Star Wars

Star Wars explica por qué la muerte de Leia redimió a Kylo Ren

Star Wars explica por qué la muerte de Leia redimió a Kylo Ren

Una vez más, la novela de Star Wars: El ascenso de Skywalker resuelve todos las dudas sobre la película, como la escena de la muerte de Leia redimiendo a Kylo Ren.

La historia de Kylo Ren en Star Wars es bastante peculiar, ya que es hijo de los mayores héroes de la Galaxia como Leia y Han Solo, además es sobrino de Luke Skywalker, pero a su vez nieto de Darth Vader. Él tuvo cierta oscuridad dentro desde hace tiempo, algo que aprovechó Snoke (marioneta del Emperador), aun así siempre tuvo dudas en su interior. Incluso cuando mató a su padre o a Snoke y se convirtió en el nuevo Líder Supremo, siempre dejó algo de sitio para la redención.

Star Wars finalmente ha explicado cómo la muerte de Leia redimió a su hijo, Ben Solo, dejando atrás el lado oscuro. La redención ha sido uno de los temas centrales de Star Wars desde el Retorno del Jedi de 1983, cuando Darth Vader traicionó al Emperador Palpatine en la Segunda Estrella de la Muerte, volviendo al lado luminoso ayudando a su hijo Luke Skywalker. Como la nueva trilogía ha ido copiando las películas clásicas, estaba claro que Kylo Ren tendría un momento parecido.

Star Wars explica por qué la muerte de Leia redimió a Kylo Ren

Ahora tenemos más respuestas.

Kylo Ren y Rey estaban encerrados en un combate furioso en el momento en que Leia falleció y algo sobre su muerte sacudió a Kylo Ren hasta la médula. Desafortunadamente, en la película Star Wars: El ascenso de Skywalker no estaba del todo claro por qué la muerte de Leia tuvo un impacto tan profundo. ¿Era solo pena, una repentina comprensión de que nunca se reconciliaría con su madre, o era algo más?

La novela de Rae Carson finalmente explica lo que realmente sucedió. Parece que Leia sabía que se estaba debilitando durante algún tiempo, y el Fantasma de la Fuerza de Luke Skywalker le había estado advirtiendo en voz baja que solo tenía una última tarea. Finalmente, llegó el momento, y Leia se recostó en su cama, decidiendo usar lo último de su fuerza para alcanzar a su hijo.

Volvió a sostener a su pequeño hijo en sus brazos, su cabello negro todavía húmedo desde el nacimiento, como había llorado todo el tiempo en esos primeros meses, pero se calmaba cada vez que sentía que ella o Han o Chewie estaban cerca. Su primer pasos. Su primera palabra. La primera vez que había enviado un juguete volando a través de la habitación con el poder de la Fuerza, provocando su pequeña rabia infantil.

Nunca perdí la esperanza por él, dijo ella.

Díselo, dijo Luke.

Con sus palabras llegó una avalancha de conocimiento y un recuerdo visual de Luke sentado con las piernas cruzadas sobre un acantilado de Ahch-To, temblando de esfuerzo mientras se proyectaba en el campo de batalla en Crait.

El esfuerzo por llegar a Ben tomaría todo lo que ella tenía.

Kylo Ren siempre se había sentido rechazado por su madre. De hecho, había llegado a creer que Leia nunca lo amaba en absoluto. Según la novela Star Wars: Bloodline de Claudia Gray, cuando Ben era un niño, recorrió la galaxia con su padre Han Solo y el tío Chewie, y rara vez veía a su madre, que se dedicaba a su carrera política. Tan pronto como eso terminó, Leia comenzó a trabajar en un nuevo proyecto, la Resistencia naciente, sintiendo una fuerza oscura que crecía en las sombras. Ben había sido enviado a entrenar con su tío Luke, lo cual percibió como otro acto de rechazo.

Las palabras no serían suficientes para llegar a Kylo Ren. Pero Kylo Ren era lo suficientemente fuerte en la Fuerza como para darse cuenta de que Leia estaba muriendo, y estaba gastando lo último de su fuerza para alcanzarlo. De repente, supo todo lo que había creído sobre sus padres, y sobre su falta de amor por él, era una mentira. Después de todo, Leia había elegido gastar su preciosa energía vital en decirle a su hijo que lo amaba, cuando en cambio podría haberlo canalizado para liderar la Resistencia por un poco más de tiempo. Ese acto desinteresado de devoción, la declaración de amor de una madre, destrozó el poder del lado oscuro y redimió a Kylo Ren en Star Wars: El ascenso de Skywalker.