Noticias / Cine / Según Joe Rogan, The Hangover es la última gran comedia
Cine

Según Joe Rogan, The Hangover es la última gran comedia

El presentador estadounidense del famoso podcast de actualidad The Joe Rogan Experience se ha manifestado con decisión sobre la película The Hangover, comercializada en España bajo el título Resacón en Las Vegas y en América Latina como ¿Qué pasó ayer? Rogan no dudó en declararla «la última gran comedia», y la puso por sobre todos los lanzamientos posteriores al año 2009 en este rubro del cine.

Asimismo, el conductor del celebrado podcast señaló que los mandatos de lo políticamente correcto y la cultura de la cancelación son dos de los elementos que arruinaron el género de comedia. En ese sentido, resaltó varios filmes de los últimos tiempos a los que, según su entender, les faltó el chispazo del atrevimiento que caracterizaba las viejas comedias.

Revaloración de The Hangover, un clásico reciente

La película del 2009 dirigida por Todd Phillips se ha instalado en la retina de los cinéfilos con escenas y personajes entrañables. En particular Alan Garner (Zach Galifianakis), que queda eternizado por su conducta infantil, y por varios rasgos inolvidables que le dan intensidad a la trama, como su habilidad de contar cartas mientras juegan al blackjack.

La historia comienza cuando Doug (Justin Bartha) viaja a Las Vegas para su despedida de soltero, dos días antes de su matrimonio, acompañado por Phil Wenneck (Bradley Cooper), Stu Price (Ed Helms) y el consabido Alan. A la mañana siguiente, luego de una noche de aventuras, los tres invitados despiertan con una terrible resaca, sin recordar lo que sucedió en la víspera. Lo más desesperante de todo: Doug, quien se va a casar en cuestión de horas, no aparece por ningún lado.

Así es que los tres compañeros emprenden una travesía de reconstrucción de sus andanzas nocturnas, que los lleva a recorrer los lugares por donde anduvieron en su velada de fiesta. Esta estructura narrativa le da un marco de interés a la historia, al tiempo que le aporta una frescura que sale de los márgenes de la cronología clásica en cine. El desarrollo de la película está lleno de escenas hilarantes y de diálogos geniales, al tiempo que pone sobre la superficie diversas contradicciones de la vida adulta.

Una comedia osada

Lo que Joe Rogan parece valorar más que nada de The Hangover es su espíritu indómito. No se trata de una comedia que se anda con reservas ni que teme mostrar de más. Por el contrario, desde el lenguaje, la escenografía y la trama, se evidencia una obra que empuja los marcos burgueses del género. Sin incurrir en groserías ni en recursos pornográficos, The Hangover logra una sensación de osadía que la vuelve inolvidable.

Además, entre risas y exabruptos, el filme trabaja sobre la fina línea de la responsabilidad adulta. Alan, que revela ser un niño en las pieles de un treintañero, conduce a sus amigos por caminos poco usuales. Sin embargo, ellos de alguna manera se dejan llevar, y terminan disfrutando de la camaradería de la aventura compartida.

Las siguientes producciones de la serie, The Hangover II y III, mantuvieron la esencia pero perdieron algo de la frescura inicial. Con escenarios exóticos, la reaparición de personajes anteriores y ciertos recursos estrafalarios, las películas se parecen a copias barrocas de su primer ensayo.

Un género que languidece

En la opinión de Joe Rogan, la comedia pareciera estar presa de los mandatos de lo políticamente correcto, que es el imperativo categórico del arte en esta época. Una de las excepciones, según el conductor del podcast, es la película This is the End (Juerga hasta el fin, en España) de Seth Rogen, lanzada en 2013, la cual pareciera remedar los mejores rasgos de The Hangover. Para Rogan, el resto de las comedias recientes tiene demasiado miedo de mostrarse imprudente o de ser víctima de la cultura de la cancelación por algún exceso de vehemencia.

Es que, como señala el filósofo esloveno Slavoj Žižek, la verdadera comedia implica la complicidad entre las partes, y esta relación permite el descaro, la desfachatez y la transgresión dentro de ciertos límites de cordialidad. Žižek va aun más allá al señalar que lo políticamente correcto es una máscara de los verdaderos problemas sociales: mientras que la comedia osada pone en relieve las cuestiones de raza, género y clase, la comedia blanda silencia todo lo sustancial, sin hacer otra cosa que repetir los preceptos de lo moralmente aceptable.

Posiblemente las posiciones de Roga y de Žižek sobre The Hangover sean diferentes, pero si hay algo en lo que coinciden, es en su apreciación sobre la corrección estricta.

Te recomendamos

Noticias relacionadas

10 lugares de películas en Londres que no puedes perderte

David Larrad

Nintendo lanza oficialmente su estudio de cine

David Larrad

La adaptación de Prophet con Jake Gyllenhaal sigue adelante

David Larrad