Inicio Cómics ‘The Bounce’, existe un mundo donde los héroes nos esperan

‘The Bounce’, existe un mundo donde los héroes nos esperan

2557

Joe Casey vuelve a trastear con la realidad y la identidad en una obra poderosa. ‘The Bounce’ es un potente relato, desafiante y con un David Messina que lo da todo para ilustrarlo.

bounce 01 La realidad es algo débil, a nivel personal cada persona debe definirse, en general la definimos entre todos, y no estamos haciendo un buen trabajo. Joe Casey ataca de nuevo conceptos difíciles como gusta de hacer, y el resultado es una pequeña maravilla sobre superhéroes, sobre hermanos, sobre personas, sobre otros mundos, y por encima de todo, sobre un mundo que necesita un poco más de cada uno de nosotros.

Jasper Jenkins es un tipo de lo más común, no tienen metas, vive al día, se coloca con su colega, vive de trabajos puntuales, y disfruta del desprecio de su hermano, un ganador, que le sermonea en cada ocasión. Pero hay algo escondido debajo de esa mascara, en realidad bajo ese fumeta vago hay una máscara, la de un superhéroe. Pero, ¿cómo acaba un tío sin oficio ni beneficio siendo un héroe? Y más importante aún, ¿qué hará con ese poder? Si la historia de Jasper nos cuenta el conflicto de la doble vida de un héroe, de la búsqueda de sentido a todo lo que la vida conlleva, la de Darling es muy diferente. UN personaje oscuro, cuyas intenciones siempre parecen oscuras, pero que no se pueden explicar si conocer una vida llena de sacrificio y de dolor, la de un héroe en las sombras, o la de un padre que quiere cuidar de su hijo.

Con estos dos personajes centrales cualquier autor tendría para desarrollar historias hasta la extenuación, pero a Casey no le basta, los rodea de una serie de secundarios que desarrollados en mayor o menor medida pueblan un universo realista y rico. Desde el hermano de Jenkins, adalid de la ley, que se ve aplastado por la realidad, que oculta su debilidad y recurre, al igual que su hermano, a la química para enfrentarse a ella, el general inflexible que en su creencia de la defensa de su nación no deja que nada le impida avanzar, ni lo inmoral ni lo inhumano, o esos villanos, incomprendidos unos, malvados otros, adictos a su nueva vida algunos.

Pero no sólo de personajes vive el comic, y el americano lo llena de muchas más cosas. Porque nuestra realidad está enferma, y es capaz de infectar a otras. Existe un mundo más allá del nuestro donde existen los superhéroes, y de vez en cuando se cruza con el nuestro. Pero el resultado no es el que esperamos, entrar en un mundo donde las personas normales son lo extraño significa ser diferente en un mundo de seres que representan lo mejor del ser humano. Y es fácil que un humano llegado de un mundo lleno de imperfecciones genere un vacio, un punto negro que alguien puede aprovechar para infectar lo perfecto con el germen de lo malvado.

Pero dentro de todo este mundo lleno de dimensiones, superhéroes y ciencia ficción, no dejamos lejos la realidad. Es a través de la televisión, omnipresente en cada capítulo, que vemos como el mundo está estropeado, algo falla cuando somos capaces de tan grandes horrores. Y eso no es ficción, los autores e han encargado de que tengamos claro que esa realidad es la nuestra, que puede que sea una historia de ficción, pero esa realidad estropeada es la nuestra, la que cada día despierta con nosotros.

The Bounce es difícil, como lectura, y como concepto, pero merece la pena sumergirse en la tarea. Dentro de la carcasa de comic de superhéroes nos encontraremos una historia sobre el sentido de la vida y de la identidad, de la responsabilidad, de la madurez, y sobre todo, de que podemos ser mejores, que la realidad está falta de algo, y está dentro de nosotros mismos el sacarlo para arreglarla. La identidad, uno de los temas preferidos de Casey, analizado, ampliado, y llevado desde lo especifico del relato de Jasper Jenkins, hasta lo general de la realidad en sí misma y su forma, estropeada.

The Bounce

Supongo que muchos destacarían que hay un gran uso de sustancias químicas para alcanzar otras realidades o niveles de conciencia, pero en la narración resultan un buen instrumento para superar barreras y ampliar la percepción. En realidad en ningún momento se promueve su uso, y en muchas ocasiones se denosta esta adicción, un punto que conviene remarcar antes de que muchos prediquen el uso de sustancias sicotrópicas en el cómic como algo necesario, es un elemento más que usa Casey, importante, pero como explica, lleno de peligros.

Pero todo esto no podría establecerse sin David Messina y su arte. Definido, colorido, con una capacidad increíble para las escenas de acción y para los diseños de personajes y escenarios. Con composiciones de pagina que son capaces de trasladarte temporalmente sin necesidad de trucos de salón, sabes encada momento donde y cuando estas, aunque eso no significa que entiendas porque estás ahí. Messina deja una obra hermosa con un ritmo trepidante y mostrando una gran capacidad para los superhéroes, la ciencia ficción, y para los diálogos, y esto último no es tan fácil.

Si ya he nombrado de la dificultad de la historia, es porque se mueve a través de muchos momentos temporales en la misma historia, a veces son flashbacks o narraciones del pasado definidas , y en otras son flashes y detalles que no parecen tener relación, Casey se encarga de unirlas poco a poco. Pero es Messina el que permite que cada momento sea diferente y tengas situado el marco. Notable el desarrollo narrativo del italiano.

Poco se puede decir de The Bounce sin estropear su lectura, sólo que el esfuerzo que cuesta leer el tomo vale la pena. Aleta publica la serie en un tomo integral, semejante al TP que se publicaba el año pasado reuniendo toda la serie, y como siempre el trabajo de maquetación es sobresaliente, más teniendo en cuenta que una serie tan larga podría haber acabado siendo un tomo de mucho peso, de los que te deshacen las muñecas al leerlo.

Joe Casey, Sonia Harris y David Messina han dada a luz una obra diferente de superhéroes, que sobre todo quiere que miremos un poco más allá, y que cuidemos nosotros mismos de este mundo, que está roto. Acercarse a ‘The Bounce’, es darle una oportunidad a algo diferente, y merece la pena.

a la venta en milcomics