Inicio Noticias ‘Universo 3’, es difícil contar la verdad

‘Universo 3’, es difícil contar la verdad

1028

Una nueva entrega de ‘Universo’ en Panel Syndicate, otra aventura de ciencia ficción con enjundia para los aficionados del género.

Albert Monteys continúa con su revisión de la ci fi con un acercamiento clásico. Buenas tramas con buenas ideas, y un dibujo que sorprende a propios y extraños por su detalle y sobre todo por un color excelente.

La humanidad busca vida inteligente más allá de sus fronteras. Una misión envía naves humanoides al espacio para localizarlas en planetas que pueden albergar algún tipo de especie sentiente. Y Arthur Bonaparte, miembro de la expedición 112 la ha encontrado, pero no es lo que esperaba, y puede que no sea bueno.

uni 22Ya estamos en el tercer número de ‘Universo’ y la calidad se mantiene. Albert Monteys cuida su dibujo y sobre todo ese color que huele a retro, a la primera ciencia ficción. Muy cuidadas las apariciones de los alienigenas, con diseños de pagina en los que transmite que el espacio no existe, ya que los aliens son mente, no materia. Como siempre es capaz de contarnos la historia sin complicarse ni estirar diálogos, es un sólo ejemplar y no necesita que parezca la biblia, si un dibujo cuenta algo no hace falta explicarlo. Ahí Monteys lo hace muy bien. No se pierde en dialogos intrascendentes ni en explicaciones que no aporten nada.

Esta vez la historia es sobre tomar decisiones, egoístas o generosas, pueden cambiar el mundo, o por lo menos el futuro del que las toma. No deja Monteys de buscar preguntas que todos los hombres se hacen para su ‘Universo’, y no las responde, eso se lo deja al lector, ¿qué decidirías tú en el caso de Bonaparte? Aunque en este caso si que deja una moraleja. La moraleja es graciosa, humana, un poco ridícula y egoísta, pero muy humana, la mayor parte de la gente no hace nada que no tenga sentido para ella misma.uni2

Continúa con la imagen retro del futuro de los primeros tiempos de la ciencia ficción. La idea de que las naves tengan forma humana, para que en caso de morir la tripulación y alguien la encuentre sepa sobre la especie humana es digna de quitarse el sombrero. Todo está bien cuidado, hasta los detalles, como ese robot que escribe poesía, humanizado pero esclavo de sus amos humanos, me recuerda a cierto autómata depresivo de cierto autor amante de las toallas, ¿será cosa mía?

No creo que mienta si digo que la faceta de Albert Monteys como autor de ciencia ficción ha sorprendido gratamente a muchos, y que esperamos cada número de ‘Universo’ con fuición, también. Vale que la periodicidad es un tanto irregular, prometió bimensualidad, pero es difícil que siendo un autor de cómics y vivir de sólo una obra en España es un imposible, tiene que hacer mas que cuando estaba en ‘El Jueves’. Y a la espera de la siguiente aventura con los “Bonapartianos”, perdonamos todo retraso a Monteys porque cada número es una pequeña joya, y porque se merece el tiempo que tarda en crear cada uno.

José Carlos Royo
Desde que tengo memoria he leído cómics. Mi madre me compró el primero antes de aprender a leer bien, alguien le contó a la pobre que ayudaba a los niños a acercarse a la lectura. Aún busca a la persona que se lo dijo para agradecérselo apropiadamente, con un garrote.Apasionado del mundo de la viñeta devoro todo cómic que se me pasa por delante. El americano es mi predilección pero el japonés y el europeo también llena mis estanterías. Si le añades los libros, las series de tv y las películas soy lo que hoy día llaman friki, y estoy orgulloso de serlo.Periodista con tendencias televisiva,s cuando me lo permiten hasta escribo. No me caso con nadie y ya sea aburrido, trepidante, intenso o un gasto de papel, un cómic hay que leerlo y comentarlo para que este de verdad vivo.