Star Wars Videojuegos

Star Wars Episodio I: Racer regresará para Nintendo Switch

La amenaza fantasma - Star Wars Episodio I: racer

Si bien Star Wars: La amenaza fantasma no se cayó del todo bien a los fans, el videojuego Episodio I: Racer fue aclamado como el mejor juego de Star Wars de su tiempo.

El Nintendo Direct del jueves reveló que la Switch contará con dos nuevos juegos de Star Wars, Star Wars Jedi Knight: Jedi Academy previamente anunciado, y ¡Star Wars Episodio I: Racer! el popular videojuego que te convertía en un piloto de carrera de vainas mostrada en La amenaza fantasma.

Los fans de Star Wars pueden recordar que videojuego el Episodio I: Racer, originalmente salió para Windows y Nintendo 64 en 1999. Cuando se lanzó el juego, se consideró en su momento como uno de los mejores juegos de Star Wars jamás desarrollados y vendió más de tres millones de copias solo para Nintendo 64 . Esto está en marcado contraste con el material de origen en la criticada: Star Wars: Episodio 1 – La amenaza fantasma.

Star Wars: Episodio 1 – La amenaza fantasma. estaba destinada a ser un monstruo multimedia, y en muchos sentidos lo fue. Claro, la música compuesta por John Williams fue espectacular, las imágenes fueron fascinantes y el duelo final con Darth Maul sigue siendo una leyenda. Sin embargo, introdujo demasiado equipaje innecesario al Universo Star Wars. Los fans se empantanaron rápidamente con personajes secundarios innecesarios, diálogos forzados y terribles intentos de explicar la Fuerza, como los midiclorianos.

Pero la secuencia de podracing, bien recibida en el lanzamiento de la película, se convirtió rápidamente en una pieza icónica de la historia de Star Wars a pesar de que rara vez apareció desde entonces. La secuencia con mucha acción en una película retenida por una trama demasiado complicada, e incluso para los estándares actuales es una fiesta visual. La acción es rápida y frenética, y se prestó bien al Episodio I: Racer, que rápidamente se convirtió en una aplicación de éxito para la Nintendo 64 en una generación en la que Sony les pisó los talones.

Episodio I: Racer combinó la emoción de alto octanaje de un juego de carreras con la iconografía familiar de Star Wars. Había algo en la forma en la que se sentía pilotar un podracer (vainas en España) que lo hacía muy adictivo. A diferencia de otros juegos de carreras, un podracer era frágil como la porcelana fina de tu abuela. Golpear un motor demasiadas veces o presionar demasiado el acelerador puede significar un desastre. Antes de que te des cuenta, te encuentras con los sonidos de tu piloto gritando mientras su corredor de vainas explota en un millón de piezas, lo que genera una tensión real que muchos otros juegos de carreras no pudieron capturar. Golpear a otro corredor o parte de la pista tuvo otras consecuencias además de ralentizarlo. El juego te hizo sentir como un piloto de podracer cuando tenías que vigilar los niveles de tu motor, rastrear obstáculos y otros corredores de vainas.

Sin embargo, el juego era más que un simple simulador de carreras de ciencia ficción. También presentaba una mecánica robusta de mantenimiento de automóviles, donde los jugadores podían comprar actualizaciones de vehículos, piezas y droides para mejorar su rendimiento en la pista. Finalmente, el Episodio I: Racer sigue siendo un punto brillante en la historia de las precuelas de Star Wars. Si bien la opinión pública sobre las precuelas puede variar dependiendo de dónde esté el fandom, el consenso sobre el excelente Episodio I: Racer se ha mantenido constante a lo largo de los años.