Cómics / X-Force. Sale la Bestia, entra el Chico Omega
Cómics

X-Force. Sale la Bestia, entra el Chico Omega

X-Force 11

X-Force, la serie del grupo más violento dentro de la franquicia mutante alcanza un nuevo hito al enfrentarse a monstruos marinos mutantes

X-Force, el grupo que oficialmente debería dirigir Lobezno, pero en realidad es controlado por la bestia desde las sombras, llega un nuevo momento. Llegamos al último número del problema con Rusia, con Arcady y con Peter Rasputín, y sobre todo seremos testigos de cómo finalmente la Bestia intenta recuperar la confianza de Coloso, aún a sabiendas de que todo surgió de su obsesión de hacer lo necesario para poder alcanzar la victoria.

Pero no queda aquí todo ya que vamos a asistir a lo que podríamos llamar el primer desastre ecológico mutante. Un desastre producido por la isla de Krakoa, que en su propio ciclo biológico produce residuos mutagénicos, y será necesaria la ayuda del primer mutante de Marvel, Namor, para encarar una amenaza que regularmente llegaría a producirse si no se pone freno en su inicio.

Finalmente en estos números acabaremos con las nuevas aventuras de Quentin, el galán que ya tiene pareja y unos poderes desatados. Y cuando uno no está preparado siendo un mutante de clase Omega cualquier cosa que descontrole sus poderes es la semilla de un gran desastre potencial.

Benjamin Percy y Joshua Cassara mantienen el nivel de acción y sobre todo de sorpresas y cambios dentro de esta franquicia mutante, que quizás sea la más activa y la más rápida de leer. Pero no hay que equivocarse, no confunde en ningún momento su necesidad de la acción del movimiento puro y duro hacia delante para poder enganchar al lector con una buena trama, para no dejar ni un respiro en sus páginas.

Sigue siendo una las series que aunque tuviera mucha importancia al inicio de esta nueva franquicia, en Amanecer de X, poco a poco ha ido perdiendo relación directa con la Patrulla, ganando independencia transformándose en una colección pura de un grupo subterráneo, o una especie de equipo de operaciones negras o de la CIA o de servicios secretos pero dominados por una personalidad que poco a poco ha pasado de ser arrogante a controladora, maquinadora y finalmente a no aceptar siquiera sus fallos, y nadie hubiera pensado que ese personaje iba a ser la Bestia.

El nivel gráfico la serie mantiene un nivel envidiable con un Joshua Cassara que cada día está más a gusto más suelto y es capaz de dejar composiciones agresivas, locas, dinámicas y potentes llevando la acción a un nivel más allá del que están la mayor parte de sus series hermanas, quizás viéndose solamente comparado con la serie de Lobezno en la que están haciendo otro trabajo realmente bueno. Es una serie que merece la pena simplemente por la acción y por toda la diversión que produce leer, aunque ahora mismo se encuentra un impás que no le dota todavía de suficiente importancia en las series mutantes como tuvo al inicio.

La serie que fue llamada a controlar junto con la Patrulla X la franquicia mutante, llena de acción y el contenido simplemente ha optado por apartarse del mundo mutante y convertirse básicamente en la historia de los limpiadores una especie de coche escoba que acaba con problemas mutantes que aparecen exclusivamente dentro de las cercanías de ese mundo oscuro que rodea las operaciones inteligencia.

Percy, que está logrando una gran época dentro de Lobezno, aquí se ve mermado un poco, simplemente por no tener la misma libertad para jugar ya que sigue teniendo las limitaciones de ser un grupo básicamente controlado por la Patrulla X. Pero esto no le resta potencia como para que sea una de las series más adictivas de la franquicia lo que le da un valor más allá de importancia dentro del universo mutante y se convierte en su importancia como gran diversión y con sus homenajes a muchos otros cómics e incluso al cine de serie B o serie Z.