Inicio Cómics ‘Wonder Woman. Renacimiento 2’, el dios de la Sangre tiene miedo de...

‘Wonder Woman. Renacimiento 2’, el dios de la Sangre tiene miedo de la Mujer

Compartir

Portada Wonder Woman Renacimiento 2Mientras el enfrentamiento con el dios de la sangre se aproxima, Diana sigue recordando su elección como embajada y símbolo de Themiscyra, su llegada al mundo exterior, y como conoció a sus amigos mortales, en especial Steve Trevor, el hombre que piso Isla Paraíso y le descubrió un mundo nuevo y sorprendente. Greg Rucka conduce el “renacimiento” de Wonder Woman con paso firme, con fuerza, y ayudado de dos grandes artistas, Liam Sharp y Nicola Scott, ¿qué más podemos pedirle a un cómic de superhéroes?

Greg Rucka continúa su nueva etapa en la vida de la Princesa Amazona decidido a dejar impronta. Con una narración doble, juega con las dos lineas de Diana, el pasado, construyéndolo de nuevo y deconstruyendo su origen y conflicto para poder comprenderlo de nuevo, y su presente, como heroína ya formada y luchando en una guerra contra un enemigo superior, un dios primitivo, sanguinario, y bárbaro. Y la clave de todo está en Cheetah, pasado y presente de Wonder Woman, enemiga y aliada, la mujer felina encarna la femineidad salvaje, desesperada, justo lo contrario que el equilibrio y el orden que la amazona representa.

Rucka sabe escribir, su obra lo demuestra tan sobradamente que es difícil ponerle pegas, y en este caso se esfuerza en estudiar el elemento principal de Wonder Woman, la mujer. A través de varios personajes y sus actuaciones, vemos ejemplos de diferentes mujeres, fuertes, menos fuertes, de su reacción frente a lo desconocido, o su valor para enfrentarse a deseos concedidos pero que no resultan como desean. Los hombres no faltan, y completan este fresco en el que podemos observar nacer de nuevo el mito de la supermujer, pero sobre todo de Diana, la princesa, la mujer, la heroína.

wonder woman rebirth sharp scott

En el apartado gráfico no podía estar mejor acompañado el escritor. Para las secuencias pasadas, recuerdos brillantes y más cándidos, de juventud, el brillante estilo de Nicola Scott, que deja que el superheroe y sus capacidades, sus ansias, brillen en sonrisas, en gestos, en la luz y la definición de su estilo. Pero el presente es más sombrío, y para eso tenemos al genial Liam Sharp. Desde sus trabajos en Conan, Tales to Astonish o el Hombre Cosa, oscuros y malditos, a veces lineales y otros llenos de rayas y manchas, hasta su Hulk o sus ultimas obras, el escocés ha demostrado que su estilo barroco y poderosos, es capaz de traer el terror o el poder a las paginas que dibuja. Una princesa poderosa, que en manos de Sharp, es capaz de imponerse como un muro frente al mal, simplemente brillando con pureza en medio de la oscuridad.

Wonder Woman es una de las series más interesantes dentro del Renacimiento de DC Cómics, y por ello merece mucho más que un vistazo, ya que cada tomo completa esta historia, que tiene un objetivo, volver a traer a la heroína brillante e icónica, más allá de la idea de guerrera despiadada que había venido arrastrando. Y por si alguien duda del cariño del equipo por el personaje sólo tiene que leer ese guiño al avión invisible de los primeros tiempos de Diana, impagable. En pocas palabras, si eres fan de DC y de la amazona, esta serie es: Imprescindible.


Reseña Panorama
Compartir
José Carlos Royo
Desde que tengo memoria he leído cómics. Mi madre me compró el primero antes de aprender a leer bien, alguien le contó a la pobre que ayudaba a los niños a acercarse a la lectura. Aún busca a la persona que se lo dijo para agradecérselo apropiadamente, con un garrote.Apasionado del mundo de la viñeta devoro todo cómic que se me pasa por delante. El americano es mi predilección pero el japonés y el europeo también llena mis estanterías. Si le añades los libros, las series de tv y las películas soy lo que hoy día llaman friki, y estoy orgulloso de serlo.Periodista con tendencias televisiva,s cuando me lo permiten hasta escribo. No me caso con nadie y ya sea aburrido, trepidante, intenso o un gasto de papel, un cómic hay que leerlo y comentarlo para que este de verdad vivo.