Cómics / Stillwater. Vol. 1 Rabia Rabia. Pueblo pequeño, milagros grandes
Cómics

Stillwater. Vol. 1 Rabia Rabia. Pueblo pequeño, milagros grandes

Stillwater

Stillwater, la nueva serie de Chip Zdarsky para Image llega a España de mano de ECC Ediciones, y promete misterios, acción, y muchas muertes, pero no todas son definitivas.

Cuando puedes vivir para siempre, el día a día puede ser maravilloso. A no ser que vivas en un pueblo pequeño, y no puedas salir jamás de él. ¿Bendición o maldición? Los habitantes de Stillwater todavía no lo han decidido, pero el Juez si, Dios lo dictó, y él hará que se cumpla, sea como sea.

Daniel es un tío bastante normal, trabaja, aunque lo han despedido, tiene un sueño, ser escritor, aunque no escribe. Pero tiene un amigo que siempre le salva. Y ahora lo acompañara a un pequeño pueblo perdido de los mapas, que no aparece en Google Maps y nadie recuerda, a reclamar una herencia de una pariente que nunca conoció. A Stillwater, una pintoresca localidad donde no gustan los forasteros, las preguntas, y donde nadie se puede morir, a menos que las autoridades lo autoricen.

Chip Zdarsky y Ramón K. Pérez se introducen en la América profunda para contar una historia enrevesada, con muchas sorpresas y giros. Un relato que trata de las bendiciones que no se buscan, las maldiciones que se imponen, las familias que desconoces y las mentiras que esconden las buenas intenciones. Una trama compleja que contiene muchos elementos, y que se plantea con calma, pero sin dejar un momento de relax.

Zdarsky está triunfando con su trabajo en Daredevil y con su miniserie de Spiderman: Toda una vida. Pero en esta ocasión se aleja de los superhéroes para plantear una historia sobre un pueblo pequeño, su gente, y el miedo, a morir, a no morir, a los demás, a la ley, y a los cambios. El pueblo en el que nadie muere no es una idea nueva, ya la planteó Tim Seely y Mike Norton en Revival, pero si la obra que publica Aleta trata de crímenes y extraños fantasmas, Stillwater trata de un pueblo atrapado en las redes de un hombre perturbado, como si de un juez de la frontera en la conquista del oeste se tratara.

Ramón K. Pérez lleva demostrando su capacidad desde hace años. En esta ocasión, tratándose de su propia creación, junto con Zdarsky, se deja llevar por la libertad de decidir el mismo, y hace un trabajo notable. Mike Spicer complementa perfectamente su trabajo con un color vivo, que hace de la obra un deleite ya la vez una trampa, es una historia bastante dura, pero no lo parece. La trama se cuenta con claridad y gana enteros con todo lo que el dibujo de Pérez transmite.

Stillwater es un ejemplo de lo que pueden hacer los autores lejos de las majors, más maduros, con intereses propios y con ganas de experimentar sin los corsés de las editoriales que tienen que conservar legados de décadas. Hay que admitir que quizás una parte de la premisa no es original, ya llevamos muchas series de retornados, inmortales, etc, pero sirve para contar ese drama rural del poder y la sangre que es lo más importante para Zdarsky y Pérez.