Inicio Cine ANONYMOUS: ¿William Shakespeare escribió sus obras?

ANONYMOUS: ¿William Shakespeare escribió sus obras?

Compartir

Póster de AnonymousSi William Shakespeare no escribió las obras y sonetos que cautivaron y maravillaron a tantas generaciones, ¿quién lo hizo? Esa es la controvertida pregunta que subyace en el corazón de un nuevo thriller, Anonymous, del aclamado director Roland Emmerich.

Emmerich (Independence Day, El patriota, 2012) y el guionista John Orloff han convertido esta teoría de la conspiración literaria en un brillante drama histórico ambientado en la corte de Isabel I.

La teoría de que Shakespeare no escribió las obras de Shakespeare – y que se conoce como el “debate de autoría” – tiene ya décadas de antigüedad y atrae a un ilustre grupo de partidarios desde hace años.

Académicos, actores y escritores – entre los que se encuentran Benjamin Disraeli, Charles Dickens, Mark Twain, Orson Welles, Sigmund Freud y Sir John Gielgud – han apoyado la afirmación de que Shakespeare simplemente no escribió las obras que se le atribuyen. En su conjunto, a estos críticos se les conoce como los “anti-stratfordianos”.

Argumentan que no existen pruebas documentadas de que William Shakespeare, actor y accionista del The Globe Theatre, fuera nunca escritor; no se ha encontrado ningún documento manuscrito suyo excepto seis firmas (y cada una de ellas con una ortografía diferente).

Era uno de los ocho hijos de unos padres analfabetos de Stratford y nada sugiere que se formara más allá de un nivel rudimentario muy alejado de la educación clásica.

Fotograma de AnonymousEstos críticos señalan que sus obras revelan un profundo conocimiento del derecho, la medicina y la navegación y, además, datos de primera mano sobre la corte y la Italia renacentista, entre otras muchas cosas, y afirman que el autor tendría que haber recibido una educación de primer orden y ser un hombre versado en numerosas materias estudiadas en gran profundidad.

Shakespeare, afirman, casi con total seguridad nunca salió de Inglaterra y no hay pruebas de que formara parte del círculo cercano de Isabel I.

Son varios los candidatos a ser el verdadero autor, entre los que se incluyen Sir Francis Bacon, Christopher Marlowe, William Stanley, el conde de Derby y, de hecho, existe una teoría que sostiene que sus trabajos son obra de más de una persona.

Para Emmerich y Orloff (guionista de parte de la aclamada miniserie bélica Hermanos de sangre y de Un corazón invencible, un drama sobre el secuestro y asesinato del periodista estadounidense Daniel Pearl), Edward De Vere, el XVII conde de Oxford (interpretado por Rhys Ifans en la película) es un firme candidato.

Situaron a De Vere en el corazón de su historia como un noble que se ve obligado a mantener en el anonimato y que es el autor de las obras que arrasan en una sociedad isabelina marcada por las intrigas y los complots sobre quién sucederá a la reina en el trono.

Con un equipo tan dotado, Anonymous se convierte en un emocionante thriller cuando De Vere se sirve de William Shakespeare como pantalla para ocultar su secreto y, en última instancia, asumir la autoría de un notable corpus literario que ha perdurado más allá de los siglos.

“Durante mis investigaciones me convertí en una de esas personas que creen que Shakespeare no escribió ese increíble conjunto de obras literarias”, confiesa Emmerich. “Y existe una teoría muy sólida que afirma que su autor fue el conde de Oxford, y esa es la que hemos empleado en nuestra película.”

Ifans está convencido de que este film suscitará un animado debate cuando se estrene. Supondrá arrojar una bomba literaria en los salones académicos forrados de estanterías y cubiertos de polvo, y eso parece complacer al rebelde que lleva dentro.

“Básicamente, la película trata de quién escribió las obras de Shakespeare”, afirma Ifans. “Y se formará mucho revuelo y muchas vacas sagradas  van a tener que tomarse más de un Valium cuando se estrene. Va a levantar mucho polvo, de eso estoy seguro.”

“He investigado mucho, he leído esos grandes volúmenes con más páginas que la Biblia y existen muchas pruebas que demuestran que Shakespeare no fue necesariamente el autor de sus obras.”

“Existen muchos argumentos a favor de la teoría de que su autor fue Edward de Vere. Como actor, estoy encantado de que alguien escribiera esas obras y sonetos, pero no fue William Shakespeare. William Shakespeare es una marca internacional. Espero que nuestra película entretenga, inspire y encolerice.”

En la historia, De Vere es un noble expulsado de la corte por haber mantenido una relación amorosa con la joven reina y que está desesperado porque sus obras se estrenen. Por eso tiene que recurrir a un impostor, William Shakespeare, quien gustosamente disfruta de las mieles del éxito y finge ser el verdadero autor.

“Interpreto a William Shakespeare, pero a un William Shakespeare que es hijo de un fabricante de guantes, un tipo normal, pero con suerte, ya que es como si ganara la lotería”, comenta Spall. “Lo veo como alguien con quien me tomaría una cerveza, con quien saldría por ahí, y alguien a quien el público verá y dirá ‘quizás yo haría lo mismo en su situación’ porque ha tenido suerte.”

“Pero, en cierto sentido, el público puede verlo como un malo porque sugerimos que no es trigo limpio. Chantajea a Oxford, que es el verdadero autor de las obras, y sugerimos que quizás, en aras de la historia, asesinara a Christopher Marlowe.”

“En cierto sentido, tal y como lo veo yo, William Shakespeare es el héroe de la película, porque construye el teatro The Globe y mantiene el secreto y, en nuestra historia, si no lo hubiera hecho, el mundo nunca habría conocido las obras que conocemos en la actualidad.”

Orloff espera abiertamente que Anonymous provoque un encendido debate en torno a la cuestión de la autoría. Para algunos, incluso sugerir que Shakespeare no es el autor de sus obras supone un sacrilegio.

“Sí, creo que habrá quien se sienta molesto con el film”, afirma. “Y me sorprende que mucha gente que no sabe gran cosa de Shakespeare o que no se preocupa demasiado por Shakespeare en su vida cotidiana, en cuanto sale el debate de autoría en una cena empieza a echar espuma por la boca y soltarte perlas como ‘¿pero de qué estás hablando?’, ‘¿de dónde te has sacado eso?’”

“Existe un debate válido que es preciso mantener en torno a quién escribió este increíble material. Es un gran tema que no debería descartarse de antemano. Cuando le cuentas a la gente que Mark Twain creía que William Shakespeare no era el autor de las obras que se le atribuyen, y que tres jueces del Tribunal Supremo opinaban lo mismo, te miran y te responden ‘¿de verdad? No tenía ni idea…’

“Creo que resulta muy revelador que numerosos escritores crean que esta teoría es cierta, como Mark Twain, Vladimir Nabokov o Henry James -; el propio James dijo: ‘Me persigue la convicción de que este es el fraude de más éxito que se haya perpetrado nunca contra un público desprevenido…’

“Creo que los escritores comprenden el proceso de escritura y, al pensar en el proceso de escribir esas obras, llegan a la conclusión de que resulta bastante increíble que Shakespeare las escribiera”.

¿Y qué opina el propio Orloff? “Soy un firme anti-stratfordiano. No creo que Shakespeare escribiera las obras en absoluto. Tiendo a pensar que fue Oxford, pero creo que la teoría del trabajo en grupo también tiene mucho que ofrecer. Pero, en definitiva, soy de los que creen que Shakespeare no es el autor de las obras que se le atribuyen”.

El debate, por supuesto, continuará, y Anonymous arrojará más leña al fuego al presentar este controvertido tema al público en general. “Y eso es estupendo”, afirma Emmerich. “Creo que está bien que las películas te hagan pensar en torno a un tema. Espero que el film también resulte entretenido, porque es una gran historia y, si también hace pensar un poco, pues mejor que mejor”.

Estreno 11 de noviembre


Compartir

Desde que tengo uso de razón siempre me he sentido atraído por el dibujo, los cómics y sobre todo el cine, culpa de esta afición la tiene “Star Wars: Episodio IV”, me sentí fascinado por la gran cantidad de naves espaciales que aparecían en ella y todo el mundo creado por George Lucas, la escena de la nave corellia perseguida por un crucero imperial que avanzaba hasta llenar la pantalla fue impactante. La música de John Williams era pegadiza y fácil de recordar, ya para entonces recuerdo mis colecciones de cromos y los muñecos de la saga. Otra gran influencia han sido los cómics, en concreto las ediciones de Vertice de Spiderman, La patrulla X, Los Vengadores, Los 4 fantásticos, con los que aprendí a dibujar copiando las viñetas de John Romita Sr. y Jack Kirby. Así que no era de extrañar que terminase estudiando en la escuela de artes de Zaragoza.