Inicio Series de televisión ‘True Detective’: puro cine en una serie para la historia

‘True Detective’: puro cine en una serie para la historia

1577

‘True Detective’ es la serie del momento y para muchos es ya la mejor del año.

La ficción de la HBO ‘True Detective’, con una historia cerrada emitida en ocho episodios, es el producto de televisión más cinematográfico producido hasta el momento.

En IMDB ha batido récords, consiguiendo ser la serie mejor valorada con tan solo una temporada a sus espaldas. El 9 de marzo cerró una temporada redonda, colapsando la web HBO GO. La cadena ha confirmado una segunda temporada, con personajes distintos y un nuevo caso.

Matthew McConaughey en True Detective
La trama nos cuenta cómo dos detectives, Rust Cohle (Matthew McConaughey) y Martin Hart (Woody Harrelson), son interrogados individualmente por dos compañeros para recopilar datos sobre un caso en el que ambos trabajaron juntos en el 95. La investigación se centra en un asesino en serie relacionado con un culto cristiano oscuro.

Nada nuevo hasta aquí, de hecho, ¿a quién le importa el caso? Su mismo creador Nic Pizzolatto confesó que no tenía ningún interés en los asesinos en serie. No es una serie sobre policías, es una serie sobre esos policías, sobre Rust y Marty, sobre la amistad, sobre la forma de ver la vida de Rust y la de vivirla de Marty. Tan diferentes y no tanto al fin y al cabo.

Es una serie de personajes con una excelente narrativa, que alterna de forma sobresaliente el tiempo actual con ‘flashbacks’ del pasado. Ahí es donde ha brillado más ‘True detective’, la forma de contarnos la historia, poquito a poco, sin saber si prefieres la historia del 95, o a los protagonista en 2012. Algo francamente complicado, puesto que siempre hay una parte que tiene más interés que otro. Y puede que ahí también esté uno de los motivos de su cierta decadencia hacia el final, centrándose solo en la época actual y en la resolución del caso.

Hay que destacar tantas cosas que no acabaría nunca. Empezando por sus títulos de crédito, una obra de arte en sí mismos, pasando por el magnífico plano secuencia de seis minutos que revolucionó las redes y, por supuesto, la soberbia interpretación de sus protagonistas. Parece ser que el Emmy al mejor actor ya tiene el nombre de Mathew McConaughey grabado, pero no hay que menospreciar la actuación de Woody Harrelson, que interpreta el arco de transformación de su personaje a la perfección.

Se distinguen dos partes diferencias en el transcurso de la temporada. Están los sublimes cinco primeros episodios, en los que los protagonistas saben lo que pasó y nos los van mostrando poco a poco. El gancho reside ahí, en necesitar saber cada vez más qué pasó y por qué pasó, sobre todo entre ellos dos. Y los tres últimos, en los que somos los espectadores los que sabemos lo que pasa y la tensión reside en verles a ellos descubrirlo, todo en época actual. Aquí la serie, sin perder calidad, pierde fuelle, simplemente es un formato al que estamos mucho más acostumbrados y realmente aporta pocas cosas nuevas.

Y llega el esperado cierre. ¿Es un mal final? No, es un gran capítulo, con mucha tensión, fiel a sus personajes y muy coherente con la historia. ¿Es el final que esperas de un serie que ha roto con todo, que ha transgredido el panorama televisivo y que ‘It´s not just TV’? Lo siento, pero no. Pero no desmerece ni un ápice la magnífica ficción que es. Lo bonito es el camino y ‘True Detective’ ya ha hecho su marca en la historia de la televisión.

Neli Coma
Adicta a las series del otro lado del charco y últimamente descubriendo mi debilidad por la ficción británica. Series de todo tipo, doy oportunidad a casi todo, por eso muchas veces no paso del piloto. Comedia, drama, ciencia ficción, todo lo que merezca la pena ver y algún que otro 'guilty pleasure' también. Algunas a ritmo de emisión y otras en "modo maratón”, como buena seriéfila. Al día de todo lo que ocurre en el panorama televisivo internacional: renovaciones, cancelaciones, audiencias, estrategias de las cadenas…