Noticias / Cine / Rupert Grint quiso dejar de actuar para vender helados
Cine

Rupert Grint quiso dejar de actuar para vender helados

El actor que dio vida a Ron Weasley en la saga de Harry Potter, revela el momento más duro de su vida como actor de Hollywood.

La estrella de la saga de Harry Potter, Rupert Grint, estuvo a punto de dejar su carrera profesional como actor para convertirse en heladero. La decisión casi fue tomada tras la conclusión de la saga mágica en 2011. El intérprete se dio a conocer al mundo dando vida a Ron Weasley, el leal amigo del protagonista. Su debut profesional tuvo lugar a la edad de once años, cuando se estrenó Harry Potter y la piedra filosofal. Grint siguió interpretando el papel de Ron Weasley en todas las siguientes películas de la franquicia de J.K. Rowling. También obtuvo papeles protagonistas en Thunderpants (2002) y Driving Lessons (2006). Apareció recientemente en el veinte aniversario de la primera película de Harry Potter que estrenaron en HBO Max bajo el título Return to Hogwarts.

¡Se llegó a comprar una furgoneta para vender helados!

A pesar de no haberse rendido, parece que Rupert Grint estuvo muy cerca de cambiar su carrera profesional como actor por un trabajo completamente inesperado. Pero no por ello igual de maravilloso que ser intérprete, no nos malinterpretéis. En una entrevista concedida a The New York Times, el actor de Harry Potter describió cómo los diez años interpretando a Ron Weasley lo dejaron en un estado de preocupación profundo. Creía que no podría interpretar ningún otro personaje, que no lograría ser un «actor adulto» cuando terminaran todas las películas de la saga de Warner Bros. Pictures. Como resultado, el muchacho se compró una furgoneta de helados y decidió que sería heladero durante un tiempo.

«Cuando terminaron de filmar las películas de Harry Potter, a Rupert Grint le preocupaba no llegar a convertirse en un actor adulto«, escriben en The New York Times. «Sabía cómo interpretar a Ron, el valiente y nervioso amigo de Harry, pero no sabía si podría llegar a interpretar a alguien más. ‘¿Es demasiado tarde para elegir otro papel?’, se preguntó a sí mismo. Entonces, compró una furgoneta de helados, de color rosa y blanco, que condujo de regreso a la casa de su familia, al norte de Londres. Lo hizo en su último día de rodaje. Pensó durante un tiempo que podía intentarlo. Sin embargo, después de tomarse un año sabático, intentó volver a la actuación. Le ofrecieron papeles muy similares, pero él quiso probar con algo más atrevido, serio y adulto«. ¿Qué os parece la historia del actor que dio vida a Ron?

Te recomendamos