Inicio Cómics Valiant comics llega para quedarse

Valiant comics llega para quedarse

2155

Con la publicación de los segundos tomos de sus series, Panini confirma que la calidad del universo Valiant comics ha arraigado entre el publico español. ‘X-O Manowar’, ‘Harbinger’, ‘Bloodshot’, ‘Archer & Armstrong’ y ‘Shadowman’ han encontrado su sitio en un mercado que siempre parece saturado de títulos.

Muchos de los lectores, los más jóvenes principalmente, no recordarán cómo en los 90 desembarcaban de la mano de Norma sellos, subsellos y hasta una nueva línea de cómics, ya todas desaparecidas o absorbidas por su casa madre, dígase Bravura, Legend o los superhéroes de Dark Horse. Destacaba una serie de títulos con nuevas premisas superheroicas creadas por algunos editores y creadores fugados de Marvel como Jim Shooter o Bob Layton al amparo de Acclaim, conocida por su relación con los videojuegos.

Era la época de las nuevas editoriales, los vientos soplaban fuerte y cada vez había más sellos y artistas que decidían salir de las grandes para empezar sus propios mundos. Algunos tuvieron mas éxito que otros, tanto a nivel comercial como de calidad, pero sobre todo rompieron y se saltaron las fronteras de lo establecido.

El desembarco de Valiant Cómics en España pasó sin pena ni gloria por las estanterías. El problema principal fue que los autores más atractivos llegaban en los números avanzados de las series y para poder publicarlos Norma se saltó etapas, numeración y todo lo que consideró necesario. ‘X-O Manowar’, ‘Ninjak’ y ‘Shadowman’ llegaron sin hacer apenas ruido, y de cómics de 24 páginas (en el caso de las dos primeras) pasaron a recopilatorios para revivir la serie, pero no pudo ser. No conectaron con los lectores españoles y, olvidados en poco tiempo, acabaron como una curiosidad.

En Estados Unidos la popularidad de algunos personajes propició que Acclaim los convirtiera en protagonistas de sus videojuegos. Sí chicos, el Turok que usábamos para empalar pobres dinosaurios a flechazo limpio en nuestro PC en 1997, y al que aún jugamos en la consola, nació en el papel (vale, admito que el personaje de Turok fue comprado para usar su historia y su origen se remonta a 1954). La posterior caída de Acclaim llevó a estas series al ostracismo y a la desaparición de los personajes en el papel.

turok-videojuego

Ya en el siglo XXI Valiant renació. Si queréis la historia completa podéis buscarla en la red, porque como en todo negocio tardó lo suyo y tuvo sus más y sus menos. Buscar inversores, convencer a los artistas y lanzar un producto a un mercado muy competitivo fue casi una odisea. Todo esto nos conduce a la segunda década del siglo, en la que llegó por fin la revisión de los personajes con un aire actual y buscando nuevas ideas en esas premisas que integraron la primera vida de Valiant. Un puñado de artistas que ya habían confirmado su talento en grandes y pequeñas editoriales (Joshua Dysart, Dwayne Swierczynski, Fred Van Lente, Zircher y Cary Nord, entre otros) llegó para desarrollar ese nuevo/viejo universo, y lo hizo a lo grande. En 2012 Valiant volvió a presentar batalla.

Archer y Armstrong
Portada Archer y Armstrong

Con los segundos tomos publicándose ya en España podemos afirmar que por lo menos la curiosidad ha vencido y los lectores españoles disfrutan de las series. Si muchas veces se publican esos primeros números y su poco atractivo produce su cierre, Valiant ya ha superado esa marca de “novedad” y ha alcanzado, espero, la regularidad en las librerías. ‘X-O Manowar’, ‘Harbinger’, ‘Bloodshot’, ‘Archer & Armstrong’ y ‘Shadowman’ son propuestas variadas y que conservan la originalidad que vendían sus creadores y primeros autores. ¿Quién puede dejar pasar un cómic que se define como “Conan en la armadura de Iron Man”? Esas son las palabras de Bob Layton sobre su creación Aric de Dacia, el portador de la armadura Manowar.

Por su parte, también se puede leer que los poderes mentales existen y son dominados por dos poderosas empresas en un mundo de conspiraciones, grandes alardes de poderes mentales y muchos secretos. ‘Harbinger’ es quizás la más compleja de las nuevas series y por ello ha sido la primera en comenzar con un ‘crossover’ (omnipresentes en el mercado), las Guerras Harbinger. Además, si te gustan The Punisher, Lobezno y, en general, los tíos duros, disfrutarás con ‘Bloodshot’. Tal vez ‘Shadowman’ necesite un poco más de tiempo. El héroe vudú presentó en sus primeros cuatro números un mundo y un planteamiento adecuados, pero a Jordan y a Zircher les falta subir ese peldaño que convierte una serie en un producto atractivo, les falta un gancho potente.

A título personal recomiendo ‘Archer y Armstrong’ la serie menos superheroica, más gamberra y la que más sorprende. Dicho pronto y mal, ‘El Código Miguel Ángel’ es lo que podría haber sido ‘El código Da Vinci’ si estuviera escrito por el obsesivo personaje de Mel Gibson en ‘Conspiración’ mientras investigaba los diarios ocultos de Indiana Jones durante una fiesta con Barney de ‘Cómo conocí a vuestra madre’. Se trata de un cómic gamberro, divertido, inteligente y muy, muy adictivo.

Valiant llegó y finalmente se ha quedado. ¿Ha ayudado su éxito en Estados Unidos? Desde luego. ¿Los títulos tienen calidad para haberlo conseguido por sí solos? Les sobra calidad, y según lo que estamos viendo, les queda cuerda para rato.