Terminator 2: La subtrama eliminada del T-1000 que explica su derrota Terminator 2: La subtrama eliminada del T-1000 que explica su derrota
Cine

Terminator 2: La subtrama eliminada del T-1000 que explica su derrota

Terminator 2: La subtrama eliminada del T-1000 que explica su derrota

Durante la mayor parte de Terminator 2 (1991), el villano T-1000 se presenta como casi invencible, pero una subtrama eliminada explica por qué finalmente perdió.

En Terminator (1984), el T-800 interpretado por Arnold Schwarzenegger resulta extremadamente resistente y casi imposible de derrotar. No se puede negociar ni razonar con él y es implacable. Además no está dispuesto a abandonar su misión ocurra lo que ocurra. El T-800 es grande, fuerte, un tirador experto, puede conducir cualquier vehículo y no le importa cuánto daño sufra en el camino para matar a su objetivo. Sin embargo, dos humanos, Sarah Connor y Kyle Reese, son capaces de derrotarlo. Por lo tanto, para Terminator 2, el director James Cameron se dio cuenta de que había que aumentar las apuestas. Ahí es donde ideó el nuevo villano, el T-1000 (Robert Patrick).

Hecho de metal líquido, era más fuerte, rápido y con la capacidad para imitar el comportamiento humano y mezclarse. Además tenía resistencia a recibir daño mucho mayor que la poseída por el T-800. En Terminator 2, Sarah y John tienen un T-800 de su lado, pero aun así no es una pelea justa.

Hay una razón más específica por la que el T-1000 pierde al final. Ya que una serie de escenas eliminadas dejaban en claro cómo acabar con él. Desafortunadamente, se cortaron del montaje final.

Justo antes del último acto de Terminator 2, en el que Sarah, John y el T-800 montan una resistencia final contra el T-1000, este último termina cubierto de nitrógeno líquido. Para sorpresa clara del T-1000, se congela y es cuando el T-800 decide romperlo a trocitos. Desafortunadamente, el calor de una cuba cercana de acero fundido descongela el T-1000, lo que le permite reformarse. Es importante entender que cada molécula del T-1000 es esencialmente una nano-máquina diseñada para funcionar dentro de la máquina principal. Es por eso que cualquier pieza destruida buscará y se reunirá con su masa primaria.

En las escenas eliminadas de Terminator 2, se revela que estar congelado infligió daños a largo plazo en el T-1000, ya que está comenzando a perder el control de sus capacidades de transformación. A medida que avanza por la fábrica en su persecución, las manos y los pies del T-1000 comienzan a mezclarse involuntariamente con las barras de acero y las rejillas que toca en el camino. En la versión original de la escena en la que el T-1000 se transforma en Sarah Connor, este defecto fue en realidad lo que le permitió a John identificar cuál era su verdadera madre, ya que los pies de la falsa Sarah habían comenzado a derretirse en el suelo.

Esto se debe a que, como explica la novela de la película, la principal debilidad del T-1000 son las temperaturas extremas.

Entonces, cuando el T-1000 aterriza en el acero fundido al final de Terminator 2, su frenética transformación es un intento desesperado por tratar de adaptarse al alto calor y establecerse en una forma en la que pueda convertirse y escapar. Sin embargo, la temperatura es demasiado alta, lo que conduce a su eventual desintegración. ¿Por qué parecía tan sorprendido por esta debilidad? Es importante recordar que el T-1000 es un prototipo avanzado y único en su tipo, y fue creado recientemente por Skynet. Es posible que la máquina ni siquiera fuera consciente de este fallo en particular.