aparecen también en otras películas como  ‘The Possesion’ o ‘El Exorcista 2’, pero me parecieron muy acordes con la naturaleza del personaje porque son unos insectos que no se sabe si están vivos o muertos, muy acojonante. Las polillas son como un portal hacia otra dimensión. El final es un broche que me pareció coherente con el desarrollo de la película y que también era muy poético.

En su día sorprendió gratamente el papel de Isabelle Nélisse (Lilly). ¿Cómo fue la preparación de su papel en ‘Mamá’? ¿Se basaron en casos reales de niños salvajes para elaborar su personaje?

Los casos reales de niños ferales fueron objeto de estudio e investigación por mi parte. Quizás el más estremecedor, aunque no fuera salvaje, sea el de una chica de Estados Unidos que estuvo encerrada unos ocho años en una habitación sin contacto con el mundo exterior y fue irrecuperable. Nunca pudieron reinsertarla en la sociedad ni consiguieron enseñarle a hablar porque estuvo atada durante ocho años a una silla. Es un caso terrible. Eso fue una primera influencia pero a las niñas nunca se lo mostré porque sus interpretaciones eran más un trabajo de imaginación y no quería influenciarlas con ejemplos de niños ferales. Además, los últimos casos de niños salvajes que fueron filmados no correspondían con lo que yo quería. Las niñas debían ser un reflejo de lo que era Mamá, algo mitad animal, mitad otra cosa.

‘Mamá’ me recordó mucho a una loba que protege a sus crías con un alto instinto materno y animal.

¡Exacto! Las niñas tenían que reproducir sus movimientos y por ello era muy importante que imitaran a aquella cosa monstruosa que les protegió y eso es algo acojonante. Lo fuimos consiguiendo con la ayuda de cuerdas, utilizábamos a Mamá como a una marioneta. Después borrábamos digitalmente esas cuerdas para conseguir ese efecto aterrador que andábamos buscando.

Por último, cuéntenos en qué trabaja ahora y qué planes tiene para el futuro.

Me iré a Hawai de vacaciones a gastarme el dinero conseguido con ‘Mamá’ (risas). En realidad ahora estoy escribiendo otra película que todavía no tiene nombre y que estará dentro del género de terror. Transcurrirá en un pueblo de los años 30 y tendrá más fantasmas, será más acojonante todavía y tendrá un puntito de comedia.

Aitor Lopez
A pesar de gastar bastante tiempo en su Licenciatura de Historia siempre le apasionó el cine; desde los blockbusters de Lucas y Spielberg, que devoraba de pequeño, a los Ford, Coppola, Scorsese y Wilder de los que disfruté más adelante. Así, movido por un irrefrenable deseo de ser fiel a sí mismo, se mudó de Zaragoza a Barcelona para realizar un Master en Estudios de Cine con la esperanza de que este le abriera las puertas del competitivo mundo periodístico. Desde la Ciudad Condal compagina su pasión por el cine con la historia, los comics de superhéroes y alguna pachanga baloncestística ocasional.Podéis leerme también en http://cinepropagandaycintasdevideo.blogspot.com