Cómics / Spriggan Vol 4. El pasado de Jean
Cómics

Spriggan Vol 4. El pasado de Jean

Continúa Spriggan, la saga de los guerreros sobrenaturales para recuperar las reliquias perdidas. ¡Y esta vez todos los ejércitos del mundo saben dónde está el siguiente artefacto!

En Spriggan Vol 4, mientras el mundo gira, la tecnología escondida de los dioses alienígenas que visitaron la tierra hace miles de años amenaza a la humanidad. Yu sigue en la brecha, pero esta vez se encontrará ante enemigos muy diferentes a los que acostumbra. Lo sobrenatural no le es ajeno. Pero esta vez tendrá que enfrentarse a nigromantes y habitantes de la noche, y puede que a su compañero. Vale, no es que sean muy amigos, pero han luchado codo con codo ¿tendrán que enfrentarse finalmente?

Con este tomo llegamos al meridiano de la colección que publica Panini Manga en España. A falta de otros cuatro tomos, nos encontramos con una serie que sigue planteando muchas cosas, pero que no ha desarrollado todavía la línea definitiva. Los pasados de los personajes se han repasado, se han alcanzado objetivos puntuales y presentado un buen plantel de secundarios. Pero como cualquier desarrollo en el manga, tras muchas sagas cortas, y creación del mundo donde Yu se mueve, toca empezar a buscar algo más que aventuras únicas a lo Indiana Jones.

Hiroshi Takashige tiene ya tantos elementos para trabajar que parece que no quiera empezar por temor a perder detalles que pudiera haber planteado mucho antes. En este tomo, de nuevo vemos cómo amplía las demostraciones de poderes y tecnologías alienígenas que pueden darse. Así como una nueva especie terrestre. Aunando todo y dando a Jean un pasado rico y bastante más extraño de lo que parece teniendo en cuenta lo “finolis” que parece a primera vista el personaje.

De nuevo Ryouji Minagawa deja claro que cada página que dibuja es un nuevo desafío. Tanto para plantear la acción, como para diseñar enemigos o poderes y sus efectos físicos. Estiliza su línea dejando que la composición y el movimiento fluyan sin necesidad de llenar de líneas cinéticas las viñetas. Un dibujo muy claro y clásico que no enturbia una historia que está llena de acción, pero necesita de sus pausas para contarse.

En definitiva, lo que hizo grande y un clásico dentro del manga a Spriggan y permitió que tuviera su adaptación en anime, de las pocas que desembarcaron en Europa en esos años 90, funciona de igual forma hoy. Una obra de acción que ningún fanático del shonen debería perderse.

Te recomendamos