Inicio Noticias Sensacine nos cuentan ‘Soy el número cuatro’ (‘Crepúsculo’ + marcianos)

Sensacine nos cuentan ‘Soy el número cuatro’ (‘Crepúsculo’ + marcianos)

591

Crítica de ‘Soy el Número cuatro’.

La web sensacine nos aporta su visión de la película ‘Soy el Número cuatro’. La comparan a un crepúsculo mezclado con extraterrestres.
Soy el Número cuatroEl próximo 8 de abril se estrena en España “Soy el número 4” y nuestros amigos de Sensacine.com, ya han tenido la ocasión de poder verla antes que nadie y nos cuentan sus impresiones acerca de la película.

Con “Soy el Número cuatro Walt Disney ha elaborado minuciosamente un nuevo hit capaz de sustituir a las pronto finiquitadas sagas de Harry Potter y ‘Crepúsculo’.

La cosa va de lo siguiente. En la tierra hay unos extraterrestres, nueve concretamente, que viven con apariencia humana (o al menos con al apariencia humana de los modelos de Gucci) ocultándose de una tribu intergaláctica que se dedica a conquistar planetas arrasándolos a su paso. Ellos, juntos con sus protectores, son los últimos supervivientes de su planeta… pero ahora los “mogadorianos” (que así se llaman los villanos del asunto: una suerte de arenques tatuados con pistolones gigantes necesitados de una urgente limpieza dental) han llegado a la Tierra con la intención de darles caza (llevan tres) para luego aniquilar nuestro preciado (y, claro, único) planeta.

‘Soy el número cuatro (I Am Number Four)’ es entonces, salvo que la taquilla dicte lo contrario (cosa que dudamos), el inicio de una saga minuciosamente prefabricada desde sus inicios que pretende seguir (=copiar) los pasos del mayor éxito comercial de los últimos años: el de la saga ‘Crepúsculo (Twilight)’ y secuelas.

Soy el Número cuatro es una adaptación de las famosas novelas .

Tomemos nota: por un lado tenemos la adaptación de un best seller tan insípido como de fácil lectura firmado por un tal Pittacus Lore -pseudónimo bajo el que se esconden los escritores Jobie Hughes y James Frey-; por otro un film de género temática fantástica -extraterrestres- donde habitan elementos propios de las comedias románticas para adolescentes -institutos, un tímido bullying al chico nerd, familias desestructuradas, historias de amor puras como semillas de crisantemo…-; y para finalizar un puñado de actores veinteañeros de etérea belleza facial y cuerpo cincelado a golpe de espaldera en el gimnasio de Hollywood que se precie.

Desde que tengo uso de razón siempre me he sentido atraído por el dibujo, los cómics y sobre todo el cine, culpa de esta afición la tiene “Star Wars: Episodio IV”, me sentí fascinado por la gran cantidad de naves espaciales que aparecían en ella y todo el mundo creado por George Lucas, la escena de la nave corellia perseguida por un crucero imperial que avanzaba hasta llenar la pantalla fue impactante. La música de John Williams era pegadiza y fácil de recordar, ya para entonces recuerdo mis colecciones de cromos y los muñecos de la saga. Otra gran influencia han sido los cómics, en concreto las ediciones de Vertice de Spiderman, La patrulla X, Los Vengadores, Los 4 fantásticos, con los que aprendí a dibujar copiando las viñetas de John Romita Sr. y Jack Kirby. Así que no era de extrañar que terminase estudiando en la escuela de artes de Zaragoza.