Inicio Cómics ‘Stranger Things: El Otro lado’ el viaje de Will a la...

‘Stranger Things: El Otro lado’ el viaje de Will a la oscuridad

El verano de 1983 en el condado de Hawkins ocurrió algo extraño, y sigue ocurriendo. Todo empezó con la desaparición del pequeño Will y la llegada de una extraña niña. La historia de Once la conocemos, pero, ¿Qué le pasó a Will en el otro lado?

Stranger Things es sin duda una de las series de más impacto en la televisión de nuestros días, junto con Juego de Tronos, y es indudable que se extendería en otros formatos. La duda siempre nos asalta en estos casos, las adaptaciones mediocres, los productos de escasa calidad y demás subproductos restan valor a las franquicias. No en este caso. Netflix y los hermanos Duffer se han cuidado de que sean productos que valgan la pena, y sean fieles. Este cómic cumple los requisitos, no es una adaptación, es un gran complemento a la saga.

HAWKINS AÚN ENCIERRA SECRETOS

El joven grupo de amigos que pelea en el mundo real, no sabe que ha ocurrido con Will, desde el Otro Lado llegan pistas, mensajes, no pierden la esperanza y continuan luchando por su amigo. Pero el joven está perdido en un lugar extraño, desconocido. Hasta ahora. Norma Editorial trae a España la odisea de un niño perdido en un reverso tenebroso de todo lo que conoce, un viaje a la oscuridad, con un monstruo de pesadilla, un ser de luz, y sobre todo con “cosas extrañas”.

Jody Houser relata el tiempo que pasó Will desaparecido, pero no solo cuenta que ocurrió, también nos muestra como es este niño callado e introvertido, que ve en sus amigos a sus héroes y compañeros. Houser no se queda en la historia, y nos introduce en los recuerdos de este pueblo a través de los ojos de Will. Las partidas de rol, los momentos de felicidad, su madres, su hermano, vemos más allá y comprendemos de donde viene esa fuerza que lo mantuvo vivo tanto tiempo en el Otro Lado. El detalle que ha tenido la guionista para encajar el cómic dentro del desarrollo de la serie ha sido minucioso, el lector puede localizar la linea temporal de la serie capitulo a capitulo sobre el papel. También revela ciertos detalles de la Stranger Things que habían quedado sin resolver, o al menos no fue necesario hacerlos, opero que ahora cobran mucho más sentido.

La historia la plasma en imágenes Stefano Martino. El artista utiliza el detalle para que cualquier aficionado a la historia audiovisual se sitúe. Las localizaciones del Otro Lado son visiones deformadas de la realidad, pero reconocibles, y Martino los hace reconocibles. Con una narración que en su mayor parte es en silencio, Will no quiere atraer al Demogorgon, el sonido llega en los recuerdos del niño, y de sus fantasías, nacidas de los juegos de rol, y que refuerzan su voluntad. Con una patina que hace el dibujo más gris, con un color que emula la extrañeza de la fotografía del Otro Lado, el dibujo emula la sensación de ese otro mundo antinatural.

MUCHO MÁS QUE UNA ADAPTACIÓN

Es ‘Stranger Things: El otro Lado’ algo necesario para los amantes de la serie? La palabra no es necesario, es un gran complemento que se centra en lo que no habíamos visto, y lo hace de forma inteligente, atractiva, no viviremos la repetición de la serie, es todo nuevo, desconocido. No es una adaptación al uso, es una gran ampliación de una gran serie. Para los amantes de Strangers Things, es mas que un extra, es descubrir una nueva y gran parte  de ese mundo que la pantalla de Netflix nos descubrió y con la que nos maravilló.

Reseña Panorama
Stranger Things: El Otro lado
Artículo anteriorEl poder de Shazam! un clásico para todas las épocas
Artículo siguienteChris Evans revela su mejor momento como Capitán América en Marvel
Desde que tengo memoria he leído cómics. Mi madre me compró el primero antes de aprender a leer bien, alguien le contó a la pobre que ayudaba a los niños a acercarse a la lectura. Aún busca a la persona que se lo dijo para agradecérselo apropiadamente, con un garrote.Apasionado del mundo de la viñeta devoro todo cómic que se me pasa por delante. El americano es mi predilección pero el japonés y el europeo también llena mis estanterías. Si le añades los libros, las series de tv y las películas soy lo que hoy día llaman friki, y estoy orgulloso de serlo.Periodista con tendencias televisiva,s cuando me lo permiten hasta escribo. No me caso con nadie y ya sea aburrido, trepidante, intenso o un gasto de papel, un cómic hay que leerlo y comentarlo para que este de verdad vivo.