Inicio Cómics X: Feroz. En el país de los ciegos el tuerto es el...

X: Feroz. En el país de los ciegos el tuerto es el rey

1494
Portada Volumen 1, X: FEROZ

Brutal, sin concesiones, la justicia en dos trazos. Así es el mundo de X, el recuperado antihéroe de Dark Horse que Aleta trae a nuestro país. Un justiciero acaba con los corruptos de arcadia, por todos los medios posibles ¿estás dispuesto a aguantar toneladas de violencia y brutalidad?

Otro personaje recuperado de la década de los noventa que renace. Las editoriales rebuscan en sus contenidos para publicar nuevas series, y parece ser que actualizar conceptos está de moda. X nació dentro de la línea Dark Horse Héroes, era un implacable justiciero que intentaba limpiar una ciudad corrupta hasta la médula. La idea no era original, otro antihéroe violento que se interesa más por los finales que por los medios a usar para lograrlos. Pero se dejaba querer el chico. Con ultraje de luchador mexicano de cuero, con una capa roja desgarrada y un collar de pinchos estilo sadomasoquista el violento enmascarado se ganó sus adeptos. La razón, Steven Grant, un guionista infravalorado que gustaba de la violencia, él fue el que definió al Punisher en ‘Circulo de sangre’ y ‘Regreso de la gran nada’. Y además estaba acompañado por Doug Mankhe, un autor que empezaba a despuntar por aquel entonces y ahora vemos muy a menudo en títulos punteros, y hasta Chris Wwarner, ideólogo de la línea, se daba un paseo por esta serie. Un personaje que se hacía hueco entre los justicieros de la época, pero la época no duró. Al final la cantidad de material desbordó las librerías y muchas editoriales cerraron líneas para ahorrar. Dark Horse Heroes fue una de las víctimas. Pocos títulos tenían calidad como para pelear contra los grandes, pero dieron guerra. Uno de los personajes hasta acabo en el cine, Barba Wire acabó siendo una infumable película con Pamela Anderson. Bueno, quizá eso acabó de matar todo esto.

Dark Horse desde entonces ha cuidado mucho lo que ha publicado, evitando caer en grandes demostraciones de fuerza y dedicándose a crear un catálogo de calidad y atractivo para casi todo tipo de lectores. Y decidieron recuperar a X. Duane Swierczynski era el encargado de revisar y recrear al enmascarado. No es su primer rodeo con personajes de este tipo, Punisher, Cable, Bloodshot, han pasado por su mano y los resultados son siempre recomendables. Pero en X le estaban dando algo que de por sí ya era violento y el guionista de impronunciable apellido decidió que lo mejor era cambiar el enfoque. X era el centro de todo, pero ya no relataba en primera persona su historia, aparecía la bloguera sensacionalista Leigh Ferguson para contarlo, como si de una conspiración de los poderes fácticos para esconder la realidad se tratará la periodista descubre la espiral de brutalidad que deja el justiciero. Esta nueva perspectiva le da mucha vida a la narración ya que todo puede ocurrir y nadie conoce el plan de X.

¿Y qué planea? Una masacre, una sangría para acabar con los corruptos de su ciudad, una Arcadia que tiene muchos parecidos con la actual Detroit. Y esta urbe importa, y mucho. Una población acabada que vive de fondos federales, llena de desesperados y zonas que parecen más salidas de Mad Max que de los USA, Swierczynski fuerza la credulidad llevándola más allá de la exageración y la verdad es que funciona, parece más una escena cyberpunk o de un futuro distópico sucio, es oscuro, propio de novela negra. Y en medio de eso la única solución contra la corrupción y la degradación es cortar por lo sano, como sea.

Que nadie espere un cómic sesudo y lleno de decisiones morales, de grandes actos heroicos y poderes coloridos. X es sucio, es violento, perturbador en ocasiones (esa cara porcina me perseguirá mucho tiempo), en definitiva, es un laberinto que recorres a toda velocidad en una montaña rusa. No da respiro, a las pausas siguen más escenas de acción, sangre por todos lados, acción y sobre todo y por encima de todo, justicia definitiva. No es una colección para corazones débiles, no es para filósofos, es para aquellos que saben que está mal pero disfrutan de la justicia a golpe de puño, de disparos y de explosiones, y sangre, mucha sangre.

Eric Nguyen ha trabajado en superhéroes puros como Stormwatch, en el héroe oscuro por definición, Batman, y siempre ha sido un dibujante de acción y oscuridad, y por qué no decirlo, de suciedad. Es capaz de mostrar claramente la degradación de una Gotham que parece una bella urbe gótica pero que esta rellena de gusanos. X es ideal para él, rápida narración, diálogos breves y afilados, aquí puede sacar todo lo que tiene dentro. El ambiente de Arcadia es sucio y decadente y Nguyen eso sabe cómo hacerlo. Es un autor que es capaz de hacer mucho, sabe dibujar y muy bien, pero en este estilo cercano al Maleev de Daredevil que llenaba de sombras y oscuridad la Cocina del Infierno, él llega mucho más lejos, la oscuridad absorbe y las sombras son amenazadoras, la corrupción está tan arraigada que todo la desprende.

No todo en el mundo de la historieta tiene que ser heroico, reflexivo, emocionante o un desafió intelectual, tiene que haber divertimento. Y ahí está X esperando para mostrar al lector suciedad a golpe de adrenalina pura. No será la obra más recordada de sus autores, pero desde luego se situará entre las preferidas de muchos por su simpleza y por su gran capacidad de diversión. El título de este número no puede ser más claro ‘Feroz’ así es este nuevo X.