Noticias / Cine / RoboCop, el oficial en las calles de la ciencia ficción
Cine

RoboCop, el oficial en las calles de la ciencia ficción

robocop

La ciencia ficción, como género y definición, ha ido evolucionando a lo largo de los años, décadas e incluso siglos. ¿Siglos? Pues sí, ya que dicho concepto se remonta a la literatura y no solo al , como se le suele asociar. Bien Julio Verne había imaginado viajes submarinos o vueltas al mundo cuando el hombre aún no era capaz ni de pensar en algo más allá que un carro a motor, recientemente inventado por un tal señor Benz, mientras tal escritor lo superaba en años luz de imaginación. Luego, al llevar este estilo al séptimo arte se encuentran algunas similitudes, las cuales lo definen: tecnología, futuro e ingenio.

Los elementos del sci-fi dan origen a su nombre, mezclando los avances reales o irreales de una ciencia, que ofrece una visión de lo que el mundo puede llegar a ser, sobre lo que realmente es. Un claro ejemplo de ello es Robocop, apareciendo como un faro de creatividad en 1987.

Argumento

La película, como su título sugiere, sigue a un policía de Detroit, Alex Murphy, quien, tras morir, su cadáver es mezclado con partes robóticas, convirtiéndose en un cíborg encargado de limpiar las calles de la ciudad y cumplir la voluntad de la Omni Consumer Products.

Hoy en día, tal argumento parecería algo lleno de clichés y repeticiones, pero, para esa época era la combinación utópica de elementos novedosos, todos confluyendo en una historia que revolucionaba el género de acción, dándole una visión a futuro y usando los pocos, o casi nulos, efectos especiales del momento.

Así, bajo la dirección de Paul Verhoeven y la redacción de Edward Neumeier y Michael Miner, el filme estuvo protagonizado por Peter Weller, Nancy Allen, Dan O’Herlihy, Ronny Cox, Kurtwood Smith y Miguel Ferrer, quienes, sin pensarlo mucho, entraron a la historia del cine y de qué manera.

¿Ser o no ser?

Pero… ¿Qué había detrás del visor de Robocop? De hecho, ese interrogante podría explayarse de mil y un formas, pues uno de los puntos más analizados de la producción fue el significado de humanidad y donde estaban los límites entre la tecnología, apuntada hacia crear robots para suplantar a las personas en sus trabajos, y la fuerza viva de los seres. La moral, la ética y raciocinio emocional fueron algunos de los ejes de la imagen de Murphy, que, sin memoria en gran parte del camino, demostró ser más humano que los villanos y criminales que solo buscaban el bien individual.

La ciencia y la ficción de una revolución

robocop

De la misma manera, el largometraje fue estrenado solo tres años después que Terminator, el cual abordaba la temática anterior de manera similar, así como lo que era una inteligencia artificial, pero había algo más que las conectaba.

Los finales de los 80’ fueron el escenario perfecto para ambos títulos, ya que estos colocan en escena el asunto del poder masivo de las grandes corporaciones, por un lado, la OCP, mientras que por el otro era Cyberdyne Systems Corporation, creadora de la terrorífica Skynet.

Los directores, usando el cine como herramienta de protesta, hicieron ver al mundo uno de los puntos más reclamados por las sociedades modernas: la empresa privada, poderosa y enseñoreada, como una de las principales amenazas del futuro de la humanidad.

Un aumento en la producción de gases, faltas a medidas de bioseguridad a fin de enriquecimiento más eficaz y corrupción, ligada incluso con políticas públicas, hacían que las personas, hace décadas, vieran a los grandes empresarios como los villanos de un futuro, que a veces podría parecer apocalíptico… ¿Estaremos viviendo en él?

Una franquicia inevitable

Ahora, volviendo a la franquicia de Robocop, tras ver sus principales implicaciones sociales y en la industria, cabe mencionar que esta siguió creciendo y creciendo, ya que, siendo una marca registrada, sería un pecado del marketing dejarla ir con solo una entrega en la cuenta.

El producto recaudó 53,4 millones de dólares. Si bien no fue una de las mejores cifras del 84’, la promesa de valor que tenía era alta, así que, hubo un intento más en 1990. Las ganancias fueron cayendo, así que todo apuntaba a que era mejor dejar la cosa por ahí, pero no, no hay ser más terco que un productor de Hollywood al parecer.

De esta forma, se decidió que la saga se haría una trilogía, por lo que se estrenó otro trabajo en 1993 y aquí la sorpresa llegó. Esta edición tuvo más dividendos que la anterior, no hay tercero malo, parecía, por lo que la sensación que quedó fue buena, pero a medida que crecía este pensamiento, el concepto de culto que había tenido la primera parte se fue perdiendo y fue llenándose de lo obvio, tradicional y comercial. Las grandes corporaciones siempre mandan… ¿No?

Un reboot que no estuvo a la altura

Robocop-2014

Los años pasaron y parce que el éxito de Robocop iba mucho más allá del box office. No había sido la taquilla el medidor fundamental de los logros, cosa que ponía a revaluar a muchas otras dentro del mundo del cine. Se fue percibiendo que el impacto en el mercado y la connotación sagrada que el nombre había tomado dentro de la cultura pop era el verdadero legado, uno que podía reflejarse en miles de millones de dólares en cosas desde camisetas hasta otros productos relacionados como para las principales consolas de la historia tales como el Game Boy o el arcade, siendo en este último, uno de los más jugados de todos los tiempos.

Por esto mismo, en 2014, cine volvió a darle una oportunidad al sello y se produjo un reboot, el cual fue protagonizado por Joel Kinnaman y Gary Oldman. Con un reparto de lujo y la batuta del brasileño José Padilha, la euforia de generaciones enteras que habían vivido o escuchado de RoboCop llenaron salas en todo el mundo, alcanzando más de 242 millones de dólares de ganancias.

Sin embargo el reboot no tuvo el éxito esperado, y tampoco la crítica tanto de los medios como del publico  no fue demasiado amable con él, se canceló la tan esperada secuela de este reinicio, y puso a millones de fans nuevamente a la espera de saber más de las aventuras del oficial Murphy, el robot más conocido de toda la historia.

También te puede interesar ya puedes construir tu propio RoboCop