Inicio Series de televisión Spartacus: Venganza. ¿Una serie demasiado violenta?

Spartacus: Venganza. ¿Una serie demasiado violenta?

1699

Tras el fallecimiento de Andy Whitfield  podemos ver a Liam McIntyre dando vida a Espartaco en ‘Spartacus: Venganza’. La serie terminará en la siguiente temporada.

‘Spartacus: Venganza’, continúa la historia tras el final sangriento de la primera temporada, donde los gladiadores logran escapar del Ludus de  la casa de Batiato. La serie aunque tiene una gran audiencia ha recibido numerosas críticas por ser demasiado violenta.

¿Podemos considerar exagerado el enfoque de la historia contada de Espartaco y considerar la serie  como desmesuradamente violenta,  y carente de realidad?

Spartacus Vengeance
Poster de Spartacus Vengeance

Para responder a esta pregunta tenemos que analizar las costumbres de aquella época, en la República Romana del año 71 AC. , Roma se encontraba en plena expansión, y no paraba de llegar a la región de Italia riquezas de tierras conquistadas y esclavos que se adquirían como mano de obra gratuita. Los esclavos carecían de derechos, y podían ser asesinados por sus amos, sin ningún tipo de ley que lo impidiera. No fue hasta 100 años después cuando los esclavos adquirieron ciertos derechos básicos y se penalizara por ley su asesinato. Gran parte de los esclavos se adquirían para trabajar en cultivos y en minas, aunque algunos de ellos, los más fuertes, se les entrenaba en Ludus para espectáculos de gladiadores en los que luchaban a muerte. Los esclavos en esta época eran considerados como objetos carentes de valor humano.

En esta época de injusticia con los esclavos y tras 2 revueltas anteriores de esclavos infructuosas aparece la figura de Espartaco que contra su voluntad está en el Ludus de Batiato, en la ciudad de Capua.

¿El Espartaco real es como se muestra en la serie?

Según el historiador Romano Apiano, “Entre los gladiadores que se entrenaban para el espectáculo en Capua, Espartaco, un hombre de Tracia que había servido en cierta ocasión con los romanos como soldado, y que a causa de haber sido hecho prisionero y vendido, se encontraba con los gladiadores, convenció a unos setenta de sus compañeros a arriesgarse por la libertad más que por la gala del espectáculo”. Según Plutarco “Cierto Léntulo Baciato mantenía en Capua gladiadores, de los cuales muchos eran Galos y Tracios; y como para el objeto de combatir, no porque hubiesen hecho nada malo, sino por pura injusticia de su dueño, se les tuviese en un encierro, se confabularon hasta unos doscientos para fugarse”

Plutarco describe a Espartaco: “Eligieron tres caudillos, de los cuales era el primero Espartaco, natural de un pueblo nómada de Tracia, pero no sólo de gran talento y extraordinarias fuerzas, sino aun en el juicio y en la dulzura muy superior a su suerte, y más propiamente Griego que de semejante nación.”. Apio habla de los 3 Caudillos “Saqueó los alrededores teniendo como lugartenientes a los gladiadores Enomao y Crixo” y de su forma de actuar “Puesto que repartía el botín en partes iguales, tuvo pronto una gran cantidad de hombres”. Un posterior Lugarteniente fue Ganicus, que conocemos por ser el protagonista de la precuela.

Hasta el momento hemos visto que por  la moral de la época,  y las circunstancias en las que se encuentran,  los actos  concuerdan perfectamente con la versión violenta que se nos ofrece en la serie, y según los historiadores de la época podría ser que hasta se nos ofrezca una versión más suave del auténtico Espartaco.

Antes de una batalla nos cuenta Plutarco, que degolló a su caballo antes de saltar a un foso con sus hombres y atacar “Habiéndole traído el caballo, lo primero que hizo fue desenvainar la espada, y diciendo: “Si venciere, tendré muchos y hermosos caballos de los enemigos; más si fuere vencido, no lo habré menester”, lo pasó con ella.””. Apio nos cuenta como actuaba tras una batalla “Espartaco sacrificó a 300 prisioneros romanos  en represalia por la muerte de un compañero. “ , “Después se apresuró a marchar tras quemar los enseres inútiles, matar a todos los prisioneros y degollar a los animales de carga para que el ejército tuviera libertad de movimiento”.  Según los historiadores romanos, nos muestran a un hombre más astuto y precavido que sus compañeros,  que sabe retirarse cuando es necesario, o ingeniar planes brillantes de batalla. Por el contrario el resto parece una multitud descontrolada de bárbaros con peligro constante de fragmentación y división, carente de precaución. Los historiadores romanos no se ponen de acuerdo en los objetivos que perseguía Espartaco con su rebelión. Por sus movimientos parece que su primer objetivo inicial era salir de Italia por el Norte y escapar de Roma por los Alpes, pero parece que el objetivo de seguir liberando esclavos y ampliar la revuelta fue tomando más fuerza, quizás obligado por el resto de sus compañeros. El intento de cruzar por el Sur en Barco a Sicilia parece confirmar que se pretendía extender la revuelta a esta región, ya que las 2 revueltas de esclavos iniciales se produjeron en esta zona.

Como conclusión podemos considerar que el auténtico Espartaco se aproxima bastante al de la serie, estaba entrenado y preparado para morir  en la arena como gladiador,  aunque su deseo fuera escapar de la República Romana y su injusticia, no tenía más remedio que luchar continuamente, primero como gladiador en combates a muerte para servir de mero espectáculo y posteriormente, para sobrevivir a sus perseguidores romanos batalla tras batalla. Posiblemente la vida del Espartaco real fuese más dura y más violenta que en la serie.