Inicio Cine Cine de culto ‘The room’: ¿la peor película de la historia?

‘The room’: ¿la peor película de la historia?

8668

El periódico británico ‘The Times’ definió ‘The room’ como “la mejor-peor película de la historia”. Es tan mala, horrenda y repulsiva que se convierte en toda una joya. La estupefacción que generó entre el público y la probabilidad de que jamás vuelva a hacerse un filme tan fallido han colocado a ‘The room’ en la categoría de las películas que se ven “una vez y no más”, es decir, en el cine de culto.

Póster de la delirante 'The room', con Tommy Wiseau
Póster de la delirante ‘The room’, con Tommy Wiseau

Sinceramente creo que por más que vea esta película seré incapaz de fijarme en los detalles técnicos, fallos de ‘raccord’ (miento, estos sí se ven aunque no quieras darte cuenta), iluminación y demás, porque toda mi atención está absorbida por su magnífico protagonista, Tommy Wiseau. ¿Pero qué es lo que pasa con este señor? Hay miles de errores e historias en el filme, pero el verdadero problema es este tío. Con una fisonomía muy de la Cañada Real (pelo largo y grasiento y una adicción notable a cualquier sustancia tóxica) y un acento macarrónico, Tommy se bajó los pantalones en 2003 y nos enseñó a todos su creación. Esto puede escandalizarte pero si miras bien a los ojos de Tommy (Johnny en la película) observas que la locura que encierra en ese cuerpo raro y musculoso es máxima.

Es difícil de imaginar que Wiseau haya invertido 6 millones de dólares en ‘The room’, pero lo más turbio es imaginar de dónde habrá sacado este señor el dinero y en qué lo ha invertido.Quiero creer que los actores, o las personas que aparecen ahí, no sabían realmente en qué se habían metido, aunque esto no justifique las actuaciones tan propias de una telenovela que he presenciado.

Bueno, pero volvamos al grande, al genio que ha hecho esta ‘bomba’. Como guionista no tiene precio. Wiseau ha escrito una magistral versión del drama clásico: un buenazo (él, quién si no) que aparenta tener la vida perfecta hasta que descubre que su prometida se la pegan con su mejor amigo. Aparte de que se le ocurre introducir historias secundarias que nadie sabe de dónde salen y por qué (Denny y su deuda con unos camellos, el cáncer de pecho de la madre de Lisa, el instinto agresivo de Mark), queda claro que Wiseau no sabe escribir; literalmente. Muchas de las frases de los personajes no tienen absolutamente ninguna relación entre ellas, ni siquiera utilizan palabras reales. Es que es inmejorable.

Hay otro aspecto sobre el que me siento obligada a hablar y es el sexo en ‘The room’. Si tuviera que describir las escenas de sexo supongo que las compararía con una película porno barata del hotel más cutre de Ucrania en los años 50. Hay una escena en concreto que me tiene maravillada. Cuando Tommy y su prometida están en la cama observamos en un primer plano una fuente-cascada que está, sin venir a cuento, en la habitación y en un segundo plano contemplamos cómo Tommy saca una rosa y empieza a tirarle pétalos a la chica. Wiseau ríe (su risa es algo muy comentado, si lo véis lo entenderéis) y hace ruidos que poco o nada tienen que ver con un orgasmo.

Como se puede ver, ‘The room’ lo tiene todo. Por supuesto, Internet no ha dejado escapar la oportunidad y ha explotado este fenómeno. Si no queréis ver la película, que lo entiendo porque es fuerte, os dejo un vídeo con sus partes más célebres.

Patricia Torres
Humilde cinéfila amante de los filmes más polémicos y enrevesados. Os ayudaré a descodificar aquellas películas que nos traen de cabeza, aquellas que abandonamos en la carpeta de 'petardos horribles' y a las cuales siempre otorgamos un cómodo final abierto.Si buscáis un cine de palomitas, el cual no critico en absoluto, esta no es la mejor sección. Comentaremos películas de culto, películas censuradas, películas dirigidas a una minoría tan reducida que solo el director y su mujer las entienden.Como no estoy en posesión de la verdad absoluta, me encantaría que comentarais y debatierais conmigo las mayores extravagancias que el cine ha engendrado.