Noticias / Cine / Críticas de cine / Robert Zemeckis no da la talla con la versión live action de Pinocho
Críticas de cine

Robert Zemeckis no da la talla con la versión live action de Pinocho

El estreno de la versión de acción real de Pinocho no ha podido ir peor, tanto la crítica como la audiencia le dan un sonoro suspenso

Los medios ya han publicado sus reseñas oficiales del remake en acción real de Pinocho, y casi todas ellas coinciden en que esta nueva película no justifica el esfuerzo que está dedicando Disney a realizar remakes de manera casi sistemática de sus clásicos animados, muchos de ellos carentes de alma y de la fantasía que envolvía el material original.

La película animada de Pinocho original de 1940 fue el segundo largometraje de animación estrenado por Walt Disney Animation Studios, tres años después del estreno de su innovadora Blancanieves y los siete enanitos. Basada en la novela infantil italiana Las aventuras de Pinochode Carlo Collodi, la película sigue a un tallador de madera solitario llamado Geppetto que crea una marioneta de madera llamada Pinochoa la que da vida el Hada Azul. Si Pinocho se mantiene honesto y bueno (si miente, su nariz de madera crece), ella lo transformará en un niño de verdad. Además de sus muchos elementos icónicos, Pinocho también presentó la clásica canción de Disney “When You Wish Upon a Star”.

La nueva versión de Pinocho combina actores y locaciones de acción real con personajes generados por CGI, incluido el mismo Pinocho (Benjamin Evan Ainsworth), su conciencia Jiminy Cricket (Joseph Gordon-Levitt) y el estafador de zorro, El honesto Juan (Keegan-Michael Llave). El elenco en acción real también incluye a Tom Hanks como Geppetto y Cynthia Erivo como El hada azul.

Estreno el día del Disney + Day

La película ya está disponible desde hoy en Disney +, con motivo de las celebraciones del Disney + Day, y ha sido dirigida por Robert Zemeckis (Trilogía de regreso al futuro, Forrest Gump), el directo ya colaboró ​​​​anteriormente con Disney en la película animada en CGI con captura de movimiento Cuento de Navidad en 2009, con Jim Carrey como protagonista, siendo su segunda incursión en este tipo de animación con Polar Express en 2004, curiosamente también con Tom Hanks como protagonista. Sin embargo en Pinocho ha combinado acción real con animación 3D, acercándose a lo que hizo en ¿Quién engañó a Roger Rabbit?, una pena que Pinocho no esté a la altura de sus trabajos anteriores.

La crítica

Ahora que la película ha sido estrenada en Disney +, los medios ya han publicado lo que opinan de ella y casi unánimemente la odian, un servidor incluido. Mientras algunos elogian los efectos CGI, muchos los ven como ojos muertos y sin alma, recreando innecesariamente los diseños del original en 3D en lugar de agregar un elemento único de real. También descartan la historia como una repetición innecesaria de la película original de Disney, que solo añade algunas pequeñas diferencias superficiales que no emocionarán a quienes ya hayan visto la película original.

En mi opinión no puedo estar más de acuerdo, el diseño de Pinocho, trata de ser el mismo que el de 2D, pero en 3D, los ojos están carentes de cierto volumen, y hace que el personaje parezca estar carente de alma. ¿Tan difícil habría sido perfilar en negro la zona de las pestañas? Lo mismo con el diseño de Pepito Grillo que parece que llevara todo el tiempo una máscara.

En cuanto a la narrativa, le falta ritmo, se deja llevar por el efectismo, han añadido un personaje nuevo que apenas aporta nada a la historia, han introducido la preocupación actual de los jóvenes en ser famosos “influencers” y han cambiado algunos detalles.

Pero vamos repasar lo que dicen otros medios:

Graeme Guttmann, Screen Rant:

Películas como Pinocho y sus predecesores de acción en vivo juegan demasiado a la segura con su material original, y no logran justificar su existencia al agregar algo nuevo a una historia que se ha contado una y otra vez. Cuando se compara con la próxima película Pinocho de Guillermo del Toro, una adaptación animada en stop-motion que sitúa la historia en la Italia fascista de la década de 1930, este contraste se vuelve más marcado para el títere de madera titular.

Carlos Aguilar, Los Ángeles Times:

“Pinocho” de Zemeckis invita a desear a una estrella que Disney deje de diluir el legado de sus amadas películas animadas con estas imitaciones sin alma.

Andrew Barker, Variety:

Al igual que con muchas de las extravagancias CGI anteriores del director, todos los detalles superficiales meticulosos del mundo no pueden compensar el vacío central de las creaciones digitales de la película. La ingenuidad de Pinocho, la desventura paternal de Jiminy Cricket, incluso las travesuras del gato Fígaro, todos han perdido un grado notable de humanidad y alma en la transición de la tinta a los píxeles. Puede que no haya ataduras en este Pinocho, pero tampoco hay mucho corazón en él.

Alex Godfrey, Empire:

El CGI de hoy ofrece la posibilidad de que los personajes animados parezcan reales. Sin embargo, todo es un poco alucinante. La hermosa e inventiva versión de 2019 del director italiano Matteo Garrone del libro de 1883 de Carlo Collodi presentó a un niño real como Pinocho, con prótesis asombrosas que lo hacían parecer realmente como si estuviera hecho de madera. La película de Robert Zemeckis lo hace genuinamente como si estuviera hecho de CGI.

Adrian Horton, The Guardian:

A menudo, es difícil saber a qué culpar cuando los remakes de acción real de Disney fracasan. ¿Es que la animación permite una suspensión de creencias que los actores humanos no pueden sostener? ¿Un problema con el material de origen? ¿Un aire de estrategia corporativa a todo el asunto? En el caso de Pinocho, es una combinación de los tres.

Richard Roeper, Chicago Sun-Times :

Unos meses después de que Tom Hanks adoptara un acento húngaro en “Elvis” que era tan exagerado que sonaba como un villano en una serie de dibujos animados de la década de 1960, opta por un tono más bajo pero sigue cortando mucho jamón como el tallador de madera italiano Geppetto.

Elizabeth Weitzman, The Wrap:

El problema real es que Zemeckis y Weitz quieren hacer una película familiar con material francamente desagradable para las familias contemporáneas. Los cuentos de hadas sombríos y psicosexuales como “Pinocho” aún pueden ser efectivos, por supuesto, si los narradores respetan los sentimientos y temores primarios que evocan. Pero si se cubren con calidez o fantasía, los resultados se cuajan rápidamente.

Christian Zilko, IndieWire :

La nueva versión de Zemeckis no se aleja mucho de la trama original y ofrece versiones más delgadas y planas de muchos de los ritmos más icónicos de la historia. La mayor diferencia es el énfasis de mano dura en la fama, con el malvado zorro Honest John (Keegan Michael Key) hablando sobre la importancia de tener muchos seguidores. Si no estaba claro que estaba haciendo un schtick de “estos malditos niños pasan demasiado tiempo en Instagram”, convierte sus dedos en un teléfono celular y pretende tomar una selfie para aclarar el punto.

Al momento de escribir esta noticia, Pinocho tiene una puntuación del 30% en Rotten Tomatoes por parte de la crítica en comparación con la original de Disney que tiene un 100%. Pero eso no es todo, ya que al haber sido estrenada ya en Disney +, la audiencia le ha dado un 45% de nota frente al 73% de la versión de 1940.

Una nota muy por debajo de otros remakes de acción real que tampoco obtuvieron buenas puntuaciones, situándose por debajo de Aladdin (57%), Dumbo (45%) y El Rey León (52%).

Habiendo visto la película, no es de extrañar que se decidiera por estrenarse la película directamente al streaming, un movimiento poco comprensible ahora que se ha pasado lo peor de la pandemia y los cines están volviendo más o menos a la normalidad. Y uno se pregunta, ¿De verdad son necesarios estos remakes? Si no son capaces de superar al original ¿Por qué las hacen? Al menos podrían tratar de no hacer un remake y adaptar las historias desde otro punto de vista e innovador.

Te recomendamos

Noticias relacionadas

Will Smith regresa a lo grande con Emancipation

David Larrad

Crítica de Avatar. El regreso de James Cameron a la ciencia ficción

Carlos Gallego Guzmán

Primeras críticas de Hellraiser: 100% positivas

David Larrad