Inicio Cómics ‘Starlight. El regreso de Duke McQueen’, cuando los cohetes surcan el cielo,...

‘Starlight. El regreso de Duke McQueen’, cuando los cohetes surcan el cielo, empuña tu pistola de rayos, ¡Y qué comience la aventura!

866

Mark Millar agranda su “Millarworld”, esta vez con una aventura de ciencia ficción retro, con naves espaciales, cohetes, batallas grandiosas, y un héroe… ¿de la tercera edad? ‘Starlight. El regreso de Duke McQueen’, una historia nueva sobre un estilo antiguo de hacer cómics.

starlightEl ex capitán de aviación Duke Mc Queen acaba de perder a su esposa, su ancla en un mundo que le ha tratado durante mucho tiempo como un payaso, un loco, un hombre que convirtió un trauma en una fantasía para no enfrentarse a la realidad. Sus hijos lo quieren pero no saben que hace con él, siempre han tenido vergüenza de sus historias espaciales. Duke empieza a ver pasar su vida y los años pesan, los huesos duelen. Liberó un planeta de un tirano y volvió para contarlo, para encontrarse con la mujer que amaba, y todos se rieron de él. Pero todo cambia en un segundo cuando un joven llega a su casa buscando su ayuda, ¡en un cohete espacial! Tantalus vuelve a estar en peligro y solo el gran Héroe galáctico puede salvarlos. Pero Duke no está en la mejor forma física, ni mental, y ha pasado la sesentena de años ¿podrá ser el hombre que necesitan?

Un homenaje a ‘Flash Gordon’, ‘Buck Rogers’, a ‘Espacio 1999’, la ’Estrella de combate Galáctica’ original o  los ’Siete magníficos el espacio’ de Roger Corman, y sobre todo esas revistas y cómics de ciencia ficción que llenaron horas y horas de los jóvenes anglosajones durante su juventud.  Es lo que Raymond, Wood o Kirby querían mostrar en sus cómics sobre el espacio, emoción, aventura, grandes batallas, y actos de heroicidad sin rival. Mark Millar es un artesano que sabe de dónde vienen sus pasiones, y es capaz de hacer suya esa fuente, el género ci fi pulp, pero transformarla en una obra propia, con su sello distintivo. Y en el caso del escocés siempre incluye algo de humor, socaron y macarra, y mucha humanidad. Porque ya sea en medio de peleas, luchas heroicas, apocalipsis o rebeliones en planetas alienígenas, los sentimientos son la fuerza que mueve al hombre, puede ser que muchas veces los motivos sean arrogantes, pero también es muy humano tener defectos. En el caso de Duke McQueen, el reverdecer viejos laureles, recuperar una gloria largamente olvidad, se mezcla con un sentimiento de responsabilidad, porque tiene su parte de culpa en todo este lío, y porque consiguen volver a hacer que se sienta necesitado, útil, querido, y no cree que deba serlo, si no se lo gana.

Pero Millar nunca deja de lado su humor, un poco menos negro en esta ocasión, más brillante, porque estas aventuras pueden tener algún chiste subido de tono, pueden tener violencia, sobre todo por parte del villano, pero lo que siempre han sido, son y serán. Es una brillante historia donde el bueno es muy bueno, los malos muy malos, y sea como sea, el bien triunfa, aunque tenga que recurrir a alguna treta poco honorable. Homenajea, y también parodia ligeramente, estas historias en las que no existían grises, bien y mal estaban perfectamente definidos, y que a día de hoy tan pocas veces disfrutamos.

La historia es lineal, sencilla, y no busca las grandes sorpresas ni giros de guión actuales, es la inocencia de lo retro la que guía la trama. Eso y unos personajes definidos en pocas pinceladas con unas personalidades atractivas, excesivas en algunos casos, para aumentar el delirio de la ciencia ficción como en los 50 o 60. Seis capítulos que no sólo son una aventura espacial, las primeas paginas del capítulo 1 son una muestra de cómo Millar es capaz de contar una historia humana y profunda, la del deber, la del valor, también la del amor y la perdida, y de rematar con algo tan cruel como puede ser el rechazo, un pasado que no parece importar, y una familia actual, que deshecha aquello que no entra en sus planes.starlight-panel_550_310_s_c1_c_t

Goran Parlov ha demostrado en varios títulos que sabe contar historias de acción, con Garth Ennis nos llevo a través de la vida de Nick Furia, agente de la inteligencia americana a través de sus grandes operaciones, sus grandes cagadas sobre todo, y lo hizo con mano firme. En ‘Starlight’ se muestra más suelto, con un trazo más limpio y contenido, definido y alegre, lleno de luz y con un ritmo rápido y dinámico, con composiciones de pagina que siguen el canon de las aventuras espaciales de aquellos cómics a los que homenajea, pero, aunque la estética de los personajes y de los ambientes sea retro, no pierde fuerza, al revés, gana más contra más se acostumbra el lector a la luz y lo brillante, a lo definido y la casi total falta de sombras.

Por si el arte de Parlov no es suficiente para los lectores, la edición que Panini ha publicado incluye las portadas originales de la obra, que incluyen a nombres tan conocidos el medio como Bill Sienkiewicz, John Cassaday o Travis Charest, y las alternativas que aparecieron en Estados Unidos de la mano de Image.

Y como se suele decir, para muestra un botón, aquí os dejamos el arte original de Sienkiewicz para la portada del capitulo dos de Starlight.

Para todos aquellos aficionados al a ciencia ficción y el pulp, ‘Starlight’ es una cita imprescindible, para los amantes de las aventuras también, al igual que para los seguidores de Millar, y un cómic muy de los de antes, donde los buenos son buenos, los malos malíisimos, y a cada paso hay desafíos para que el héroe se luzca. Aventura en estado puro, diversión sin ninguna intención de corrección científica, Space Opera, o lo que es lo mismo, fantasía con naves espaciales y rayos láser en lugar de briosos corceles y espadas encantadas. Una gozada de principio a fin para aquellos que buscan el entretenimiento  en su esencia, brillante y luminosa.

Os dejamos un vídeo que un aficionado grabó mostrando la edición americana del número 1 para que podáis echar un vistazo al cómic.

a la venta en milcomics