Noticias / Cine / Sigue el tema: Según estudio, el público prefiere un reparto con diversidad
Cine

Sigue el tema: Según estudio, el público prefiere un reparto con diversidad

La UCL estudió la recepción que tienen en la audiencia las diferentes películas del año. La universidad se enfocó en el factor de las que poseen y las que no, un reparto en los que haya diversidad, principalmente racial.

En las últimas semana en Cinemascomics.com se ha publicado material con la premisa de que apoyar la igualdad es necesario. Sin embargo, el hecho de que incluir actores, actrices o personajes solo por su etnia u orientación sexual influya en algo en la calidad de los productos, es la cuestión a debatir, defendiendo la diversidad.

No obstante, a pesar de ser un tema controversial y que puede generar muchas opiniones, la academia ha buscado mostrar el pensamiento colectivo. Es por esto que la UCLA publicó un estudio que demostraría la preferencia general.

Según el reporte titulado Hollywood Diversity Report: Pandemic in Progress, las películas que tienen un elenco compuesto por menos del 11 por ciento de actores minoritarios tenían los ingresos brutos más bajos.

Lo contario pasaría con aquellas en las que del 41 al 50 por ciento de sus actores representan minorías. Estas poseen la mediana bruta más alta.

El gran destaque de la taquilla, y que probaría el punto de la encuesta, sería Bad Boys for Life, la cual alcanzó a recoger 426 millones de dólares. El casting del filme tenía más del 50 por ciento conformado por miembros de grupos minoritarios.

Los resultados también arrojaron que en las plataformas de streaming, el personal de diferentes colectivos raciales y los personajes de diferente nacionalidad, habría sido sinónimo de éxito en números de reproducción y transmisión.

Los límites ¿Dónde ponerlos?

Así las cosas, el impacto económico positivo es real, quiere decir que sí gusta entre los espectadores el factor de tener un reparto diverso, pero la cuestión es ¿Esto debe tener límites?

A nadie podría incomodarle ver a magníficos actores como Will Smith, Samuel L. Jackson, Morgan Freeman, Denzel Washington o Jamie Foxx protagonizando los mayores títulos de la cartelera, pero habría que pensar por ejemplo en una producción biográfica.

Imagine que Napoleón Bonaparte es el protagonista. Piense que se escoge a Idris Elba u Omar Sy para interpretarlo. Nunca será puesta en duda la gran capacidad actoral de estos, que seguramente harían un gran papel.

Algo parecido, pero interesante y de admirar, fue hecho por Bridgerton. En la serie la Reina Carlota es interpretada por la actriz Golda Rosheuvel, mostrando una sociedad ficticia en que en la Gran Bretaña de la época el tono del piel no importaría.

Sigue el tema: Según estudio, el público prefiere un reparto con diversidad
La reina Carlota en Bridgerton, una de las series más vistas de Netflix

“Es algo que realmente resonó en mí, porque me hizo preguntarme cómo podría haber sido eso en realidad. ¿Y qué habría pasado? ¿Qué podría haber hecho ella? ¿Podría la reina haber elevado a otras personas de color en la sociedad y otorgarles títulos y tierras y ducados?”, comentó el creador a Collider.

Esto puede ser una de las ventanas que se abriría para explicar cómo defender realmente la inclusión en un producto audiovisual, ya que sí hubo una razón de ser.

La inconformidad

Pero lo que ha incomodado al público no es esto, mucho menos las diferencias raciales, sino que se hayan tomado personajes que tienen un biotipo determinado y se escojan actores “diversos” solamente para forzar una posición política agradable y personificarlos sin explicación.

Algunos casos ya fueron citados, aunque este estudio podría darle a Hollywood la idea que no hay nada de malo en burlar el diseño original de un personaje de ficción y poner a un artista en nada parecido.

Sin duda alguna, la inclusión es necesaria. No hay error en esto. La tolerancia debe existir, no hay cómo no esperarla. Sin embargo, esto no debe hacer pensar a los productores que una presión social desvíe su criterio a la hora de elegir a su reparto.

¿Y los actores y actrices blancos? ¿No son buenos? ¿Están siendo amenazados por no representar una minoría?