Inicio Noticias ROBOCOP 2014. Detrás de las cámaras y los efectos especiales

ROBOCOP 2014. Detrás de las cámaras y los efectos especiales

1288

Este fin de semana se ha estrenado en cines el remake de ROBOCOP, y os traemos un post especial en el que os hablamos de los FX de la películas con vídeos del making of y comentarios de sus protagonistas.

SOBRE LOS EFECTOS VISUALES

Para los efectos visuales de la película los realizadores acudieron al supervisor de efectos visuales James E. Price, quien asegura que las tareas pendientes de RoboCop se podían asignar en tres categorías:

1) los robots – mayormente el EM-208, el ED-209, y el propio RoboCop;

2) la futurización del entorno

3) los gráficos y el aspecto visual, incluyendo el punto de vista de RoboCop.

El diseño de los robots comenzó en el departamento de arte, pero pronto los artistas iniciaron una estrecha colaboración con el equipo de efectos visuales que añadiría la animación a sus diseños. “La meta para el 209 era que pareciera lo más real posible – como si fuera realmente pesado, un robot intimidante,” explica Price. “El diseño es único ya que una rodilla está al revés y la cabeza es grande y pesada por lo que el reto era brindarle un movimiento que fuera interesante y mecánico y que no fuera contrario a las leyes de la física – que pudiera mantener su equilibrio y caminar adecuadamente y ser amenazante sin llegar a ser ridículo.”

Para el 208 – los “soldados de a pie” de Whist – Price asegura que los retos cobraron otra dimensión. “El 208 tiene un diseño humanoide, por lo que queríamos que su movimiento reflejara sus articulaciones humanoides. Pero no podían ser demasiado humanos; tenían que mantener esa calidad mecánica en su forma de andar y de moverse. Para nosotros, el quid de la cuestión era la precisión y la velocidad. Cuando una persona está apuntando con el dedo hacia una dirección y se gira, es probable que su dedo y su mano se muevan un poco tras realizar el giro para compensar el peso del brazo durante el giro. Pero un robot no – tiene un control muy preciso sobre sus articulaciones. Comenzamos haciendo captura de movimiento con seres humanos y cada vez íbamos eliminado el rebasamiento, el movimiento brusco, el impulso propio del movimiento humano.”

Para el propio RoboCop, todas estas consideraciones y más se dieron cita. “Echamos mano de un amplio abanico de técnicas para que nuestro RoboCop cobrara vida,” continua Price. “Comenzamos con un actor que se vestía de traje – o bien Joel o bien un especialista. En algunos casos sustituimos partes del traje – por ejemplo, manteníamos sólo la cabeza y el rostro de Joel y sustituíamos el resto del cuerpo para un movimiento especialmente complejo. Y si RoboCop tenía que ejecutar una acción que un ser humano fuera incapaz de realizar – como moverse a mayor velocidad o saltar a mayor distancia – pasábamos directamente a una versión cien por cien digital de RoboCop. A la hora de pasar a la animación de RoboCop en esas situaciones basábamos la misma en los movimientos de Joel y luego añadíamos una dosis más de potencia, agilidad, o flexibilidad que sólo un robot puede aportar.”

En cuanto a la futurización, era importante plantearlo con sutilidad y sin pasarse. “En la calle ves coches que tienen entre uno y veinte años de antigüedad. Lo mismo ocurre con los edificios – de hecho verás edificios aquí en EE.UU. que tienen entre 50 y 100 años,” apunta Price. “No quisimos forzar las cosas – optamos por crear una evolución sutil a partir de nuestro momento actual.”

El principal reto de la futurización al que se enfrentó el equipo era cómo cambiar el perfil urbano de Detroit. “Añadimos la destacada sede de OmniCorp,” apunta Price. “La mitad superior del edificio, el rascacielos, lo diseñó el departamento de arte; la mitad inferior se basó en el centro de convenciones de Vancouver, que precisamente es el exterior donde rodamos una parte de la escena final. Para las tomas del rascacielos me trasladé a Detroit y rodé planos aéreos del actual perfil urbano de la ciudad. Elegimos un lugar donde estaría el edificio – al sur del centro Renaissance, el clásico edificio con el logo de GM. Justo al sur de esa zona hay un parque y espacio abierto y ahí tomamos algunas fotos fijas para hacer una panorámica. Echamos mano de la cámara giroestabilizada y rodamos una vista de 360 grados de Detroit desde dos altitudes ligeramente diferentes – una que representaría el despacho de Sellars, y otro ligeramente más elevado que representaría el tejado, donde está ubicado el helipuerto. En postproducción utilizamos esas fotos fijas para crear una gran visión panorámica en movimiento.”

Y finalmente, el resultado es que la vista de Detroit vista desde el ventanal de Sellars y desde el tejado es exactamente la que se vería si un edificio realmente se construyera allí.

Los elementos finales eran los gráficos y las visualizaciones – una parte clave de la representación del punto de vista de RoboCop. “Su perspectiva le transmite mucha 20 información al espectador – sobre el estado de RoboCop, sobre cómo gestiona su entorno, como evalúa las cosas.”

Para ello los realizadores decidieron cómo se rodaría el punto de vista de RoboCop. “Trabajamos con una grúa especial para la cámara que el departamento bautizó la Robo-visión. Es una grúa inteligente– la cabeza estaba estable y montada sobre una Steadicam. Te permitía un movimiento muy fluido, muy Steadicam – un plano que los espectadores tradicionalmente asociarían con un plano que muestra el punto de vista del actor en cuestión – pero gracias a la cabeza teledirigida, nos aportó la precisión en los giros y movimientos horizontales que buscábamos, para poder así aportarle una sensación robótica. Cuando miras a través de la mirada de RoboCop, resulta que caminas parecido a como lo haría un ser humano, pero tu atención es capaz de centrarse en algo y después cambiar con mucha precisión a otra cosa. Además de todo ello, añadimos muchos gráficos, texto, y lecturas que muestran cómo RoboCop analiza las cosas que está observando.”

Price y su equipo crearon también el plató virtual para el programa del comentarista político Pat Novak – interpretado por Samuel L. Jackson. “Rodamos a Sam sobre una pantalla verde de 240 grados; el fondo es pura animación,” asegura Price. “Estas escenas tenían su propio look por lo que trabajamos con una empresa en Los Ángeles para diseñar la estética del programa y el look de esos sets. Afortunadamente Sam tiene mucha experiencia trabajando en estos contextos y sabía exactamente lo que esperar.”

En Robocop, nos encontramos en el año 2028 y el conglomerado multinacional OmniCorp se encuentra en el centro de la tecnología robótica. En el extranjero, el ejército ha estado usando sus drones desde hace años, pero su uso para el cumplimiento de la ley en territorio americano ha estado prohibido hasta el momento. Sin embargo, ahora OmniCorp quiere cambiar eso trayendo su controvertida tecnología a Norteamérica y lo hará aprovechando una oportunidad de oro. Cuando Alex Murphy (Joel Kinnaman)- un cariñoso marido, padre y buen policía que lo da todo en su lucha contra el crimen y la corrupción en Detroit- resulta críticamente herido, OmniCorp ve su oportunidad para construir un oficial de policía mitad hombre, mitad robot. La visión de OmniCorp es tener un RoboCop en cada ciudad y conseguir así más millones para sus accionistas. Pero nunca contó con una cosa: que sigue habiendo un hombre dentro de la máquina.

Metro-Goldwyn-Mayer Pictures y Columbia Pictures presentan RoboCop, una producción Strike Entertainment, protagonizada por Joel Kinnaman, Gary Oldman, Michael Keaton, Abbie Cornish, Jackie Earle Haley, Michael K. Williams, Jennifer Ehle, Jay Baruchel, Marianne Jean-Baptiste, y Samuel L. Jackson. Dirigida por José Padilha.

Desde que tengo uso de razón siempre me he sentido atraído por el dibujo, los cómics y sobre todo el cine, culpa de esta afición la tiene “Star Wars: Episodio IV”, me sentí fascinado por la gran cantidad de naves espaciales que aparecían en ella y todo el mundo creado por George Lucas, la escena de la nave corellia perseguida por un crucero imperial que avanzaba hasta llenar la pantalla fue impactante. La música de John Williams era pegadiza y fácil de recordar, ya para entonces recuerdo mis colecciones de cromos y los muñecos de la saga. Otra gran influencia han sido los cómics, en concreto las ediciones de Vertice de Spiderman, La patrulla X, Los Vengadores, Los 4 fantásticos, con los que aprendí a dibujar copiando las viñetas de John Romita Sr. y Jack Kirby. Así que no era de extrañar que terminase estudiando en la escuela de artes de Zaragoza.