Cómics / The Regiment. La verdadera historia del SAS. La historia de la leyenda
Cómics

The Regiment. La verdadera historia del SAS. La historia de la leyenda

The Regiment. La verdadera historia del SAS

The Regiment. La verdadera historia del SAS. La mejor unidad de fuerzas especiales del mundo tuvo un origen, y no tan romántico o exitoso como podamos creer.

El Special Air Services (SAS) nació por la testarudez de dos hombres, y el apoyo de un tercero. El mejor regimiento del mundo nacía en el seno del ejército inglés durante la Segunda Guerra Mundial, y ninguno de sus fundadores era inglés. Un cómic bélico, histórico, geográfico, y humano, eso es The Regiment. La verdadera historia del SAS.

La BD, el cómic europeo como nos solemos referir a las obras del mercado, generalmente franco-belga, tiene una gran tradición en dos géneros, el histórico, y el bélico. Ya sea como escenario real para una historia o como evento en sí mismo que cuenta la obra, la historia del hombre y los grandes conflictos de la humanidad han dado obras memorables. Algunos estudios detallados sobre hechos y personas, otros sobre campañas y estrategias, alguno juega a plantear batallas en su relato histórico uniendo los géneros. Pero los que siempre han sido más destacados, son los testimoniales, aquellos que hablan de la guerra o la historia, desde el punto de vista de un protagonista, desde la empatía. ‘The Regiment’ cumple un poco de todo esto, es una lección de historia sobre un cuerpo de elite militar, y lo hace desde un punto de vista muy subjetivo, desde el de uno de los creadores del mismo.

Vincent Brugeas se ha esforzado en que todo el relato esté basado en la realidad. Documentado hasta el extremo de investigar cada personaje real para poder plasmar en palabras quiénes eran en poco espacio, en pinceladas, detalles que con el dibujo de Thomas Legrain se convierten en personas reales, que sangraron y lucharon en una guerra que les exigió el máximo de cada uno de ellos, y en lugar de arrogarse, decidieron exigirse aún más de lo necesario, para poder vencer en el conflicto más grande que ha visto el planeta.

La historia comienza en África, y bajo la sombra de Rommel, el Zorro del desierto, el general alemán que resultaba imbatible para los ingleses en el que debía ser su terreno favorable, ya que su imperio colonial dominaba esas dunas desde hace décadas. El ejército británico, nacido de mezclar muchas nacionalidades, estaba evolucionando poco a poco a una guerra moderna, mejor dicho, derrota a derrota. Con algunas tropas muy especializadas, deberían ser capaces de dominar en muchos frentes, pero no era así. Uno de ellos, en las tropas de comando, aquellos que podían cambiar el curso de una campaña con acciones quirúrgicas y creando daño y confusión al enemigo. Estos soldados, eran usados como tropas regulares, y perdiendo su valor, hasta que David Stirling, escocés, y Paddy Maine, irlandés, decidieron que podían presentar una batalla diferente, rápida, efectiva, y sobre todo, con resultados directos.

Así nació lo que es la mejor tropa especial del mundo. Pero antes de eso, les tocará entrenar duro, perder, ganar, perder de nuevo, lágrimas, sangre, sudor y la enemistad de compañeros y mandos. Considerados poco más que un capricho, sus superiores no los tuvieron en cuenta, hasta que consiguieron resultados, y tras eso, tampoco los tratan mejor. Pero El Regimiento creció, y sus hazañas fueron conocidas, no solo entre los suyos, sino entre sus enemigos.

Toda esta épica historia, queda reflejada de una forma directa, y sin fuegos artificiales. Brugeas y Legrain bajan a las leyendas al suelo, y cuentan sus desventuras, derrotas, peleas, problemas, y errores. El Regimiento asusta a sus enemigos, pero formar parte de él significa pasarlo muy mal en el entrenamiento, en el combate, y a veces en la paz. Es tal vez el punto más importante pero que menos destaca, la humanidad. Con pocas páginas, viñetas únicamente en ocasiones, los normaautores muestran que cada batalla, cada victoria tenía costes, y que a pesar de ser considerados “supersoldados”, el SAS corría tan grandes riesgos que a veces la cabeza de sus miembros se perdía en excesos. Ya sea alcohol, control obsesivo, o simplemente peleando. Esos momentos entre operaciones dejaban ver a esos hombres muchas veces al borde del abismo. Pero no caen los franceses en el error de buscar esas situaciones, sino que son consecuencia de la guerra, de la presión, de la ambición y el fracaso, son orgánicas en un relato donde hay tantos éxitos como derrotas.

The Regiment. La verdadera historia del SAS es el ejemplo de un cómic europeo bien hecho. Metódico en el dibujo, con una documentación exhaustiva y una acción realista y acertada. Legrain prefiere contar bien todo, con detalles, sabiendo lo que hace, que buscar escenas de batalla alucinantes, que las hay. Quiere contar la historia de un grupo de hombres que se convirtieron en el mejor Regimiento del mundo, y lo logra con un arte notable, que no desfallece, y que no deja nada en el tintero.

En conclusión, una obra que podría resultar documentalista en exceso, tiene un factor humano lo suficientemente alto para resultar muy atractiva. Pero no cae en un testimonio dramático, tiene lo justo para poder entrar y acompañar a esos hombres en su épica carrera hasta la gloria, siguiendo el lema del SAS: El que se atreve, gana.

Podéis ver a continuación el análisis que hicimos para el canal