Star Wars ¿Por qué la Estrella de la Muerte tardó 20 años en hacerse? Star Wars ¿Por qué la Estrella de la Muerte tardó 20 años en hacerse?
Star Wars

Star Wars ¿Por qué la Estrella de la Muerte tardó 20 años en hacerse?

Estrella de la muerte Star Wars: Rogue One

¿Por qué con los recursos con los que contaba el imperio galáctico en Star Wars tardó 20 años en construir la primera estrella de la muerte?

Star Wars ha explicado por qué la Estrella de la Muerte tardó 20 años en construirse. La súper arma más grande del Imperio, la Estrella de la Muerte, estaba en proceso mucho antes de que Palpatine fundara oficialmente el Imperio. Los planes iniciales se recuperaron de los Separatistas en Star Wars Episodio II: El ataque de los clones, y la novela Catalyst reveló que se trataba de un plan deliberado por parte de Palpatine. Ahi supimos que los Separatistas presumiblemente estaban trabajando en una Estrella de la Muerte ellos mismos, creando una “carrera armamentista” en la que la República comenzó a construir en secreto la primera Estrella de la Muerte sobre los cielos de Geonosis.

Los problemas en su construcción

Sin embargo, cuando se trata de la Estrella de la Muerte, nada pareció desarrollarse tal y como había planeado el Emperador. La súper arma tardó más de 20 años en completarse, y, por supuesto, fue destruida el mismo día que finalmente estaba lista para ser presentada a la Galaxia. Difícilmente parece ser un ejemplo de eficiencia imperial, y, poco a poco, las historias de Star Wars han ido explorado todos los problemas que tuvo para llevarse a cabo.

construcción de la estrella de la muerte

El primer problema fue que la Estrella de la Muerte era un proyecto de escala sin precedentes. Apodado “Proyecto Stardust”, el programa Estrella de la Muerte exigió la mayor parte de los recursos de una galaxia entera. Además, lo hizo en un momento en que el Imperio estaba demandando cada vez más estos recursos, con Palpatine desarrollando otras tecnologías experimentales como los crucero clase Interdictor, los destructores imperiales y los Defensores TIE. Eso significaba que el Proyecto Stardust competía constantemente con otras prioridades. Para empeorar las cosas, el manto de secretismo que rodeaba a la Estrella de la Muerte significaba que solo el escalón superior del Imperio sabía a dónde iban estos recursos, y las redes de suministro tenían que ser ridículamente complejas.

La llegada de Orson Krennic

Todo el enfoque de Palpatine al gobierno tampoco ayudó; el Emperador disfrutaba jugando a enfrentar a unos contra otros, y como resultado, los que se beneficiaron eran hábiles en las maniobras políticas en lugar de la gestión de proyectos. La construcción de la Estrella de la Muerte fue supervisada finalmente por Orson Krennic, y la escala de su incompetencia se ha vuelto gradualmente más clara. En la novela Thrawn: Traición de Timothy Zahn, un grupo de Imperiales deshonestos pudo robar recursos vitales del proyecto Estrella de la Muerte durante tres años sin que Krennic lo supiera, incluso cuando los robos llevaron al Proyecto Stardust a retrasarse aún más.

Mientras tanto, no todos los líderes imperiales desconocían el proyecto Estrella de la Muerte. Algunos lo consideraban una locura altamente costosa; resentidos por los recursos que se invirtieron en la Stardust en lugar de en sus propias ideas. Los robos antes mencionados fueron orquestados por el Gran Almirante Imperial Savit, que robó con éxito las baterías de turboláser de la Stardust para distribuirlas por la flota imperial. Mientras tanto, el propio Darth Vader parece haber estado celoso de la Estrella de la Muerte, envidiando el hecho de que lo reemplazaría como el arma más poderosa del Imperio. Como resultado, en Darth Vader anual # 2, tomó medidas para sabotear la construcción; cuando Vader se enteró de que los experimentos del pacifista Galen Erso con los cristales Kyber eran esenciales para desarrollar la estación de batalla, hizo que un droide filtrara los planes destructivos del Imperio.

Galen Erso y su papel en la estrella de la muerte

Como se reveló en la novela Catalyst de James Luceno y en la película Rogue One: Una historia de Star Wars, Galen Erso demostró ser la némesis secreta de la Estrella de la Muerte. Era el único experto de la galaxia en cristales Kyber, y cuando Erso y su familia huyeron, todo el proyecto se detuvo. Krennic finalmente lo rastreó y obligó a Erso a reanudar su trabajo, pero las lealtades de Galen nunca fueron con el Imperio. Utilizó las propias debilidades administrativas de Krennic contra él, asegurando se de que el Proyecto Stardust siguiera llegando tarde.

La novelización de Rogue One, de Alexander Freed, reveló que Erso manipuló deliberadamente al propio Krennic para que firmara en el infame puerto de escape de la Estrella de la Muerte, asegurando que la estación de batalla tuviera una debilidad que finalmente podría usarse para destruirla. En ese momento, Krennic se había convencido de que Erso era al único que necesitaba, y había llegado al extremo de matar a todos los demás científicos prominentes que habían contribuido al Proyecto Stardust, suponiendo que hacerlo reduciría los riesgos de seguridad. Este enfoque aseguró que no quedase nadie con vida que pudiera haber entendido la traición de Erso, y como resultado, Orson Krennic había sellado el destino de la Estrella de la Muerte.