Inicio Cómics THANOS: Infinito

THANOS: Infinito

2031
Thanos_Rising_Vol_1_2
Thanos Rising

THANOS: Infinito. El villano cósmico por excelencia de la Casa de las Ideas nunca estuvo completo, su origen relatado por su progenitor escuetamente fue la única historia sobre sus orígenes. Marvel ahora se permite ampliar su mitología por su futura aparición en sus franquicias cinematográficas.

Thanos de Titán nació en las páginas de Iron Man y se convirtió en el dios loco y enemigo de la vida en las páginas de Capitán Marvel y de Warlock, sus principales rivales. Pero el que fuera una pieza fundamental dentro de la ambientación cósmica del mundo marvelita se vio relegado a secundario o hasta villano de opereta, Ka-Zar logró vencerlo, ¡Ka-Zar, un Tarzán rubio! Su estatus como fuerza elemental había sido olvidada pese a los esfuerzos del mayor valedor que tuvo, Jim Starlin. El autor dotó de coherencia a lo que era una parte de Marvel que englobaba tan dispares personajes como Silver Surfer, Nova o La Guardia del Infinito, y así estableció las bases de lo que es ahora una parte muy importante del Universo creado por Jack Kirby y Stan Lee.

Pero cuando Starlin dejó de ser el compositor de las grandes sinfonías de personajes y épicas guerras por todas las galaxias la editorial dejó a sus creaciones sin un rumbo fijo. Tardaron tiempo en encontrar autores que remodelaran lo que dejo el creador de Adam Warlock, y eso le costó su puesto a Thanos como villano y ocasional salvador. La mano de Jim se nota aún hoy en toda la línea cósmica, sus personajes y sus ideas, sus obsesiones por religión y filosofía colean en iglesias interestelares y personajes cuyo espíritu se desdobla y busca su identidad, pero al Titán loco lo habían dejado perderse.

Y ha sido un escaso metraje en la primera parte de ‘Los Vengadores’ de Whedon lo que recordó a los jefes de la Marvel que tenían a un dios que ha sido todo, literalmente fue el todo de la creación, y necesitaba recuperar esa posición. Si iba a ser otra vez el gran enemigo a batir Joe Quesada, gran jefe y gurú marvelita, debía llegar formado y recordado como lo que era, un dios. Y que mejor para traerlo que completar su punto más oscuro, su origen.

Jason Aaron ha demostrado de sobra en todo su trabajo que es capaz de crear relatos que atrapan, mundos creíbles dentro de su total inverosimilitud, o mundos increíbles dentro de la realidad. Su Scalped sigue siendo para el que suscribe su mejor obra, quizá debido a mi gusto por las historias criminales, pero su Lobezno o su etapa en Punisher Max siguen siendo de los mejores acercamientos a estos oscuros personajes. Era capaz de mirar al abismo y aguantarle la mirada, era perfecto para relatar el origen de Thanos.

La historia es conocida, Thanos el titán loco, dios mutante con genes desviantes hijo de dioses perfectos, repudiado por los suyos y asesino de todo su pueblo. Más parecido a su abuelo el dios Cronos que a su padre Mentor, para nada parecido a su hermano Eros, único y por ello especial. Dentro del satélite que le vio nacer Thanos se ve repudiado aún antes de tener conciencia, criado por una mente fría consigue aun así ser visto como normal. Un niño normal, muy inteligente, pero un niño. El drama despierta a esa bestia interna que lleva al titán a ser conocido como pirata y conquistador, como genio y finalmente como dios. Un dios trastornado por una mujer, por un amor imposible y por un ansia inexplicable por la muerte.

La historia no es original, todos los que hayan leído las obras de Starlin (Capitán Marvel, Warlock, Thanos Quest La Guerra, la Cruzada y El abismo del Infinito, básicamente la biblia de todo el Marvel cósmico) sabe su origen porque ha sido contado de boca de su progenitor y de su hermano, de sus rivales y de sus descendientes, nació diferente y destruyo a todo su pueblo, poco mas era necesario saber. Aaron ha difuminado toda esa niebla y ha desarrollado su obsesión por la Muerte y en un relato intenso sin ningún tipo de pausa. No hay nada de más ni nada de menos en la serie, todo está donde debe estar y funciona perfectamente.

El arte de Simone Bianchi es un ejemplo de porque los USA cada vez más miran a los ilustradores europeos, italianos y españoles mayoritariamente están desembarcando en las costas americanas. La colección es una auténtica maravilla en materia de ilustración. Bianchi toma la historia como si de una película se tratara, la luz juega tanta importancia como los personajes. Una historia oscura que se llena de grises cuando la duda llega a la mente del personaje, de luz cuando está en sus momentos más decididos y fanáticos. Si bien la narración a veces se muestra algo estática por la cantidad de historia contada de forma indirecta, la acción y los diálogos se mueven con soltura. Desearía haber podido ver más, una gran batalla, un duelo de poder para confirmar si la potencia ilustrativa del italiano es tan potente como muestran ilustraciones explicativas, pero en el texto de Aaron no hay peleas sin sentido ni viñetas que malgastar. Quizá ahí se vea un poco el punto bajo, la espectacularidad típica de Marvel brilla menos en esta serie.

UN relato incómodo y directo como gusta a Jason Aaron y un arte de gran belleza. El cómic debería ser redondo, pero como nada es perfecto siempre falla algo. En este caso es la falta de pretensiones, la serie es un poderoso relato que no tiene puntos álgidos de poder más allá de una sosa conquista, le falta ese brillo Marvel, el de los rayos de energía y los gritos megalomaniacos, que bien le quedaban a Starlin siempre. Y si bien la historia no entra en ningún momento en conflicto con lo creado por Starlin sí que busca derroteros que en la historia antes contaba eran certezas, Se mueve en terreno peligroso, sale airoso, pero deja un regusto a nuevas ideas, que acabaran cuajando en la saga Infinito, pero que no son las del original.

Notable recopilación de la serie original a un precio asequible y que merece la pena gastar.

Contiene Thanos Rising 1-5 USA
Guión: Jason Aaron
Dibujo: Simone Bianchi
Libro con solapas. 120 páginas.

José Carlos Royo
Desde que tengo memoria he leído cómics. Mi madre me compró el primero antes de aprender a leer bien, alguien le contó a la pobre que ayudaba a los niños a acercarse a la lectura. Aún busca a la persona que se lo dijo para agradecérselo apropiadamente, con un garrote.Apasionado del mundo de la viñeta devoro todo cómic que se me pasa por delante. El americano es mi predilección pero el japonés y el europeo también llena mis estanterías. Si le añades los libros, las series de tv y las películas soy lo que hoy día llaman friki, y estoy orgulloso de serlo.Periodista con tendencias televisiva,s cuando me lo permiten hasta escribo. No me caso con nadie y ya sea aburrido, trepidante, intenso o un gasto de papel, un cómic hay que leerlo y comentarlo para que este de verdad vivo.