Noticias / Cine / Noticias Marvel / Sam Raimi recuerda la gran polémica de Spider-Man (2002)
Películas Marvel

Sam Raimi recuerda la gran polémica de Spider-Man (2002)

Actualmente Spider-Man (2002) es una película muy querida por los fans, pero en su momento tuvo una gran polémica y Sam Raimi lo sabe bien.

El director Sam Raimi es el encargado de Doctor Strange en el multiverso de la locura que está apunto de estrenarse. Pero mucho antes, hizo la trilogía de Spider-Man de Tobey Maguire (2002, 2004 y 2007). En ese momento a los fans no les gustó nada que Peter Parker lanzara redes orgánicas en vez de que inventara unos brazaletes para que le ayuden. Esa idea surgió de los guiones originales de James Cameron y los mantuvieron para esas películas.

Así lo explica el propio Sam Raimi en una reciente entrevista: «Era consciente de la polémica y no era algo bueno para mí. No tuve una gran experiencia con los fans».

«Había una cultura de Internet que apenas comenzaba a mostrar su capacidad de ser fea». Reveló el guionista David Koepp. «Esa fue probablemente mi primera experiencia con lo que hemos tenido que lidiar todo el tiempo ahora, que es la distracción de las personas que te dicen cómo creen que debería ser tu película antes, durante y después de que la estés haciendo y haciéndola».

«La gente tenía muchas opiniones sobre lo que deberíamos y no deberíamos hacer, a quién deberíamos contratar como director, a quién deberíamos contratar para interpretar a Spider-Man, todo lo demás». Dijo la productora Amy Pascal. «Pero no fue nada en comparación con lo que es ahora».

«No creo que los fans pensaran que yo era la persona adecuada para dirigir a Spider-Man en general». Agregó Sam Raimi. «Y luego los tiradores de telarañas orgánicas: cuando los fanáticos se enteraron de que iba por ese camino, trataron de eliminarme de la imagen».

«Apoyo a los lanzadores de telarañas orgánicos como una idea genial». Reveló David Koepp. «Ni siquiera fue idea mía».

Sam Raimi no fue la primera opción de SONY.

«Mi agente, Josh Donen, dijo: Quieren ser honestos contigo. Hay alrededor de 18 directores que preferirían tener en una lista. Y dije: Está bien, bueno, diles que soy el número 19».

Cuando fue a la primera reunión pensaba que los directivos no le querían. «Era muy consciente de que no me querían». Recordó Sam Raimi. «Así que realmente no quería quedarme más allá de mi bienvenida».

«La reunión iba muy, muy bien». Dijo el ejecutivo de Sony, Matt Tolmach. «Y de repente, Sam miró su reloj, se puso de pie y dijo: Bueno, muchas gracias por su tiempo. Agradezco que me haya invitado».

Así que consiguió el trabajo y pudo hacer una gran trilogía, aunque la tercera entrega fue la más floja de las tres.

Antes de hacer Doctor Strange en el multiverso de la locura, Sam Raimi no tenía claro si regresar al Universo Marvel.

«No sabía que podía enfrentarlo de nuevo porque era tan horrible haber sido el director de Spider-Man 3. Internet se estaba acelerando y a la gente no le gustó esa película y seguro que me lo hicieron saber. Entonces, fue difícil retomarlo. Pero luego, descubrí que había una vacante en Doctor Strange 2. Mi agente me llamó y me dijo: Están buscando un director en Marvel para esta película y surgió tu nombre. ¿Te interesaría? Y pensé: Me pregunto si todavía podría hacerlo. Son realmente exigentes, ese tipo de imágenes. Y pensé: Bueno, esa es razón suficiente».

Te recomendamos