Inicio Cómics ‘ÜBER’, cuando Hitler conoció al superhombre

‘ÜBER’, cuando Hitler conoció al superhombre

Compartir
Uber portada Kieron Gillen
Portada de ‘Über’

En ‘ÜBER’, Alemania esta perdiendo la guerra, es 1945. Stalin se frota las manos mirando hacia Berlin. Churchill fuma algo más tranquilo. Hitler juega con su luger. Todo cambiará cuando aparezcan las nuevas armas nazis, los experimentos han funcionado. Los superhombres germanos toman el campo de batalla. Así arranca una serie, aún sin publicar en España, que cambia la historia para ponerla de parte de la Alemania nacionalsocialista.

La Segunda Guerra Mundial es un escenario muy goloso para los autores. Grandes obras históricas se han escrito sobre el horrible conflicto, y versiones alternativas pueblan estanterías y pantallas. ‘Über’ es una de estas últimas. Una distopia en la que Kieron Gillen (Lobezno: Origen II) da rienda suelta a su imaginación y deja que los superhumanos dominen los campos de batalla europeos y asiáticos.

Las ideas mas originales del mundo del cómic actual salen de editoriales independientes, no por ser mejores, sino por la libertad de la que dotan a sus creadores. Sin limites, sin restricciones, sin personajes que no pueden morir o cambiar a no ser que “los de arriba” lo digan, suelen presentar ideas originales. No siempre es equivalente de calidad, pero cuando acierta siempre son productos interesantes, como mínimo.

Kieron Gillen es conocido por su trabajo en los mutantes de Marvel, ha escrito multitud de series, y le ha tocado algún que otro lio con grandes etapas y eventos. Ha demostrado su solvencia como narrador y ha aportado buenas y originales ideas. Como todos los guionistas que han tenido una larga etapa en una serie de títulos, tiene otras menos comerciales, que suelen ser menos conocidas. En este caso es su material en Über. Está publicada por Avatar, lleva poco mas de un año de vida, y esperemos que las ventas sigan acompañando a la colección, por que la historia tiene aún mucho que ofrecer.

Según los libros de historia universal de nuestras estanterías, Alemania se debate en 1945 ante el ataque de las fuerzas aliadas, los rusos por el este y los ingleses y americanos por el oeste y sur. La guerra parece perdida, y Adolf Hitler piensa en la ultima salida, mientras las tropas de Stalin se acercan a Berlin. Hasta aquí es historia, pero cualquier parecido con la realidad termina en este punto. A pocos días de la derrota final la gran arma alemana hace su aparición, los “ubermensch”, los superhombres. Seres dotados de diferentes niveles de poder, pero que en algún caso son capaces de eliminar batallones en minutos. La guerra da un giro y las potencias mundiales se preguntan que pueden hacer en contra de estos titanes.

Esta distopía cambia nuestra historia de una forma radical basándose en la idea del superhombre que Hitler no paraba de ondear. Pero estos no son lo que se espera, algunos son buenos nazis, otros solo hombres. La historia se mueve dentro del contexto real del conflicto y se asoman batallas históricas, con algunas salidas de la mente de Gillen, buscando un contexto realista de este sangriento conflicto. El anglosajón, en su forma de pensar suele darle vueltas a la II Guerra Mundial a como habría sido ante pequeños o grandes cambios, y en esta versión alternativa se nota esa forma de pensar. No faltan brillantes toques en cuanto a los orígenes y cambios que se dan en los superhombres, hay espionaje y batallas, acción de todos los tipos, pero también mucha inteligencia a la hora de contarlo. Poco a poco Gillen establece de donde salen los poderes, quienes son esos personajes y quien los dirige. No hay personaje imprescindible, cosa que en cualquier otro sello hubiera horrorizado a los editores. La historia se define poco a poco y de forma brillante, no a grandes golpes de efecto, que los hay, todo lo que ocurre deriva de algo, todo es causa y tiene consecuencia. Excepto un par de detalles, Gillen deja claro la verdadera meta de la historia no es contar la guerra, si no hablar sobre los superhombres y su capacidad de cambiar el mundo, del ser humano y sus expectativas, asi como de su crueldad y su capacidad de maldad sin necesidad de superpoderes. Muy cercano en muchos puntos a otros títulos de Warren Ellis en Avatar como No Hero o Black Summer, publicados en nuestro país, o a las ideas de Mark Millar en sus Ultimates y en su Millarverso.

Acompañado en al mayoría de la obra por Canaan White a los lapices, Gillen da forma a una Europa en su momento mas bajo. White es un narrador discreto y sus escenas de grandes batallas resultan un poco simplonas, pero eso no empaña la historia. Mejora con los números y es capaz de llegar a contar las historias con soltura y sin grandes problemas. Gana algo de dinamicidad y sus personajes resultan mas gestuales y pierden esos rostros tan inexpresivos, pero aun le queda por mejorar. La ambientación es correcta pero simplificada para evitar demasiados detalles que convertirían en engorroso el dibujo es algo que apreciar en el americano, aunque quizá sea que no se ve con capacidad de aumentar el detalle sin perder frescura. En resumen, el lector podrá disfrutarlo y lo consumirá con voracidad, pero el dibujo es el punto mas débil de la obra.

Avatar es una editorial que se conoce en nuestro país porque Editores De Tebeos (EDT), antes Glenat, ha traído un puñado de sus obras, en su mayoría de Warren Ellis y alguna cosa suelta de Garth Ennis y Alan Moore, los autores eran su mayor atracción. Pero en España publicar este tipo de historias entraña riesgos altos, el formato grapa necesita de promoción, y en tomo se necesita un precio mínimo alto, si no hay muchas posibilidades de venta. Pero obras de este tipo encontrarían su publico, son diferentes, no son obras maestras, pero engloban muchos campos que los seguidores del mundo del cómic seguro que apreciarán.

Finalizando este largo discurso solo se puede añadir que Über es un buen cómic para adquirir, si tienes una librería que traiga material USA cerca de casa o a través de los portales de las mismas. Es una ficción distopica entretenida que comienza como un tiro y gana enteros, pero que tras un año parece que tendrá que esforzarse para superar lo editado. Puede conseguirlo porque hay buenas ideas y tramas implicadas en la historia, pero todo esta por ver.


Compartir
José Carlos Royo

Desde que tengo memoria he leído cómics. Mi madre me compró el primero antes de aprender a leer bien, alguien le contó a la pobre que ayudaba a los niños a acercarse a la lectura. Aún busca a la persona que se lo dijo para agradecérselo apropiadamente, con un garrote.

Apasionado del mundo de la viñeta devoro todo cómic que se me pasa por delante. El americano es mi predilección pero el japonés y el europeo también llena mis estanterías. Si le añades los libros, las series de tv y las películas soy lo que hoy día llaman friki, y estoy orgulloso de serlo.

Periodista con tendencias televisiva,s cuando me lo permiten hasta escribo. No me caso con nadie y ya sea aburrido, trepidante, intenso o un gasto de papel, un cómic hay que leerlo y comentarlo para
que este de verdad vivo.