Los X-Men demuestran por qué son sus peores enemigos Los X-Men demuestran por qué son sus peores enemigos
Cómics

Los X-Men demuestran por qué son sus peores enemigos

Los X-Men demuestran por qué son sus peores enemigos

Las malas decisiones que están tomando los X-Men pueden llevar al desastre a toda la comunidad mutante y también al resto de humanos.

Atención SPOILERS del cómic de Marvel X-Men número 8 de Jonathan Hickman, Mahmud Asrar, Sunny Gho y Clayton Cowles. Uno de los grandes problemas de este equipo de superhéroes es que algunos de sus miembros son propensos a actuar precipitadamente y sin pensar. La toma de decisiones precipitadas de un mutante vuelve a meter a todo el equipo en problemas. Wolfsbane, uno de los jóvenes X-Men de los Nuevos Mutantes, trae un artefacto alienígena del que no sabe nada desde las profundidades del espacio a Krakoa. Sin analizar cuál podría ser el artefacto, ella descuidadamente usó un Brood King Egg como decoración.

Los X-Men demuestran por qué son sus peores enemigos

Cuando Nroo, un miembro mutante ve el huevo, instantáneamente se asusta y explica frenéticamente que es el Huevo del Rey Brood, un objeto por el que su especie está dispuesta a ir a la guerra. Como le dice a Wolfsbane y los Nuevos Mutantes, los alienígenas pueden oler el huevo de una galaxia de distancia.

Como si fuera una señal, un buque de guerra Brood se estrella en la isla, derramando cientos de criaturas. Los Nuevos Mutantes y los otros X-Men defienden la isla contra los extraterrestres, pero Jean Gray señala al líder del equipo Cíclope que “van a perder gente” debido a las acciones inusualmente descuidadas de Wolfsbane.

Los X-Men demuestran por qué son sus peores enemigos

La invasión de Krakoa por los Brood es un desastre que podría haberse evitado fácilmente.

Teniendo en cuenta cuánta la experiencia tienen los X-Men en el manejo de amenazas desde el espacio, Wolfsbane y los Nuevos Mutantes deberían haber sabido mejor que llevar un objeto no identificado desde el espacio a la isla, es algo poco recomendado para su supervivencia como especie.

Sin embargo, esto es simplemente el último de una serie de eventos similares que han ocurrido desde que los mutantes establecieron su nación en Krakoa.

En X-Men número 2, Cíclope, Cable y Rachel Summers se encuentran con un extraño ser humanoide con el que no pueden comunicarse. A Cable se le ocurre la brillante idea de darle a la criatura una granada térmica como un “regalo” para demostrar que los X-Men vienen en paz. Sin embargo, la granada explota en la cara de la criatura, provocando una vez más un conflicto que podría haberse evitado.

Los miembros más jóvenes del equipo no son los únicos propensos a cometer tales errores.

Magneto, uno de los miembros “más sabios” del equipo, provocó a la Mujer Invisible de los Cuatro Fantásticos, lo que llevó a su declaración de que los X-Men ya no son héroes. Wolverine atacó recientemente a Omega Red cuando apareció en la isla herido y solicitando una amnistía, aunque terminó siendo un agente doble. Además, la decisión del profesor X de reunir a la mayoría de los mutantes del mundo en una sola isla mientras toma una postura agresiva hacia el resto del mundo en House of X ha generado un escepticismo comprensible del resto del Universo Marvel.

Todos estos incidentes hacen que los X-Men parezcan inusualmente irresponsables últimamente. A pesar de que el rápido pensamiento de algunos veteranos hizo que se deshicieran del Huevo Brood, la locura de los Nuevos Mutantes todavía trajo una batalla innecesaria a la puerta de su nación. Si bien aún podría haber algunas explicaciones racionales para su descuido, los X-Men podrían condenar el futuro de la especie mutante si no comienzan a actuar con más cuidado.