fbpx Spider-Man solo se convirtió en superhéroe por dinero
Cómics

Spider-Man solo se convirtió en superhéroe por dinero

Spider-Man solo se convirtió en superhéroe por dinero

El famoso código de conducta de Spider-Man es “un gran poder, conlleva una gran responsabilidad”. Pero si eso viene con algo de dinero, mejor.

Todos saben que Spider-Man vive su vida guiado por la norma establecido en la primera aparición del personaje en Amazing Fantasy # 15 de 1962. Pero si volvemos a leer las primeras historias de Peter Parker nos damos cuenta que al principio, él lo único que quería era ganar unos cuantos dólares.

En su debut, podemos ver como Spider-Man fue mordido por la araña que le dio poderes. Pero momentos después de descubrir sus nuevas habilidades sobrehumanas, Parker Parker ve un cartel que ofrece 100 dólares a cualquiera que pueda sobrevivir tres minutos en un ring de lucha con Crusher Hogan y decide que es el mejor uso de sus nuevas habilidades. Al igual que en el primer Spider-Man de Sam Raimi, Peter pasa fácilmente la prueba, llamando la atención de un productor de televisión que le promete que puede ganar una fortuna y convertirse en una estrella con sus nuevas capacidades.

Peter acepta de inmediato y después de dejar a los espectadores asombrados con su primera aparición en la televisión. Todo se llena de periodistas que ofrecen dinero para entrevistas, fotos y ofertas de películas. Él les dice: “¡Hablen a mi agente, muchachos! ¡Estoy ocupado!”. El resto de la historia de origen de Spider-Man se desarrolla con la muerte de su tío Ben a manos de un criminal que podría haber detenido previamente y que terminó con su cita ahora icónica de “un gran poder, conlleva una gran responsabilidad”.

Peter Parker seguía buscando el dinero.

La próxima aparición del personaje sería en 1963 en su primer cómic en solitario, The Amazing Spider-Man # 1. Con Ben muerto, debe tratar de ayudar a la tía May a pagar las cuentas, incluso considerando brevemente usar sus poderes en una vida de crimen para llegar a fin de mes, antes de decidir rápidamente que no es un criminal. Todavía trabajando en el mundo del espectáculo, Parker Parker tiene problemas en el banco cuando no puede cobrar su cheque porque está hecho para Spider-Man y no tiene una identificación oficial. Uno podría pensar que un súper genio como Peter Parker podría haber previsto ese problema, pero aparentemente no.

Finalmente, se le ocurre una nueva idea para ganar dinero. Simplemente quiere unirse a los Cuatro Fantásticos y ganará un sueldo constante con ellos. Spider-Man irrumpe en el Edificio Baxter y se produce una breve pelea entre él y el cuarteto de héroes. Una vez que todo se calma, el hombre araña explica que fue solo una exhibición de sus habilidades y que él está allí para unirse al equipo, exigiendo un gran salario. Pero su plan no es efectivo, cuando se le explica que el equipo no tiene fines de lucro y que cualquier dinero que ganan se destina a investigación y desarrollo para frustrar a sus villanos.

Se balancea, desanimado, y después de un enfrentamiento con El Camaleón, la historia termina con Peter sollozando y deseando nunca haber ganado sus poderes. Los fans sabrán que Spider-Man eventualmente aprovechará su estatus de héroe como fotoperiodista del Daily Bugle con un don para obtener fotos exclusivas del héroe de Nueva York.

Así que las primeras aventuras de Spider-Man enseñan algo a los lectores. Ya que los grandes poderes pueden venir con grandes responsabilidad, pero no necesariamente con un gran sueldo.