Cómics / Sentient. Perdido en el espacio, el miedo está detrás de tu puerta
Cómics

Sentient. Perdido en el espacio, el miedo está detrás de tu puerta

Sentient

Sentient, la nueva obra de Jeff Lemire y el español Gabriel H. Walta nos envuelve en los miedos más primitivos, la soledad, la desconfianza, y el abandono, y los lanzan a nuestra garganta sin piedad.

Sentient, la segunda obra de TKO Studios en llegar a España es una historia de ciencia ficción y terror que atrapa por su atmósfera opresiva y su increíble poder evocador de los miedos que siempre acompañan al ser humano. Lemire y Walta han creado un infierno en el que lo más peligroso es no saber en quien confiar.

El futuro de la humanidad está en las estrellas. El planeta Tierra está muriendo, y las colonias albergan a aquellos que desean un futuro más allá de conflictos y de un mundo saturado e hiper contaminado. Pero en todo paraíso hay serpientes, y a los más jóvenes de la nave, les tocará pelear por su vida, acompañados solo de la inteligencia artificial de la nave, Valarie, una madre cariñosa, libre de ataduras y dispuesta a todo por proteger a sus niños, incluso de matar.

El aclamado guionista Jeff Lemire teje su magia en una historia de personajes inmaduros, todavía por formar, que tienen que enfrentarse a lo desconocido, pero triunfan como sociedad, superando los obstáculos naturales de los adultos. Algo así como si en el Señor de las moscas hubieran decidido buscar una salida y trabajar todos a una, y no olvidar todo en pos de sensaciones salvajes, y la libertad de la falta de responsabilidad. Como nos viene acostumbrando el canadiense, la historia es un relato lineal, sin recurrir a nada más que la secuencia constante del tiempo, paso a paso se cuenta el relato y los personajes crecen, sin recurrir al pasado de ninguna, porque en este caso no es suficiente para desarrollar nada, son niños en un caso, y una IA que nunca tuvo libertad en el otro. Sentient proporciona una sensación de ganar profundidad al leerlo, y no entrar en un relato que de inicio ya tiene mucho que mostrar.

Pero si algo destaca, es el increíble arte de Gabriel Hernández Walta. El andaluz ha dejado claro durante toda su carrera que es capaz de manejarse en cualquier terreno, desde los superhéroes, y sus versiones más científicas, o más “barriobajera”, ambos en la franquicia mutante como los X Men o Magneto, hasta el terror más puro como con EL Torres en EL Bosque de los Suicidas. En Sentient se acerca más a la segunda, pero sin el aspecto sobrenatural. Recupera esos ambientes oscuros, de trazos irregulares, orgánicos, gruesos, que amenazan en cada esquina. Siente el frío del espacio, la falta de oxígeno, y cada sobresalto es una subida de las pulsaciones. No creo que haya un mejor dibujo para esta historia, llenando cada página de una tecnología que no parece nueva, brillante y hermosa, sino primitiva, pagana y amenazante. Valarie y sus brazos, como garras de un pájaro prehistórico son el claro ejemplo de cómo algo que debería ser impresionante como avance tecnológico, resulta un oscuro guardián de macabra figura.

La unión de una historia tejida con habilidad, y el dibujo de un artista en su mejor momento, da como resultado una obra que traspasa las barreras de la ciencia ficción y el terror, logrando una aventura de space opera macabra. En la que madurar antes de tiempo, olvidar los prejuicios, y ser capaces de trabajar como una sociedad, significa la diferencia entre la vida y la muerte.

Una obra notable que busca algo más que solo el terror, y logra reflexiones respecto a la humanidad, su ambición desmedida, y su necesidad de imponer ideologías y creencias, por la fuerza la mayoría de veces. En contraposición con una nueva generación más generosa, que decide ser lo que no son sus mayores, responsables.